El foro para hablar de vuestro semidios favorito.
 
ÍndiceRegistrarseConectarse
"HOLA NIÑ@S NUEVOS,PRESENTENSE EN EL TEATRO :3"

Comparte | 
 

 Libro: Percy Jackson y los Héroes del Olimpo - El Regreso del Olvidado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente
AutorMensaje
Dédalo
Dios Olímpico
Dios Olímpico
avatar

Mensajes : 2438
Fecha de inscripción : 21/10/2011
Edad : 21
Localización : Donde sea que me necesiten para igualar la balanza

MensajeTema: Re: Libro: Percy Jackson y los Héroes del Olimpo - El Regreso del Olvidado   22/10/11, 04:39 pm

Capítulo 30 (parte 2)

Escuché un ruido de huesos rotos a mi lado y temí lo peor. Escuché un grito ahogado de dolor. Me arrastré hasta Annabeth y la examiné. Algún hueso se había roto, pero no podía saber cuál.
- ¿Estás bien?-pregunté, desesperado.
Ella tosió y asintió con la cabeza.
- Sólo el brazo… ¡AY!-
Sin darme cuenta, acababa de apretárselo.
- Oh, lo…-
- Sí.-me cortó ella.- Vamos, ayúdame a ponerme de pie.-
Dejé que se apoyara en mí y se pusiera de pie. Gea estaba delante de nosotros, muerta de risa.
- Vaya.-dijo, poniéndose las manos en la cintura.- ¿Esta es toda la pelea que pueden darme?-sugirió, iracunda.- ¡Son tan miserables como sus padres! ¡Hasta me hacen dudar, ¿saben?! ¡Uno podría llegar a decir que, en realidad, ni siquiera son hijos de dioses! Um, ¿cuál era la palabra? ¡Ah, sí! ¡Bastardos!-gritó, en nuestra cara.
Esa fue la gota que colmó el vaso. Los veinticuatro dioses movieron sus ojos, siguiéndome. Detrás de Gea, los otros cinco semidioses se pusieron de pie, llenos de furia, pero yo llegué primero. Gea movió la mano, alzando tierra delante de mí para impedirme el paso, pero yo fui más rápido. Su muro se humedeció y estalló en pedacitos de tierra húmeda que le pegaron en la cara. Se los quitó de encima, pero ya era tarde. Acababa de hundirle mi espada en el estómago. Los dioses se quedaron mirando atontados lo que sucedía. En ese instante, las armas de Jason, Nico, Piper, Thalia y Leo se enterraron en el cuerpo de Gea. El cuchillo de Annabeth pasó sobre mi cabeza y se estacó en la frente de la titánide. Por un momento, creí que se había acabado, pero solo logramos enfurecerla más. Gea gritó de furia, y nuestras armas se deshicieron. Me encontré atrapando aire en las manos. Riptide ya no existía. Reaccioné instintivamente pegándole un puñetazo, pero fue como pegarle a una pared de hormigón. La piel sobre mis nudillos se rajó y se llenó de tierra.
- ¡Idiota!-Gea alzó los brazos, y lanzó tierra por doquier, mandándonos a todos a volar hacia atrás.
Aterricé ya sin fuerzas para seguir peleando. Cuando estaba por aceptar la muerte, se me ocurrió la idea. “Urano”, dijo una voz dentro de mi cabeza. Recordé mi sueño sobre los titanes en el fondo del Tártaro y lo que me había dicho la esfinge: “Los titanes no están intentando vengarse de ti. Son rencorosos, sí, pero eso no les impide darse cuenta de que si Gea se alza, no tendrán oportunidad de matarte.” Urano tenía que aparecer. Jason. Él podía llamarlo. Urano era el titán cielo, y la jurisdicción de Zeus era la misma. Corrí hasta Jason, desarmando las paredes de tierra que Gea ponía en mi camino. Su risa maníaca me decía que sólo estaba jugando con nosotros un rato antes de despedazarnos.
- ¡Jason! ¡Jason!-empecé a gritar antes de alcanzarlo.- ¡Rézale a Urano! ¡Rézale a Urano!-
Gea no paró de reírse, aun habiendo escuchado.
- ¡Urano está muerto!-gritó Jason, evitando ser aplastado por un muro de tierra.
- ¡No, no, rézale! ¡Hazlo!-
Jason cerró los ojos, convencido de que iba a morir, y murmuró unas palabras. De pronto, se oyeron pasos en el hueco que dejaban las Puertas de la Muerte. Eran pasos lentos, como si quien los ejecutaba hubiera pasado mucho tiempo sin caminar, y casi hubiera olvidado cómo hacerlo. La risa de Gea cesó abruptamente y su expresión se hizo de miedo puro. Todos los presentes nos quedamos mirando el hueco de la puerta. Urano apareció finalmente en el umbral. Aún podían verse marcas en los lugares donde Cronos lo había cortado con su guadaña. Comenzó a caminar hacia nosotros, totalmente seguro de sí mismo. Esbozó una sonrisa y se paró delante de Gea.
- Siempre tan altanera y confiada. No vas a cambiar nunca.-Urano hizo crujir sus nudillos, preparado para desollarla viva.
Gea parecía haberse quedado sin habla.
- Padre…-
Urano miró a Afrodita y a Venus.
- Yo soy.-afirmó.- Lamento que nacieras de esa forma, Afrodita.-
Gea pareció recuperarse.
- ¡¿Y no lamentas haber condenado a todos tus hijos al Tártaro?!-
- No.-contestó Urano al instante.
- Maldito seas, hijo de…-
- ¡Cállate!-le gritó.- ¡Todo lo que Delfos dice, se cumple! ¡Y mis hijos fueron, y son, bestias, tal como él dijo!-
Gea explotó de rabia e intentó matar a Urano, pero él alzó la mano hacia el techo, y éste se rompió al instante. Un humo denso y oscuro como las túnicas de Hades y Plutón entró por la grieta y fue hasta la mano de Urano, donde formó algo parecido a un tornado. Finalmente, se transformó en un rayo más grande aún que el rayo maestro de Zeus y Urano lo lanzó contra Gea. Ella no tuvo la menor oportunidad. Levantó una inmensa cantidad de paredes de tierra en el trayecto del rayo, pero éste colisionó contra todas y cada una sin menguar fuerzas. Chocó contra la diosa y la mandó a volar. Urano llamó otro rayo y lo dirigió un poco más allá de Gea. Reventó, creando una explosión devastadora, y la titánide voló directo hacia él. Urano la atrapó por el cuello y la lanzó al aire. Llamó otro rayo y lo lanzó contra ella sin piedad. Gea cayó al suelo, ya sin fuerzas, llena de quemaduras. Urano se acercó hasta ella y puso su pie sobre su estómago, obligándola a permanecer en el suelo. Le hizo señas a Jason para que acercara y le dijo algo. El hijo de Zeus asintió y volvió con su padre, al que ayudó a salir de la tierra. Así, llamó a cada uno de los otros mestizos, y les dijo algo. Por último me llamó a mí. Me acerqué con algo de miedo. Urano era terriblemente poderoso. Acababa por inspirarte muchísimo miedo, ya fueras su amigo o su enemigo.
- Muchacho.-me dijo, como si me conociera desde siempre.- Se acabó por fin. Tu historia termina aquí. Un gran héroe, que trajo de vuelta a la vida al difunto Urano.-
¿Difunto? ¡Pero si estaba justo delante de mí!
- ¿Muerto, usted?-pregunté, atónito. Urano asintió.- Pero si está delante de mí, hablándome.-
Urano negó con la cabeza, sonriente, como si hubiera estado esperando que yo preguntara eso.
- No lo entiendes. La existencia de un dios es bastante insustancial. Depende de las creencias de la gente. ¿Por qué crees que yo había desaparecido para la primera gigantomaquia? Ya nadie creía en mí. ¿Por qué piensas que los dioses tienen dos partes? Porque los romanos los idearon de otra forma. Sin embargo, los griegos seguían existiendo. ¿Por qué supones que ahora he aparecido de nuevo?-
Ahora todo comenzaba a cobrar sentido. El hecho de que los dioses romanos aparecieran en la batalla, se debía a que los semidioses romanos les habían rezado pidiendo ayuda. Pero lo de la esfinge…
- Tuve un sueño.-le dije.- Sobre sus hijos.-
Urano asintió. Se lo conté detalladamente, ya que no era largo, y acabé diciéndole que la esfinge que me acompañó a la guerra contra los gigantes había dicho que, ahora, los titanes no eran mis enemigos. Gea intentó incorporarse, haciendo a un lado el pie de Urano, pero él la pateó en la cara y la dejó fuera de combate.
Volver arriba Ir abajo
Dédalo
Dios Olímpico
Dios Olímpico
avatar

Mensajes : 2438
Fecha de inscripción : 21/10/2011
Edad : 21
Localización : Donde sea que me necesiten para igualar la balanza

MensajeTema: Re: Libro: Percy Jackson y los Héroes del Olimpo - El Regreso del Olvidado   22/10/11, 04:40 pm

Capítulo 30 (parte 3)

- El sueño fue una artimaña mía. Mis hijos comenzaron a creer en mí otra vez, aceptándome ahora como otra cosa, descreyendo la versión de Gea, y entendiendo el hecho de que yo los encerrara en el Tártaro al nacer o los desterrara. Ellos estaban predestinados a destronarme y matarme, y así lo hicieron. Pero como he dicho, sólo conque alguien creyera en mí, renacería. Es cierto que necesito un cuerpo puente para alcanzar mi verdadera esencia, tal como Cronos, pero como puedes ver, no me hace tanta falta. Puedo derrotar a Gea sin eso.-
Imaginé el terrible poder que Urano tendría si usaba un cuerpo puente y alcanzaba su verdadera forma.
- Pero, y entonces, ¿usted se nombró a sí mismo a propósito? El plan casi cuesta la vida de una amiga.-
- Amiga es poco para describir la conexión.-comentó Urano. Había olvidado que los dioses primordiales siempre sabían todo, bajo cualquier circunstancia.- Era un riesgo a correr. ¿Quién crees que impulsó a Hera para hablarte abiertamente y explicarte todas esas cosas? Fui yo.-se declaró.- Así fue como luego uniste a Atenea y a Poseidón trayendo a esa chica de vuelta a la vida. Sabía que ellos dos estarían de acuerdo en eso. Después de todo, Annabeth es hija de Atenea, y Poseidón daría el mundo por un amigo. Tú eres su hijo. Darías más aún por alguien que amas. Ellos fueron el motivo por el cual los dioses bajaron a la pelea.-
Muy bien, además de mi bisabuelo, ocupaba lugar de padre. Me gustaba tener cerca a Urano, me caía bien.
- Si no tienes más preguntas…-
Había millones de cosas que quería saber sobre él y sobre algunas cosas que habían sucedido, pero una me atormentaba más que el resto. La Gran Profecía. Se habían cumplido sólo tres renglones, de los cuales dos se habían revertido. Abrí la boca para preguntar, cuando Urano se anticipó a mi pregunta, y soltó la respuesta completa.
- Es curioso. Pero, si quieres mi opinión…-empezó.- Delfos dijo mientras vivía… que una vez cometería un gran error. Cuando eso sucediera, su poder de clarividencia se liberaría a la humanidad, y quedaría tan dividido que ya nadie podría ver el futuro y armar una profecía. Ese error se cumplió. En esta última Gran Profecía, sólo se cumplieron tres líneas, de las cuales dos se revertieron. Delfos ha descendido por fin a las Islas de los Bienaventurados. Y tú acabas de revertir la historia de cualquier héroe.-acabó por cambiar de tema.- ¿Quieres saber por qué todos acababan mal?-me quedé pensando un momento y acabé asintiendo.- Porque aun cuando sabían a qué estaban jugando, no arriesgaban mucho su propio pellejo por alguien que querían. Les interesaba más el ser reconocidos, que el ser queridos.-Urano parecía lamentar eso, pero yo estaba feliz.
Por alguna estúpida razón, mi pregunta salió de mi boca como si fuera un niño pequeño que cree que todo es posible.
- ¿Estarás alguna vez en mi cumpleaños?-
Urano se volvió hacia mí, y se quedó mirándome. Su rostro demacrado por el paso de los eones se iluminó por un momento, y luego volvió a apagarse, volvió a adquirir su expresión normal, inexpresiva.
- No creo que pueda.-lamentó.- Pero aprovecha mientras vivas y forja buenas relaciones con tu familia. Procura llevarte bien con Hades y Zeus.-sus ojos adquirieron una mirada de picardía- Y no nos olvidemos de Atenea.-dijo, en un susurro casi inaudible.
Asentí. Me sentía estúpido. Urano se cargó al hombro el cuerpo de Gea, quien ahora estaba inconsciente, y lo acompañé hasta el hueco de la puerta. Todos los dioses lo miraban con respeto. Lo quisieran o no, Urano les había salvado la vida a todos.
- Espera.-le dije, cuando cruzaba el umbral.
Tiró el cuerpo de Gea a la oscuridad, y me miró por encima de su hombro. Sólo entonces reparé en que estos estaban caídos y él caminaba encorvado, como si llevara un inmenso peso en la espalda. Annabeth vino hasta mí, y me agarró la mano. La expresión de Urano se aflojó al verlo, y luego sonrió con melancolía. Quería decirle que sentía que tuviera que vivir así, pero se anticipó a mí.
- Es todo culpa mía.-dijo.- Si yo hubiera querido a mis hijos, ellos habrían sido diferentes. No dejen que pase otra vez.-estas palabras las dirigió no sólo a mí, sino también a todos los dioses.
Me tendió la mano y se la agarré con la que yo tenía libre. Hizo lo mismo con Annabeth, ya que la tenía a dos pasos, y sonrió al resto antes de desaparecer en la oscuridad sin fin, más allá de las Puertas de la Muerte.
- Bueno, y ahora, ¿cómo la cerramos?-preguntó Grover entusiasmado.
- En realidad, ya están cerradas.-contestó Hades, intentando atravesar el umbral con la mano sin poder hacerlo.
¿Qué? Pero, ¿y las puertas abiertas a los lados? Pregunté por ellas, y Hades respondió antes que nadie.
- Son sólo decoración. Quedaban mejor así. Las puertas no son necesarias. Nada puede salir si no es convocado. Gea fue convocada por los gigantes antes de que murieran, y Urano fue convocado por él.-señaló a Jason.
Entonces, todo se había acabado. Volví con Annabeth y Grover hasta el “tren” de Hades, y nos sentamos los tres juntos. El viaje de regreso se cumplió enseguida. En cuanto salimos, me encontré con Quirón, que estaba esperándome. Habíamos viajado hasta Central Park, y acabábamos de salir del Inframundo por la entrada de Orfeo.
- Percy.-me dijo.- Será mejor que vayas a ver a tu madre. Y…-bajó la cabeza para observarme mejor.- Poseidón me ha dicho que quieres irte de tu casa. A vivir aparte de tu familia.-
Asentí con la cabeza. Annabeth me apretó la mano. La emocionaba la idea. Grover comenzó a masticar una lata de gaseosa –no sé de dónde la sacó, probablemente del suelo-.
- Sí.-dije.- Quiero…-miré un momento a Annabeth.- Queremos…-me corregí. Quirón sonrió.- comenzar una vida.-
- Me gusta la idea, Percy, pero, ¿has pensado dónde vivir?-
Bueno, ahí me tomaba por sorpresa.
- Aquí en New York no hay apartamentos libres en este momento, pero… siempre se puede construir una nueva cabaña en el Campamento Mestizo.-Quirón se cruzó de brazos, esperando mi respuesta.
Miré a Annabeth.
- ¿Te gusta la idea?-le pregunté. A mí me encantaba la idea de ir a vivir allí, pero no la obligaría si no quería.
Me complací enormemente cuando ella afirmó que así lo quería, y le dimos el “sí” definitivo a Quirón.
- Oye, idiota.-Annabeth me pegó un codazo… ¡con su brazo quebrado! Pero no dio muestras de dolor.
- Tu brazo…-le dije.
- Apolo ya lo curó.-dijo, con una sonrisa.- Mientras hablabas con Urano. ¿Qué te dijo?-
Le expliqué brevemente lo que me había dicho mi bisabuelo. Se sorprendió de que el viejo fuera tan sentimental y explicativo, y nos pusimos de camino al departamento de mi mamá. Mientras nos íbamos yendo, pude ver a Leo besando a Thalia en un rincón, y a Jason y Piper haciendo lo mismo. “Bien hecho.”, pensé, “Por fin se decidieron.”
Tras hablar con mi mamá y Paul, y contarles detalladamente todo lo que sucedió, Annabeth y yo partimos de regreso al Campamento Mestizo. Nada había cambiado. Yo había creído que del campamento quedaban sólo cenizas, pero estaba equivocado. Allí estaba todo: las cabañas formando una omega griega con el árbol enorme en el centro de la parte circular. Más allá, la Casa Grande se erguía. Este año, la cuenta para el collar tenía grabada una imagen de Urano pisando a Gea. Tyson y Briares construyeron la cabaña en la que Annabeth y yo íbamos a vivir, por lo que se levantó relativamente rápido. La habían hecho enorme, y no iba a costarnos nada. Hasta los muebles habían sido construidos a mano con piezas de madera de los árboles del perímetro del campamento. Peleo, el dragón guardián, se acostaba de vez en cuando en el techo cuando no estaba de vigilancia y nos prohibía dormir, pero a nosotros no nos molestaba. El símbolo de nuestra cabaña era una lechuza que aferraba un tridente en sus patas. Dionisio decía que nuestra cabaña se veía como la casa de muñecas de las hijas pequeñas de Afrodita, pero era su manera de decir que estaba bien construida. Desperté el día después de mudarme a la que sería mi casa por un largo tiempo, y me vestí apresuradamente. Estaba llegando tarde al entrenamiento. Llegué al prado, pero ya no había nadie allí excepto Annabeth.
- ¿Entrenamos solos hoy?-pregunté.
Ella asintió, y preparó su espada.
- Quirón quiere que entrenes con distracciones.-
- ¿Distracciones? ¡Por favor! ¡Pero si aquí no hay nadie!-
Annabeth se rió y dejó su espada quieta a un lado. Llevó su otra mano a mi cuello, y se acercó a mí. Cuando estaba por besarla, movió velozmente su mano hasta mi cintura y me arrancó la espada de la vaina. Giró sobre su eje y se quedó con su espada en mi garganta. Retrocedí rápidamente hacia atrás.
- ¡Eso es injusto!-me quejé.
- Primera regla en combate: nunca dejes que el oponente te distraiga.-me retó, esbozando una sonrisa.
- ¡Bien, bien!-me quejé, en respuesta.
Pero yo ya estaba pensando en algo. En cuanto me tendió la espada, la agarré del antebrazo haciendo que soltara a Riptide –sí, mi espada se había materializado otra vez-, y con la otra mano le robé su arma, la cual clavé en el suelo. La atrapé por la cintura y la atraje hacia mí.
- Primera regla en amor: nunca hagas esperar.-
- Eres un idiota, sesos de alga.-llegó a murmurar ella.
En medio de unas risitas estúpidas, la besé.
Volver arriba Ir abajo
Dédalo
Dios Olímpico
Dios Olímpico
avatar

Mensajes : 2438
Fecha de inscripción : 21/10/2011
Edad : 21
Localización : Donde sea que me necesiten para igualar la balanza

MensajeTema: Re: Libro: Percy Jackson y los Héroes del Olimpo - El Regreso del Olvidado   22/10/11, 04:40 pm

Epílogo (parte 1)
Veinte años después
Urano había tenido razón. Ya no existían los oráculos. El alma de Delfos había llegado por fin a las Islas de los Bienaventurados. Ya hacía mucho tiempo que había terminado la guerra. Aquellos veinte años habían sido los mejores de mi vida. Visitábamos a nuestros padres cada mes, tanto a los mortales como a los Olímpicos. Annabeth tenía que ir al Olimpo cada mes para ver que se cambiaran las decoraciones y las estructuras.
Por suerte, nunca hubo ningún parto “cráneo-cerebral.” Nuestro primer hijo llegó cuando teníamos veintitrés. El segundo y el tercero –gemelos- llegaron tres años después. Habíamos decidido llamarlos Luke –por nuestro difunto amigo-, Rachel-que había fallecido durante el ataque de Porfirión al Campamento Mestizo- y Charles –en honor a Beckendorf-. Grover había llamado a su hija Penélope –por una hermana muerta de Enebro-. Piper y Jason aparecían para los solsticios de verano e invierno y algunas ocasiones más –estos días estaban el Campamento Mestizo-. Tenían un hijo y una hija, cuyos nombres eran Frank –por un amigo de Jason que había muerto luchando contra los gigantes, antes de ir hacia Grecia- y Hazel –una amiga de Piper que había muerto bajo las mismas circunstancias-. Nico había sido convertido en un dios menor, por Zeus, después de la guerra. Vivía en el campamento, solo, en la cabaña de Hades. Thalia había dejado libre el puesto de lugarteniente de Artemisa tras elegir a Leo, y ahora ambos tenían dos hijas: Zoë –por Zoë Belladona, que había sido la jefa de las cazadoras antes que Thalia- y Bianca –por Bianca di Angelo, la difunta hermana de Nico, que había estado un corto período de tiempo con las cazadoras de Artemisa-. El dieciocho de Agosto de ese año, me levanté de mala gana, y me vestí como de costumbre. Mi collar de cuentas del campamento era ya bastante pesado. Me lo saqué y lo dejé en una mesita al lado de la cama. Fui hasta la cocina, y agarré a Annabeth por la cintura.
- ¿Todo bien?-
- Sí.-contestó, mientras revolvía el contenido de una taza con una cuchara.- Luke me está dando problemas otra vez.-
- ¿Qué le pasa ahora?-apoyé mi cabeza en su hombro, y ella se giró para mirarme.
- Dice que le gusta Bianca Valdez. Y Rachel dice estar terriblemente enamorada de Frank Grace.-
Reí por lo bajo.
- Terriblemente enamorada, ¿eh? Si sólo lo ha visto un par de veces.-susurré.
- Eso mismo le dije.-respondió Annabeth. Dejó de revolver el café de la taza, y comenzó a preparar tostadas con mermelada.- Charly es el único que no da problemas, pero…-
- Lo perderemos ante Hazel Grace.-susurré.
Annabeth sonrió y me pegó un manotazo suave en el hombro. Recordé que le había pedido algo a Leo, y me despedí de Annabeth. Partí hacia la forja, donde estaba Valdez.
- ¡Leo!-le grité.
- ¡Percy!-
Vino hasta mí y me abrazó. Él acababa de volver de unas vacaciones.
- Bianca dice que Luke la está rondando.-dijo, con una sonrisa.- Te hacen creer que todo es tan fácil.-
Reímos un momento y luego seguimos hablando un rato sobre nuestros hijos. Finalmente, acabé por pedirle lo que había venido a buscar.
- ¿Tienes la réplica del “Égida”?-pregunté.
- Sí.-respondió él, recordando que había estado trabajando quince años en el escudo, hasta que, finalmente, dos semanas atrás, había logrado terminarlo correctamente con todos los detalles.
Leo se agachó a un costado de la fragua y agarró el escudo. Se lo puso y el grabado de la cabeza de Medusa en el centro me hizo sentir algo de miedo. Luego, el escudo se cerró en una elegante pulsera.
- Responde cuando aprietas el puño con fuerza.-explicó
Leo se sacó la pulsera y me la tendió. Thalia entró en la forja y saludó a Leo con un beso.
- Hola, Percy.-me dijo.
- Thalia.-respondí yo.
Ahora que ya no era lugarteniente de la diosa de la caza, Thalia parecía una humana normal, pero, igualmente, enfurecerla sería lo último que harías.
- ¿Es para Annabeth?-preguntó, señalando la pulsera.
- Sí.-contesté.
Poco después, me despedí de ellos y me encaminé hacia la cabaña de Jason y Piper. Llamé a la puerta y el hijo de Zeus la abrió.
- ¡Percy!-dijo.- ¿Qué te trae por aquí?-
- Necesito que Piper me ayude con un regalo.-expliqué.
Él asintió y me llevó adentro. La hija de Afrodita no tuvo ningún problema en indicarme qué ponerle a la cajita como decoración, y luego me despedí de ellos después de que Jason dijera que Frank estaba entusiasmado en alguien. Me crucé con Quirón de camino, y me recordó que tenía que ir a dar la clase de espada más tarde. Luego apareció Grover –iba masticando unas latas-. Sus cuernos eran tan grandes y curvos ahora como lo habían sido una vez los del dios Pan. Dijo algo acerca del sabor de las latas, y de que era dieciocho de Agosto y salió disparado hacia la Casa Grande. Sacudí la cabeza, tratando de no molestarme. Ni Annabeth había comentado algo al respecto de qué día era hoy. Abrí la puerta de la cabaña y fui a la cocina.
- ¡Annabeth!-grité, escondiendo el paquetito en mi bolsillo.
Ella vino momentos después de la habitación de Luke.
- ¿Qué pasa?-quiso saber, parándose delante de mí.
Llevé sus manos a la altura de mi pecho y deposité el paquetito allí. Ella lo abrió con curiosidad, y enseguida se dio cuenta de qué era. Se quedó fascinada admirando el trabajo de Leo. Extendió el escudo y se quedó mirándolo con entusiasmo. Luego lo cerró y se puso la pulsera en la muñeca izquierda. Fue hasta la mesada, y abrió un cajón. Sacó un paquete pequeño de él, cuidadosamente envuelto, y me lo tendió.
- Feliz cumpleaños.-me dijo.
Me besó y dejó que viera lo que había dentro. Era un marco de madera con decoraciones de oro, pero no había nada nada más. Sólo el marco, no había foto alguna.
- Refleja lo que más te importa, en la forma en que lo piensas.-me explicó.- Yo estoy viéndote abrazando a Luke, Rachel y Charly.-me dijo.
Y yo la veía a ella haciendo lo mismo. Sólo Luke había heredado mis ojos y mi pelo negro a la vez. Rachel era rubia de ojos grises, y Charly tenía ojos grises también, pero pelo oscuro.
- Gracias.-le susurré, besándola otra vez.
Por la tarde, fuimos al prado a dar la clase de espada, pero cuando entramos, no había nadie allí. En cuanto mis ojos se acostumbraron a la oscuridad, la luz me dejó ciego.
- ¡Feliz cumpleaños, Percy!-baló Grover desde un rincón. Tyson salió del otro lado gritando también.
Tras él, empezaron a aparecer más y más campistas. Incluso Clarisse y Chris estaban ahí –sí, ellos habían sobrevivido al ataque de Porfirión-, también los hermanos Stoll –que también habían sobrevivido-. Annabeth me atrapó en un beso, y fue el mejor día de mi vida.
Volver arriba Ir abajo
Dédalo
Dios Olímpico
Dios Olímpico
avatar

Mensajes : 2438
Fecha de inscripción : 21/10/2011
Edad : 21
Localización : Donde sea que me necesiten para igualar la balanza

MensajeTema: Re: Libro: Percy Jackson y los Héroes del Olimpo - El Regreso del Olvidado   22/10/11, 04:41 pm

Epílogo (parte 2)

Más tarde me di cuenta de que incluso los dioses estaban ahí -todos, incluyendo a Hestia-, y hasta el mismísimo Urano –que según averigüe después, había sido traído por orden de Zeus-.
Podía ver a mis hijos corriendo de aquí para allá jugando con los demás niños. Quirón le había dado su silla de ruedas a Charly, quien ahora estaba destrozándosela. Rachel cuchicheaba con sus amigas, y me sorprendí atrapando a Luke con Bianca Valdez en un rincón, pero me fui de ahí sin decir nada. A mí no me habría gustado que Poseidón me molestara cuando estaba con Annabeth como hacía Grover. Nico había venido también y discutía sobre algo con Hades, pero se acercó a felicitarme en cuanto me vio pasar. Me senté al lado de Annabeth y Poseidón se nos acercó. Él ya me había felicitado, había sido uno de los primeros en hacerlo esa tarde.
- ¿Todo bien?-preguntó, sentándose en frente nuestro.
Annabeth y yo asentimos con la cabeza.
- Antes, cuando no estaban, le presté a Luke mi tridente.-dijo, sonriendo.- Si miran a su derecha, podrán ver la catástrofe natural que causó.-dijo, como si fuera un guía que estaba dando un relato turístico.
Miramos a donde nos dijo, y vimos que el árbol de Hiperión había perdido algunas ramas, y las cabañas que formaban la omega griega habían perdido todas sus ventanas y puertas. Nos reímos un rato de los campistas, que se gritaban unos a otros sin entender qué había sucedido realmente.
- Te dejo con Poseidón un momento, ¿sí?-
Annabeth asintió. Miré a mi padre un momento y me dirigí a mi bisabuelo. Por el camino tropecé con Zeus y Hades –que curiosamente, me saludaron como si nunca me hubieran odiado, y me estrecharon la mano casi con cariño, me atrevería a decir-. Urano volteó la cabeza al escuchar que me senté frente a él. Me miró sonriente.
- ¿Recordamos algo importante?-me aventuré a preguntar.
Urano asintió.
- Veinte años de la gigantomaquia.-dijo, recordando.
¿Cómo había podido olvidarlo?
- Es normal olvidar las cosas.-dijo enseguida mi bisabuelo.- No te molestes por ello. En mí, es una costumbre.-
- Pero tú escuchas muchas cosas.-le dije.- Todo lo que ocurre en el mundo.-
- Sí, pero antes, mi memoria era mejor.-se quedó pensando en algo.- Hubo un detalle sobre Delfos que no te conté.-dijo.- Tuve el temor de cargarte de orgullo, pero ese no es tu problema. Es el de tu mujer.- yo asentí. El orgullo era el defecto fatídico de Annabeth, no el mío. A mí me manejaba la lealtad personal. Urano se inclinó sobre la mesa.- Delfos, en realidad, nunca se equivocaría. Cuando aún vivía, dijo que una vez, llegaría un héroe que lograría revertir una de sus profecías. Una de las importantes. Y aquí estás tú. Hace veinte años, contra todo pronóstico, deshiciste una profecía. Nunca pensé que pasaría tanto tiempo. Creo que es la demostración fehaciente de que Delfos es infalible, y, a la vez, de que no lo es.-
- Entonces, ¿soy el fin de los héroes?-pregunté, indeciso.
Mi bisabuelo, que estaba acomodándose las solapas del traje, se sobresaltó y se volvió hacia mí.
- ¡¿El fin de los héroes?!-exclamó Urano, esbozando una sonrisa, abriendo los ojos y alzando las cejas.- Oh, muchacho, ¡cuánto sentido del humor! ¡No!-dijo, entre risas.- ¡No eres ni de lejos el fin de los héroes!-rió un poco más. Arrugué el entrecejo, preguntándome qué había querido decir.- Me atrevo a decir que nunca volveremos al Caos.-
Eché mi cabeza un poco hacia atrás. El Caos era el estado primigenio del cosmos infinito.
- ¿Cómo?-pregunté.- Pero sí volveremos al Caos alguna vez, ¿no? Es inevitable. Es una de las profecías de Delfos.-
La expresión de Urano se endureció. Obviamente, la idea no le gustaba.
- Hablando en serio, -dijo- volver al Caos sería lo peor que podría pasar. Pero bueno, supongo que para los dioses, sólo significaría mucho trabajo que hacer. Y tengo que admitir que para mí también.-
Los dioses y los titanes se caracterizaban por ser fríos, pero veinte años atrás, Atenea había llorado la muerte de Annabeth.
- Pero Atenea lloró cuando Annabeth murió.-le eché una mirada nerviosa, temiendo que de pronto desapareciera, pero estaba hablando con su madre y Poseidón.
- Sí.-reconoció Urano.- Atenea y Poseidón son los casos particulares del tema.-dijo.- Se encariñan de cualquiera con facilidad.-
De pronto, recordé una pregunta que siempre había ardido en mi interior. Estaba por hacérsela, cuando él contestó.
- Sí.-me dijo. Aún no me acostumbraba a que los dioses primordiales siempre sabían todo sobre todo, por muy reciente que fuera.- El héroe de la profecía de hace veintidós años, eras tú, Perseo.-lo miré atontado.
- Pero si Luke no hubiera…-
- Es cierto.-estuvo de acuerdo Urano.- Luke ayudó. Pero el héroe fuiste tú. La profecía decía que un hijo de alguno de los Tres Grandes llegaría a los dieciséis, contra todo pronóstico, y ahí estabas tú, saliendo vivo de todos los líos en los que me te metías. Por otro lado, estaba Luke, pero él no era hijo de Zeus, Hades o Poseidón, así que descuéntalo. Además, fíjate en el hecho de que en el momento en que le diste a Luke el cuchillo de Annabeth, fue el momento en que cumpliste los dieciséis. Curiosamente, el momento exacto..-miré a mi hijo Luke, que estaba haciéndose el idiota con Bianca Valdez. Rachel iba detrás de Frank Grace, y Charly estaba sentado con Annabeth mirando a sus abuelos Olímpicos con curiosidad. Miré a Urano otra vez.
- Sí, pero…-
- No hay más peros, Percy.-me dijo.- El héroe eras tú, como lo fuiste hace veinte años. Un humano diría erróneamente que lo que pasó, se dio gracias al hijo de Zeus, pero yo me niego a decir eso. Si tú no lo hubieras instado a rezarme, Gea habría acabado con todo a su paso. El héroe eres tú, pero no por haber detenido a Cronos, eso sí lo hizo Luke. Tú tomaste la decisión de darle el arma, de volver a confiar en él aunque significara tu muerte y la de todos sus seres queridos. Eso es ser un héroe, Percy. Los héroes se valen de los pequeños detalles, no mucho de los grandes.-afirmó Urano.- Pero, bueno, Percy, querido, son aguas pasadas. Disfruta de tu vida. Ahora, ¿dónde está la comida? ¡Tengo hambre!-
Pero antes de volver, decidí hablar con Hera. Me había mentido tiempo atrás cuando había dicho que ella había tenido que abandonar a su familia para unirse a Zeus. Era su hermana, no había dejado nada. Me senté frente a ella y me dispuse a ser vaporizado.
- Señora Hera.-dije.
Ella se volvió.
- ¿Sí?-
- Usted me mintió.-ella asintió con la cabeza.- ¿Por qué?-
- Para que hicieras algo al respecto.-dijo, sin inmutarse. Al parecer, yo seguiría viviendo.- Urano ya te explicó que Delfos dijo que una vez se equivocaría.-asentí.- Creo que Afrodita te lo explicaría mejor que yo.-declaró Hera, señalando a la otra diosa, que estaba con Hefesto en otra mesa, mirando distraídamente hacia el dios de la guerra, Ares.
Fui hasta ella, y en cuanto me vio, le pidió a Hefesto que nos dejara a solas un momento.
- Sé a qué has venido.-dijo, inclinándose sobre la mesa. No había cambiado nada. Otro día que no había mujer más hermosa que ella, pero yo desde luego me quedaría con Annabeth. Afrodita estaba constantemente mirándose al espejo y arreglándose, lo que la hacía un poco insoportable, pero ese no era el tema de hoy. En este momento, estaba bastante desaliñada, a pesar de que sólo se le había corrido un poquito el maquillaje de la cara.- Es complicado.-me dijo.- Tienes que prestarme atención.-era difícil hacerlo, teniendo en cuenta con quién estaba hablando.- Aún hoy estás preguntándote por qué Hera te mintió para que te vayas a buscar Annabeth.-asentí.- Verás… todo gira alrededor de mí.-dijo.- Bueno, no de mí exactamente. Más bien, alrededor del amor. Delfos nunca tuvo clarividencia, sólo un terrible poder de deducción. Dime sino, porqué sus profecías eran de doble sentido.-me quedé pasmado. Nunca lo había pensado así, pero Afrodita tenía razón.
- Y… ¿qué tiene que ver eso con el amor?-pregunté.
- ¿No es obvio?-suspiró, como frustrada por mi poca capacidad de razonamiento.- Hacía mucho tiempo que no le lanzaba a nadie un conjuro benéfico.-empezó.- Y decidí echarlo sobre ti. Esa es la explicación de que llegaras tan lejos por Annabeth.-dijo.- Ahora, mi bendición era antes muy débil, apenas si podía usarla para manejar mortales y pocos semidioses. Pero contigo se potenció. Porque tú ya estabas enamorado de Annabeth antes de que yo decidiera bendecirte. Cuando se mezcló tu sentir con tu bendición, llegaste a desafiar tanto que acabaste desarmando la profecía de Delfos.-
Okey, yo no entendía nada. ¿Lo que sentía por Annabeth era una ilusión, entonces?
- Oh, no.-dijo la diosa, como si me leyera el pensamiento.- No es una ilusión, es real. Delfos nunca tuvo en cuenta al amor. Y aquí está la consecuencia. Él sabía que alguna vez llegaría alguien que lo desafiaría. En realidad, según Delfos, los gigantes triunfarían en esta última guerra, pero ahí estabas tú. La prueba fehaciente de que el amor vence a todo, y a todos.-
Algo empezaba a entender ahora.
- En fin, actuaste por amor a los demás, y por eso revertiste la profecía de Delfos.-terminó Afrodita. Sacó un espejo y se puso a arreglarse el maquillaje.
¿Acaso no podría haber dicho eso sin más? Bueno, no importaba, ahora ya lo sabía.
Volver arriba Ir abajo
Dédalo
Dios Olímpico
Dios Olímpico
avatar

Mensajes : 2438
Fecha de inscripción : 21/10/2011
Edad : 21
Localización : Donde sea que me necesiten para igualar la balanza

MensajeTema: Re: Libro: Percy Jackson y los Héroes del Olimpo - El Regreso del Olvidado   22/10/11, 04:42 pm

Epílogo (parte 3)

Volví a la mesa con Annabeth, y me senté a su lado. Poseidón me miró, como si tuviera que decirme algo importantísimo, y luego miró a Atenea.
- Percy,-empezó.- hay algo que debes saber.-
Me estómago se retorció. Siempre que hablaba así había que prestarle atención.
- Es algo personal.-
Me relajé. Entonces, no era nada muy importante. Lo era, claro, él era mi padre, pero el mundo no dependía de ello. Annabeth me codeó disimuladamente cuando Poseidón se giró para mirar a Atenea.
- Están en pareja.-me susurró ella.
- ¿Qué?-pregunté, atontado.- Se han odiado durante milenios, ¿ahora están juntos?-
Ella asintió.
- Lo deduje hace una media hora, cuando los vi entrar.-me explicó.
- Bueno, um…-mi padre se dio la vuelta y me encaró.- Atenea y yo estamos saliendo, dirían ustedes.-
De acuerdo, Annabeth era infalible, tanto como Delfos había sido. Aunque ella ya me había contado su suposición, no pude evitar una auténtica sonrisa. Mi madre entró por la puerta, acompañada de Paul. Quirón me había dicho que los dejaría entrar al Campamento Mestizo para las fechas especiales si yo estaba ahí. También el padre de Annabeth venía para su cumpleaños y ocasiones como navidad o año nuevo. Esta vez había venido también, acompañando a mi mamá y a Paul. Vinieron hasta la mesa y ella me dio un gran abrazo. Paul y el señor Chase hicieron lo mismo, y los tres se sentaron en nuestra mesa. Poseidón echó una mirada a mi madre, y luego se dedicó a cuchichear con Paul sobre los resultados del partido de fútbol americano del día anterior. Mi madre me aporreaba con cosas sobre Charly y Luke, mientras el doctor Chase picaba a Annabeth con algo sobre Rachel. La madrastra de Annabeth no había podido venir hoy, pero en ocasiones también venía. Atenea hablaba con Grover sobre algo –no pude oír qué-. De todas formas, no parecía nada importante. Finalmente, pude entablar una conversación con Annabeth. Le conté mi conversación con Urano detalladamente, y ella no pudo hacer nada más que sonreír.
- Creo que si me lo hubiera dicho a mí…-
- Lo que, curiosamente, vengo a hacer.-dijo una voz a mis espaldas. Los cuchicheos en nuestra mesa se silenciaron. Paul y el doctor Chase miraron a Urano y se quedaron boquiabiertos.
- ¿U-U-Usted e-e-es U-U-Urano?-preguntó mi padrastro, que lo había reconocido en seguida como el padre de Cronos. El doctor Chase dejó escapar un susurro ininteligible, y palideció.
- Sí.-dijo él sin darse importancia. Chasqueó los dedos e hizo aparecer tres sillas. Zeus y Hades ocuparon las otras dos.
- Venimos a decirte que…-empezó uno de mis tíos, pero Urano los calló.
- Digan la verdad. Acabo de obligarlos.-
Bueno, eso me bajó un poco las ganas de hablarles, pero Annabeth me apretó el brazo y, de mala gana, me quedé escuchando.
- A decirte, Perseus Jackson, que…-parecía que a Zeus se le amontonaban las palabras en la boca, que no quería decirlas.
Hades le hizo el favor.
- A reconocer que aquella vez necesitamos tu ayuda.-
Me quedé pasmado. Los Olímpicos habían cambiado mucho en los últimos veintisiete años. Hoy día, sólo las cabañas de Hera, Hestia y Artemisa estaban vacías. Cuando venían las cazadoras –lo que ahora habían con frecuencia-, había dos cabinas vacías –Hera y Hestia-. Los dioses habían cumplido su promesa todo este tiempo. Eso me hizo sentir mejor. No se podía ser abierto con los dioses, pero supuse que no pasaría nada por una vez.
- Son mi familia.-dije.- No podía simplemente dejarlos ahí.-
Urano asintió comprensivamente con la cabeza. Zeus y Hades se miraron atónitos.
- Algo me intriga, muchacho.-dijo el rey de los dioses.-
- Y a mí.-reconoció el dueño del Inframundo.
Annabeth le echó una mirada nerviosa a Hades. Aún tenía malos recuerdos de su estancia en el Inframundo –me refiero a cualquiera de ellas, salvo la última-.
- Eres un arquetipo de persona.-dijo mi bisabuelo. Miró de mí a Zeus, y de éste a Hades, como si esperara que ellos dijeran eso.
- Eres un humano raro.-declaró Hades.
- Distinto.-terció Zeus. Su voz sonaba presionada, como si estuviera haciendo un esfuerzo por hablar.
- Oh, vamos.-se quejó mi bisabuelo.- Antes de crear tanto suspenso, mejor abrácenlo.-
Pero los dioses no se movieron. Eran demasiado fríos para hacer eso. O al menos, eso creí hasta que Hades se levantó y me rodeó con los brazos lentamente, retrocediendo un par de veces al principio. Su túnica negra con caras que iban y venían de aquí para allá, ya no existía. Sin embargo, poco había cambiado. Esta era negra con estrellas pequeñas en alguna que otra parte. Finalmente, y con algo de obligación, Zeus lo imitó. Todos los presentes se quedaron atontados, pero tan pronto como el rey de los dioses me soltó –para lo cual no pasó mucho tiempo-, todos volvieron a lo que estaban haciendo. Minutos más tarde, los dos se fueron. Pasé la tarde riendo con Urano y Poseidón, hasta que finalmente, más o menos a las ocho de la tarde, se fueron todos. Mi madre y Paul se despidieron y Argos –el tipo de seguridad-, los acompañó. El doctor Chase tuvo unas palabras con Annabeth acerca de Rachel y luego se fue también. Ella vino hasta mi lado, y le pasé el brazo por los hombros.
- ¿Qué te dijo?-
- Me dio consejos para cuidar a Rachel. Como si él supiera más que yo.-se quedó pensando un momento.
- Orgullosa.-le susurré.
Ella se rió y me pegó en el hombro.
- Lealtoso.-
- ¿Qué es lealtoso?-pregunté. En verdad, la palabra no existía.
- Es mejor que decir: “hombre que necesita terriblemente mantener la lealtad personal”, ¿no?-
Ahora fue mi turno de reírme. Luke lanzaba chorros enormes de agua por los aires con el tridente de Poseidón y mandaba una lechuza volando por todo el campamento. Los campistas corrían despavoridos ante la visión del animal asesino, comandado por un idiota de quince años. Rachel jugaba voleibol con sus tías –unas hijas de Atenea-, y cada dos por tres las bañaba en agua helada. Charly, por su parte, le mostraba a Hazel Grace un leviatán. El pobre bicho había llegado dos semanas atrás, terriblemente herido. Yo lo había cuidado desde entonces, y había llamado “esfinge” al monstruo.
Sí, ya sé que suena estúpido, y que “esfinge” ya era el nombre de otro monstruo, pero lo hice en honor a la que me había ayudado veinte años atrás a llegar hasta Annabeth -al monte Tubqal-. Ella había perecido durante la última batalla. Nunca supe qué bichejo la mató, pero mejor que fuera así. Si lo encontraba, lo partiría en mil pedazos.
La cuestión es: el bicho había llegado en mal estado, y se había encariñado conmigo por cuidarlo.
El resto del día pasó de manera normal. A última hora, me acosté, y tomé un libro de la mesita de al lado de la cama, donde estaba mi collar de cuentas del campamento. Annabeth se derrumbó a mi lado. Dejé el libro en la mesita, optando por leerlo en otro momento. La agarré entre mis brazos y me dispuse a dormir, no sin antes besarla.
Fue, por mucho, uno de los mejores días de mi vida.
Volver arriba Ir abajo
Mayco
Dios Olímpico
Dios Olímpico
avatar

Mensajes : 3055
Fecha de inscripción : 06/10/2011
Edad : 105
Localización : Ahogándome en el Río Tiber

MensajeTema: Re: Libro: Percy Jackson y los Héroes del Olimpo - El Regreso del Olvidado   22/10/11, 05:20 pm

voy por en capi 25 esta genial
Volver arriba Ir abajo
Dédalo
Dios Olímpico
Dios Olímpico
avatar

Mensajes : 2438
Fecha de inscripción : 21/10/2011
Edad : 21
Localización : Donde sea que me necesiten para igualar la balanza

MensajeTema: Re: Libro: Percy Jackson y los Héroes del Olimpo - El Regreso del Olvidado   22/10/11, 06:27 pm

mayco24 escribió:
voy por en capi 25 esta genial

Gracias.
Volver arriba Ir abajo
Dédalo
Dios Olímpico
Dios Olímpico
avatar

Mensajes : 2438
Fecha de inscripción : 21/10/2011
Edad : 21
Localización : Donde sea que me necesiten para igualar la balanza

MensajeTema: Re: Libro: Percy Jackson y los Héroes del Olimpo - El Regreso del Olvidado   22/10/11, 07:42 pm

¡Comenten! Me dejan sin saber si es bueno o no.
Volver arriba Ir abajo
Mili Sanchez
Dios Olímpico
Dios Olímpico
avatar

Mensajes : 3509
Fecha de inscripción : 25/07/2011
Edad : 18
Localización : En el Inframundo debajo de Venezuela

MensajeTema: Re: Libro: Percy Jackson y los Héroes del Olimpo - El Regreso del Olvidado   23/10/11, 07:30 pm

O.O jopilines, me fui 2 dias a casa de mi abuelita q esta en un pueblo donde apenas saben q es el fuego y no hay señal ni para el telefono, y me dejas a mi con 3 paginas para leer O.O hoy no escribo :yaoming: a leer!
Volver arriba Ir abajo
Dédalo
Dios Olímpico
Dios Olímpico
avatar

Mensajes : 2438
Fecha de inscripción : 21/10/2011
Edad : 21
Localización : Donde sea que me necesiten para igualar la balanza

MensajeTema: Re: Libro: Percy Jackson y los Héroes del Olimpo - El Regreso del Olvidado   23/10/11, 08:03 pm

MiliSanchez escribió:
O.O jopilines, me fui 2 dias a casa de mi abuelita q esta en un pueblo donde apenas saben q es el fuego y no hay señal ni para el telefono, y me dejas a mi con 3 paginas para leer O.O hoy no escribo :yaoming: a leer!

Ni fuego, ¿eh? Jajajaja.

Emm... lo subí todo junto porque nadie decía nada sobre si estaba bueno o malo, así que me cansé xD.

¡Ya me anoté los nombres que me dejaste en el otro tema! Tres personajes, ¿no? ¿Puedo asignarle un padre a la tal Sandra? (si querés uno en particular, y tu respuesta es positiva, decime por MP cuál querés que sea, y dame una idea del carácter de cada uno)
Volver arriba Ir abajo
Mili Sanchez
Dios Olímpico
Dios Olímpico
avatar

Mensajes : 3509
Fecha de inscripción : 25/07/2011
Edad : 18
Localización : En el Inframundo debajo de Venezuela

MensajeTema: Re: Libro: Percy Jackson y los Héroes del Olimpo - El Regreso del Olvidado   23/10/11, 09:10 pm

GFSDGSAGDSGDEFHGDGFNHDS
COMO PUTAS PUDISTE MATAR A ANNABETH?!
DEDALO, ERES CHICO MUERTO.
Volver arriba Ir abajo
Mili Sanchez
Dios Olímpico
Dios Olímpico
avatar

Mensajes : 3509
Fecha de inscripción : 25/07/2011
Edad : 18
Localización : En el Inframundo debajo de Venezuela

MensajeTema: Re: Libro: Percy Jackson y los Héroes del Olimpo - El Regreso del Olvidado   24/10/11, 01:36 pm

ya lei... ya no quiero asesinarte xDD
Estuvo increible, super, genial... bue, me gusto mucho xD
Volver arriba Ir abajo
Dédalo
Dios Olímpico
Dios Olímpico
avatar

Mensajes : 2438
Fecha de inscripción : 21/10/2011
Edad : 21
Localización : Donde sea que me necesiten para igualar la balanza

MensajeTema: Re: Libro: Percy Jackson y los Héroes del Olimpo - El Regreso del Olvidado   24/10/11, 04:33 pm

MiliSanchez escribió:
ya lei... ya no quiero asesinarte xDD
Estuvo increible, super, genial... bue, me gusto mucho xD

¡¿?! ¡Pero yo sí quiero ser el blanco de todos!
Volver arriba Ir abajo
Mili Sanchez
Dios Olímpico
Dios Olímpico
avatar

Mensajes : 3509
Fecha de inscripción : 25/07/2011
Edad : 18
Localización : En el Inframundo debajo de Venezuela

MensajeTema: Re: Libro: Percy Jackson y los Héroes del Olimpo - El Regreso del Olvidado   24/10/11, 04:33 pm

si tu lo pides xD
Volver arriba Ir abajo
thalia_bcn
Dios Olímpico
Dios Olímpico
avatar

Mensajes : 2789
Fecha de inscripción : 12/04/2011
Edad : 18
Localización : junto a Nico viajando por el mundo :3

MensajeTema: Re: Libro: Percy Jackson y los Héroes del Olimpo - El Regreso del Olvidado   25/10/11, 02:44 pm

xD estaaa genial dedalo me encanto :3 pero no hay muchos Epílogos? xD yo lo habria puesto en capitulos xD pero igualmente esta geniiial Laughing y no era hermes el dios de la medicina?? en vez de apolo scratch bueno se que en otros lados es Asclepio (si Hermes tubo un hijo y no tubo otro merito que ponerle Asclepio) me estoy haciendo un lioooo bounce

_________________________________________________
«Lo duro no es tomar una decisión... Es pensar en los resultados de lo decidido»
«Ignorar es la forma de matar sin ensuciarte las manos»
«Recordamos, lo que deberíamos olvidar»
«Pocos ven lo que somos, pero todos ven lo que aparentamos»
«Vuelves a mi, porque el asesino siempre vuelve al lugar del crimen»


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

La Iglesia que más ilumina, es la que arde [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] 
Volver arriba Ir abajo
will(crios)
Semidiós
Semidiós
avatar

Mensajes : 776
Fecha de inscripción : 23/07/2011
Edad : 21
Localización : En las fraguas de hefesto

MensajeTema: Re: Libro: Percy Jackson y los Héroes del Olimpo - El Regreso del Olvidado   25/10/11, 03:02 pm

Si te estas liando y mucho, a y a mi m parece genial que quieras ser su nueva victima, pero piensalo antes.
Volver arriba Ir abajo
Dédalo
Dios Olímpico
Dios Olímpico
avatar

Mensajes : 2438
Fecha de inscripción : 21/10/2011
Edad : 21
Localización : Donde sea que me necesiten para igualar la balanza

MensajeTema: Re: Libro: Percy Jackson y los Héroes del Olimpo - El Regreso del Olvidado   25/10/11, 03:13 pm

Así al menos comentarán para intentar sacarme el pellejo, will.
Volver arriba Ir abajo
verina_a
Zöe Belladona
Zöe Belladona
avatar

Mensajes : 1122
Fecha de inscripción : 07/11/2011
Edad : 21
Localización : en la cabaña de Atenea

MensajeTema: Re: Libro: Percy Jackson y los Héroes del Olimpo - El Regreso del Olvidado   08/11/11, 04:50 pm

esta chevere tu libro sigue subiendo partes porfa Laughing
Volver arriba Ir abajo
Dédalo
Dios Olímpico
Dios Olímpico
avatar

Mensajes : 2438
Fecha de inscripción : 21/10/2011
Edad : 21
Localización : Donde sea que me necesiten para igualar la balanza

MensajeTema: Re: Libro: Percy Jackson y los Héroes del Olimpo - El Regreso del Olvidado   10/11/11, 03:35 pm

Es que ese es el final...

me alegro de que te guste...

ahora mismo estoy escribiendo "Helmut Graws, el indicador del Caos", pero no tengo mucho tiempo... tengo que entregar una historia para la escuela, de 200 páginas, y estoy a full...
Volver arriba Ir abajo
verina_a
Zöe Belladona
Zöe Belladona
avatar

Mensajes : 1122
Fecha de inscripción : 07/11/2011
Edad : 21
Localización : en la cabaña de Atenea

MensajeTema: Re: Libro: Percy Jackson y los Héroes del Olimpo - El Regreso del Olvidado   28/11/11, 12:02 pm

bueno, ojala que te desocupes
Volver arriba Ir abajo
thalia_bcn
Dios Olímpico
Dios Olímpico
avatar

Mensajes : 2789
Fecha de inscripción : 12/04/2011
Edad : 18
Localización : junto a Nico viajando por el mundo :3

MensajeTema: Re: Libro: Percy Jackson y los Héroes del Olimpo - El Regreso del Olvidado   17/12/11, 07:07 am

jejejej Charlio me parece que vas a tener que hacer un segundo libro

_________________________________________________
«Lo duro no es tomar una decisión... Es pensar en los resultados de lo decidido»
«Ignorar es la forma de matar sin ensuciarte las manos»
«Recordamos, lo que deberíamos olvidar»
«Pocos ven lo que somos, pero todos ven lo que aparentamos»
«Vuelves a mi, porque el asesino siempre vuelve al lugar del crimen»


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

La Iglesia que más ilumina, es la que arde [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] 
Volver arriba Ir abajo
Dédalo
Dios Olímpico
Dios Olímpico
avatar

Mensajes : 2438
Fecha de inscripción : 21/10/2011
Edad : 21
Localización : Donde sea que me necesiten para igualar la balanza

MensajeTema: Re: Libro: Percy Jackson y los Héroes del Olimpo - El Regreso del Olvidado   21/12/11, 12:13 pm

No lo creo monii!! xD

Si son muchos los que piden, PUEDE que lo haga...
Volver arriba Ir abajo
Magana
Centauro
Centauro
avatar

Mensajes : 653
Fecha de inscripción : 19/01/2012
Edad : 17
Localización : Por FanFiction

MensajeTema: Re: Libro: Percy Jackson y los Héroes del Olimpo - El Regreso del Olvidado   21/01/12, 11:17 am

Me encanta la historia
Volver arriba Ir abajo
Dédalo
Dios Olímpico
Dios Olímpico
avatar

Mensajes : 2438
Fecha de inscripción : 21/10/2011
Edad : 21
Localización : Donde sea que me necesiten para igualar la balanza

MensajeTema: Re: Libro: Percy Jackson y los Héroes del Olimpo - El Regreso del Olvidado   21/01/12, 11:42 am

lo has leido todo?
Volver arriba Ir abajo
Magana
Centauro
Centauro
avatar

Mensajes : 653
Fecha de inscripción : 19/01/2012
Edad : 17
Localización : Por FanFiction

MensajeTema: Re: Libro: Percy Jackson y los Héroes del Olimpo - El Regreso del Olvidado   21/01/12, 11:54 am

No estoy en ello, voy por el cap 15. ¿Cuantos tiene? Me esta encantando
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Libro: Percy Jackson y los Héroes del Olimpo - El Regreso del Olvidado   

Volver arriba Ir abajo
 
Libro: Percy Jackson y los Héroes del Olimpo - El Regreso del Olvidado
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 3 de 4.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente
 Temas similares
-
» Libro: Percy Jackson y los Héroes del Olimpo - El Regreso del Olvidado
» [NOTICIAS]Último libro y libros complementarios de "Percy Jackson"
» Foro rol de Percy Jackson
» Vuestros Actores para Percy Jackson
» Segunda aventura de Percy Jackson

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Percy Jackson Spain :: Contenido del Foro :: Fan fics-
Cambiar a: