El foro para hablar de vuestro semidios favorito.
 
ÍndiceRegistrarseConectarse
"HOLA NIÑ@S NUEVOS,PRESENTENSE EN EL TEATRO :3"

Comparte | 
 

 Libro Magnus Chase y los dioses de Asgard - 01 La espada de Verano

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente
AutorMensaje
parejaquicktime
Mortal que ve en la niebla
Mortal que ve en la niebla
avatar

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/08/2014
Edad : 39
Localización : Valencia, Venezuela

MensajeTema: Libro Magnus Chase y los dioses de Asgard - 01 La espada de Verano   02/11/15, 08:09 am

Volver arriba Ir abajo
parejaquicktime
Mortal que ve en la niebla
Mortal que ve en la niebla
avatar

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/08/2014
Edad : 39
Localización : Valencia, Venezuela

MensajeTema: Re: Libro Magnus Chase y los dioses de Asgard - 01 La espada de Verano   02/11/15, 08:09 am



Glosario

AEGIR - señor de las olas


AESIR - Æsir (dioses) y las Asynjur (diosas): dioses de la guerra, cercanos a los seres humanos

ALF SEIDR – elfo mágico

ANDSKOTI - el adversario; el nuevo, cuerda mágica con infusión vinculante del Lobo Fenris.

BALDER - dios de la luz; el segundo hijo de Odín y Frigg, y el hermano gemelo de Hod. Frigg hizo jurar a todas las cosas terrenales que nunca dañarían a su hijo, pero se olvidó del muérdago. Loki engañó Hod haciendo que matara a Balder con un dardo hecho de muérdago.

BIFROST - el puente de arco iris que une Asgard con Midgard

DRAUGR - zombis nórdicos

EIKTHRYMIR - un ciervo en el Árbol de la Laeradr cuyos cuernos rocían agua sin parar que alimenta todos los ríos de todo el mundo.

EINHERJAR (EINHERJI) – son los Grandes héroes que han muerto con valentía en la Tierra se convierten en soldados del ejército eterno de Odín; ellos entrenan en Valhalla para el Ragnarok, sólo los más valientes de ellos se unirán a Odin contra Loki y los gigantes en la batalla del fin del mundo

FENRIS (El lobo) - un lobo invulnerable nacido de la aventura de Loki con una giganta; su poderosa fuerza provoca temor incluso en los dioses, que le mantienen atado a una roca en una isla. Él está destinado a liberarse en el día de Ragnarok.

FOLKVANGER – el reino Vanir de “el más allá” para los héroes muertos, gobernado por la diosa Freya.

FREY - el dios de la primavera y el verano, el sol, la lluvia y la cosecha, y de la abundancia y el crecimiento de la fertilidad y la vitalidad. Frey es la hermano gemelo de Freya y, al igual que su hermana, se asocia con una gran belleza. Él es el señor de Alfheim.

FREYA - la diosa del amor; hermana gemela de Frey; gobernante de Folkvanger.

FRIGG - diosa del matrimonio y la maternidad; La esposa de Odín y la reina de Asgard; madre de Balder y Hod.

GINNUNGAGAP - el vacío primordial; una niebla que oscurece las apariencias.

GLEIPNIR - una cuerda de oro hecha por los enanos para mantener atado al lobo Fenris en la esclavitud

GUNGNIR- o La lanza de los Cielos fue forjada por los enanos maestros herreros Eitri, Brok y Buri los mismos que forjaron Mjolnir el martillo mágico de Thor. Los herreros forjarían la sagrada lanza para el mismo Odin Rey de Asgard.

HEIDRUN - la cabra en el árbol de la Laeradr de cuya leche se elabora el aguamiel mágica del Valhalla.

HEIMDALL - dios de la vigilancia y el guardián del Bifrost, la puerta de entrada a Asgard.

HEL - diosa de los muertos deshonrados; nacido de la aventura de Loki con una giganta.

HELHEIM - el bajo mundo, gobernado por Hel y habitada por los que murieron en debilidad, vejez o enfermedad.

HLIDSKJALF - El Trono de Odín.

HOD - Hermano ciego de Balder.

HONIR - un dios Aesir que, junto con Mimir, negocian lugares con dioses Vanir Njord Frey y al final de la guerra entre los Aesir y los Vanir.

IDUN: - las manzanas de la inmortalidad que mantienen a los dioses jóvenes y ágiles.

JORMUNGAND - la serpiente del mundo, nacido de la aventura de Loki con una giganta; su cuerpo es tan largo que se envuelve alrededor de la tierra.

JOTUN - palabra nórdica para “gigante”.

LOKI - dios de las travesura, la mentira,  la magia y el artificio; el hijo de dos gigantes; adepto a la magia y el cambio de forma. Él es alternativamente malicioso y heroico a los dioses Asgard y para la humanidad. Debido a su papel en la muerte de Balder, Loki fue encadenado por Odín a tres rocas gigantes con una serpiente venenosa en espiral sobre su cabeza. El veneno de la serpiente ocasionalmente irrita la cara de Loki, y su retorcimiento es la causa de los terremotos.

LYNGVI - la Isla de Heather, donde el lobo Fenris se encuentra; la ubicación de la isla cambia cada año como las ramas de Yggdrasil se mueven en los vientos del vacio. Sólo las superficie emerge durante la primera luna llena de cada año.

MAGNI Y MODI - hijos predilectos de Thor, destinado a sobrevivir Ragnarok

MIMIR - un dios Aesir que, junto con Honir, negocian lugares con dioseslos dioses Vanir Njord y Frey al final de la guerra entre los Aesir y los Vanir. Cuando los Vanir no les gustó su consejo, le cortaron la cabeza y la enviaron a Odín. Odin colocó la cabeza en un recipiente mágico, donde el agua lo trajo de vuelta a la vida, y Mimir absorbió todo el conocimiento del Árbol del Mundo.

MJOLNIR - martillo mágico de Thor. Una de las armas mas poderosas de Asgard, junto con Gungnir a la lanza de Odín

MUSPELL – el fuego

NAGLFAR - La nave de los clavos

NARVI - uno de los hijos de Loki, destripado por su hermano Vali, quien se convirtió en un lobo después de Loki mató a Balder.

NIDHOGG - el dragón que vive en el fondo del Árbol del Mundo y mastica sus raíces

NJORD - dios de los barcos, marineros y pescadores; padre de Frey y Freya.

NORNS (Nornas)- tres hermanas que controlan el destino de los dioses y los humanos.

NORUMBEGA - un asentamiento nórdico perdido en su punto más alejado de la exploración.

ODIN - el "Padre de Todo" y el rey de los dioses; el dios de la guerra y la muerte, sino también la poesía y sabiduría. Vendió un ojo para tomar una copa del Pozo de la Sabiduría, de allí Odín obtuvo un conocimiento sin igual. Él tiene la capacidad de observar todos los nueve mundos desde su trono en Asgard; además de su gran salón, que también reside en Valhalla con el más valiente de los muertos en la batalla.

RAGNAROK - el Día de jucio Final, cuando los más valientes de los einherjar se unirán a Odin contra Loki y los gigantes en la batalla del fin del mundo.

RAN - diosa del mar; esposa del Aegir.

RATATOSK - una ardilla invulnerable que corre constantemente arriba y abajo por el Arbol de la Vida y lleva insultos entre el águila que vive en la parte superior y Nidhogg, el dragón que vive en las raíces.

ORO ROJO - la moneda de Asgard y el Valhalla.

SAEHRIMNIR - la bestia mágica de Valhalla; todos los días se le mata y cocina para la cena y cada mañana resucita; su sabor cambia según el gusto del comensal.

SESSRUMNIR - el Salón de muchos asientos; Mansión de Freya en Folkvanger.

SKIRNIR - un dios; Siervo y mensajero de Frey.

SLEIPNIR – el corcel de ocho patas de Odín; uno de los hijos de Loki. Sólo Odín lo puede convocar.

SUMARBRANDER - la Espada de Verano.

SURT - señor de Muspellheim.

SVARTALF - un elfo oscuro; un subconjunto de los enanos.

THANE - Barón, Clan o señor del Valhalla

THOR - dios del trueno; hijo de Odín. Las tormentas eléctricas son los efectos mortales de poderosos paseos en carros de Thor en el cielo, y el relámpago es causado por él lanzando su gran martillo mágico, Mjolnir.

ÁRBOL DE LAERADR - un árbol en el centro de la sala de fiesta de los muertos en el Valhalla contiene animales inmortales que tienen trabajos particulares.

TYR - dios de la valentía, la ley y juicio por combate; que perdió una mano a la mordedura de Fenris cuando el Lobo fue atrapado por los dioses.

ULLER - el dios de raquetas de nieve y tiro con arco.

UTGARD-LOKI - el más poderoso hechicero de Jotunheim; rey de los gigantes de la montaña.

VALA - una vidente

VALHALLA - paraíso de los guerreros al servicio de Odin

VALI - El hijo de Loki, que se convirtió en un lobo después de Loki mató a Balder; como un lobo que destripó su hermano Narvi antes de que fuera eviscerado el mismo

VALKYRIA - siervas de Odín, que eligen héroes muertos en batalla y dignos para llevarlos al Valhalla.

VANIR - dioses de la naturaleza; cercanos a los elfos.

YGGDRASIL - el Árbol del Mundo

YMIR - el más grande de los gigantes; padre tanto a los gigantes y los dioses. Fue asesinado por Odín y sus hermanos, que utilizó su carne para crear Midgard. Este acto fue la génesis del odio cósmica entre los dioses y los gigantes.


LOS NUEVE MUNDOS

ASGARD – el hogar de los dioses Aesir.

VANAHEIM – el hogar de los Vanir.

ALFHEIM – el hogar de los elfos de la luz.

MIDGARD – el hogar de los humanos.

JOTUNHEIM – el hogar de los gigantes.

NIDAVELLIR –el hogar de los enanos.

NIFLHEIM – el mundo de hielo y niebla.

MUSPELLHEIM – el hogar de los gigantes de fuego y demonios.

HELHEIM – el hogar de Hel y los muertos deshonrados.


Runas:

DAGAZ – nuevos comienzos, transformaciones.

THURISAZ – la runa de Thor.

FEHU – la runa of Frey.

RAIDHO – la rueda, el viaje.

PERTHRO – la copa vacia.

EHWAZ – caballo, transporte.

ALGIZ – escudo.

TIWAZ – la runa de Tyr

DE AQUI EN ADELANTE LA INFORMACIÓN NO ESTA DIRECTAMENTE RELACIONADA AL LIBRO SINO ES SOLO PARA COMPLEMENTAR EL CONOCIMIENTO DE LA MITOLOGÍA NORDICA

MITOLOGÍA NORDICA
)
Odin :Dios principal, regidor de todas las cosas. Los demas dioses acatan su mandato.
Su papel, al igual que el de muchos dioses nórdicos, es complejo. Es el dios de la sabiduría, la guerra y la muerte. Pero también es considerado, aunque en menor medida, el dios de la magia, la poesía, la profecía, la victoria y la caza.

Frigg : Frigg es una de las diosas mayores en la mitología nórdica y germánica, esposa de Odín, reina de los Æsir y diosa del cielo. Es la diosa de la fertilidad, el amor, el manejo del hogar, el matrimonio, la maternidad y las artes domésticas. Tiene el poder de la profecía aunque nunca relata lo que sabe, y es la única que junto a Odín tiene permitido sentarse en el trono Hliðskjálf y observar sobre los nueve mundos.

Thor : Thor es el dios del trueno en la mitología nórdica y germánica. Su papel es complejo ya que tenía influencia en áreas muy diferentes, tales como el clima, las cosechas, la protección, la consagración, la justicia, las Lidias, los viajes y las batallas. Su arma es el martillo de guerra arrojadizo, llamado Mjolnir, del cual se hicieron réplicas en miniatura como amuleto que luego se convirtió en un símbolo desafiante de los paganos nórdicos durante la cristianización de Escandinavia.

Baldr : Segundo hijo de Odin, Dios de la belleza y la gentileza . Gallardo y resplandeciente. Es el mas sabio, mejor hablado y con mas gracia de los Dioses. Nadie puede contradecir su juicio. Basado en eso el dios Loki estaba envidioso de el y engaño a su hermano Höðr ( el dios ciego) para que le disparara una flecha de muérdago que le propino la muerte.
Baldr comenzó a soñar cosas oscuras, de modo que su madre Frigg —que sabía leer los sueños— vio que su amado hijo iba a morir.

Höðr : Primer hijo de Odin, Dios ciego y de los ciegos. Según lo relatado en las Eddas el dios Baldr tenía pesadillas en donde presagiaba su muerte y su madre, la diosa Frigg recorrió el mundo haciéndole jurar a todas las cosas que jamás dañarían a su hijo. Loki supo de esto y se enfureció, fue a hablar con Frigg disfrazado y ésta le mencionó que no había considerado necesario hacer jurar al muérdago, por considerarlo inofensivo. Loki al saber esto hizo un dardo utilizando una rama de muérdago y guío a Höðr para que se lo arrojase como una broma, matando así a Baldr

Njörth : Rige el rumbo del viento, aquieta el mar y el fuego. Los hombres le imploran para los viajes y las cacerias.
Njord era un Vanir, es decir, un dios de los elementos; pero fue intercambiado como rehen, para garantizar la paz entre Aesir y Vanir.
Es el dios del viento (sobre todo el marítimo), de los mares y las costas. Curiosamente, comparte muchas cosas con Thor (quien, recordemos, es dios del clima, patrono de la caceria y protector de los viajantes)

Skaði :  era la diosa del invierno y cazadora con arco. Era hija del gigante Þjazi, y cuando éste fue asesinado por los Æsir, Skaði marchó a Asgard en busca de venganza. Temeroso de enfrentar a la diosa del invierno, Odín le ofreció a Skaði poner los ojos de su padre como estrellas y desposar un dios. La única condición impuesta fue que debía elegir compañero con sólo ver los pies de los candidatos. Ella esperaba elegir a Baldr, pero erró el tino y escogió a Njörðr, un dios del mar. No estaban hechos el uno para el otro y, finalmente, se separaron. Hay quien afirma que se casó con Ull, dios de los patines de nieve y el tiro con arco. Otros cuentan que tuvo con Odín varios hijos.

Freyr : Era el hijo de Njörðr y el hermano de Freyja. También era el dios de la lluvia, del sol naciente y de la fertilidad. Es uno de los Vanir. Señor de la vegetación. Su casa en Asgard era Alfheim. Freyr poseía la Espada de la Victoria (que sabía moverse y luchar sola por los aires), pero la abandonó por conquistar a Gerda, una gigante virgen. Posee el jabalí de oro Gullinbursti, regalo de los enanos, que tira de un carro tan deprisa como un caballo al galope, y cuyo resplandor ilumina la noche; también el barco Skíðblaðnir, y un caballo que ignora todos los obstáculos. Es el dios favorito de los elfos

Freyja :  Freyja es descrita como la diosa del amor, la belleza y la fertilidad. La gente la invocaba para obtener felicidad en el amor, asistir en los partos y para tener buenas estaciones.
También era asociada con la guerra, la muerte, la magia, la profecía y la riqueza. Las Eddas mencionan que recibía a la mitad de los muertos en combate en su palacio llamado Fólkvangr, mientras que Odín recibía la otra mitad en el Valhalla. El origen del seid y su enseñanza a los Æsir se le atribuía a ella.

Týr : Es el dios de la guerra y batalla en la mitología nórdica, descrito como el hombre de una sola mano. Según la Edda Mayor es hijo del gigante Hymir y de Frilla, en su Edda Menor Snorri Sturluson lo describe como hijo de Odín y de Frigg. Týr perdio su mano al encerrar a fenrir, un lobo moustroso y gigantesco que provocaba temor a todos

Bragi :  Bragi es una deidad del panteón nórdico, hijo de Odín y la giganta Gunlod (o de Odín y Frigg según otras versiones). Es el dios de la poesía y los Bardos, era el poeta personal de Odín y también era uno de los Ases más sabios; fue el primero que supo versificar y el que mejor lo hizo, desde entonces, a las personas que sobresalían en el arte de la poesía, se les apodaba Bragi, también es conocido como el dios de la barba oblicua.


Iðunn : Es la diosa que provee se juventud eterna a todos los dioses. Se la describe como la esposa del dios escáldico Bragi, y en la Edda poética se le da también el rol de guardiana de las manzanas que dan a los dioses eterna juventud. Varias teorías rodean su figura, y uno de los montes de Venus, Idunn Mons, fue nombrado por ella.


Heimdallr : Es el dios guardián en la mitología nórdica. Es hijo de Odín y de nueve mujeres gigantes que lo nutrieron con sangre de jabalí. Poseía una vista aguda, un fino oído y podía estar sin dormir varios días. Pero en cambio, no podía hablar. Su percepción era tan extraordinaria que oía crecer la hierba, razón por la cual se le designó guardián de la morada de los dioses, Asgard, y del Bifrost, el arco iris que hace de puente hasta ella.
Tiene el cuerno llamado Gjallarhorn, y su sonido abarca todos los mundos. Con ella se anunciara el comienzo del Ragnarok.

Víðarr : Es un dios entre el Æsir de la venganza. Víðarr se describe como el hijo de Odin y el Jötunn Gríðr, y se predice para vengar la muerte de su padre matando al lobo Fenrir en Ragnarök , un conflicto que se le describe como sobreviviente

Vali : Según la mitología nórdica, era el dios de los arqueros (era hijo de Odín y la giganta Rind), y su puntería era insuperable. Tambien se le refiere como el dios de los rayos del sol, como a menudo los rayos del sol se les llamada flechas, fue llamado dios de la arqueria. Se vengó de Höðr poniéndole sobre una hoguera, por haber este dado muerte a Baldr. Tambien se le conoce como el portador de luz

Ullr : Hijo de Sif e hijastro de Thorr. Nadie puede competir con el en su habilidad con el arco y con el patinaje. Es de gallardo aspecto y domina el arte de la guerra. Conviene invocarlo en los combates singulares. Se le conocia como el dios de la gloria

Forseti : Es el Æsir dios de la justicia, la paz y la verdad en la mitología nórdica. Es el hijo de Baldr y Nanna. Su hogar era Glitnir, significando brillante, refiriéndose al techo plateado del vestíbulo y sus dorados pilares, de los cuales irradiaban luz que podía ser vista desde una gran distancia. Forseti era considerado el más sabio y elocuente de los dioses de Asgard. En contraste con su dios compañero Tyr, quien presidía los sangrientos asuntos de la ley carnal, Forseti presidía las disputas resolviéndolas mediante la mediación

Loki : Padre de mentiras y calumnias. Loki es hermoso y de agradable aspecto, mas tiene un espiritu maligno. Tambien es muy inconsciente y astuto. Su esposa es Sigyn y su hijo, Narfi. No es considerado una deidad pero se mezcló con los dioses libremente llegando a ser considerado por Odín como su hermano hasta el asesinato de Baldr. Luego de esto los Æsir lo capturaron y le ataron a tres rocas. Se liberará de sus ataduras para luchar contra los dioses en el Ragnarök.

Eir : Es la diosa de la sanación y la salud, la eufórica.
Eira Conocía las propiedades medicinales de las hierbas y era capaz de la resurrección. Solo las mujeres podían aprender el arte de la curación en Escandinavia . Era buena amiga de Frigg. Era una de las diosas custodiada en la montaña Lyfjaberg. Se la puede relacionar con los Vanir por el hecho de conocer las propiedades curativas de plantas y hierbas

Gefjon : era, en la mitología escandinava, una vidente y diosa, un miembro de ambos, los Vanir y de los Æsir. Todas las mujeres que morían vírgenes eran enviadas a sus salones, y de por esto era caracterizada como una diosa de la virtud, sin embargo también era considerada una diosa de la fertilidad.

Hnoss : Hija de Freyja y un hombre llamado Othr. Diosa de la belleza, es tan hermosa que se le atribuye su nombre a todo lo que se considera hermoso.
El filológo Rudolf Simek, que investigó sobre Hnoss en su obra Diccionario de Mitología Germano-Escandinava, llegó a la conclusión de que, al no aparecer en los mitos populares, fue una mera invención de Sturluson.

Sjöfn : Sjöfn es una de las Ásynjur en la mitología nórdica. Se la menciona brevemente en la Edda en prosa de Snorri Sturluson.Ella se esfuerza por cambiar la mente de las personas al amor, tanto de mujeres y hombres, y de su nombre ,sjafni, proviene la expresión "anhelo de amor"

Var : Var es una Ásynjur, una diosa de los Æsir en la mitología nórdica. Es probable que "Var" signifique "benevolente". Ella es la que escucha los juramentos y los acuerdos entre hombres y mujeres, y tomá venganza de aquellos que los rompen.

Mímir : Es una figura de la mitología nórdica destacada por su conocimiento y sabiduría el cual fue decapitado durante la Guerra de Æsir-Vanir . Después, el dios Odin lleva consigo la cabeza de Mimir para que le de conocimiento secreto y consejo.

Njörðr : Njörðr es un dios entre los Vanir . Njörðr es el padre de los dioses Freyr y Freyja por su hermana sin nombre Van, estaba en un matrimonio malogrado con la diosa Skaði , vive en Noatun y se asocia con el mar, la navegación, el viento, la fertilidad de la pesca, la riqueza y de los cultivos.

Gerðr : Gerðr se registra como la esposa de Freyr, y es honrada como si hubiera sido una  querida reina de Suecia. En la misma fuente, la pareja son los fundadores de la dinastía Yngling  con su hijo, Fjölnir , que ascendió al reinado después de la muerte de Freyr y continuó su línea. Gerðr que comúnmente se teoriza para ser una diosa asociada con la tierra . Gerðr ha inspirado obras de arte y la literatura

Ord : ODR es referido como esposo de Freyja y padre de su hija Hnoss . Heimskringla añade que la pareja se produjo otra hija, Gersemi . Varias teorías se han propuesto sobre ODR, en general, que es de alguna manera una hipóstasis del dios Odin , debido a sus similitudes.


AGREGADOS IMPORTANTES DE LA CULTURA NORDICA Y GERMANA

Valhalla : Es un salón majestuoso, enorme situado en Asgard , gobernado por el dios Odin . Elegido por Odin, la mitad de los que mueren en combate viaje al Valhalla a la muerte, dirigida por valquirias , mientras que la otra mitad va a la diosa Freyja campo 's Fólkvangr . En Valhalla, los muertos unirse a las masas de aquellos que han muerto en combate conocido como Einherjar , así como varios legendarios héroes germánicos y reyes, mientras se preparan para ayudar a Odín durante los acontecimientos del Ragnarök .

Bifrost : Es un ardiente arco iris puente que alcanza entre Midgard (el mundo) y Asgard , el reino de los dioses. el puente termina en el cielo en Himinbjörg , la residencia del dios Heimdallr , que lo protege de la Jotnar . Destrucción del puente en Ragnarök las fuerzas de la Muspell se predijo. Los estudiosos han propuesto que el puente puede haber representado originalmente la Vía Láctea y han observado un paralelismo entre el puente y otro puente en la mitología nórdica.

Asgard : En la religión nórdica , Asgard ( nórdico antiguo : Ásgarðr , lo que significa "Recinto de los Æsir " ) es uno de los nueve mundos y es el país o la ciudad capital de los dioses nórdicos rodeados por una pared incompleta atribuida a un Hrimthurs que viajan en el semental Svadilfari , según Gylfaginning . Valhalla se encuentra dentro de Asgard. Odín y su esposa Frigg , son los gobernantes de Asgard.

Yggdrasil : Yggdrasil es un inmenso fresno que es fundamental y se considera muy sagrado. Los dioses van a Yggdrasil diariamente a reunirse en sus cosas . Las ramas de Yggdrasil se extienden más hacia el cielo, y el árbol se apoya en tres raíces que se extienden lejos en otros lugares, uno para el bien Urdarbrunnr en los cielos, uno para la primavera Hvergelmir , y otro para el bien Mímisbrunnr . Las criaturas viven dentro de Yggdrasil, incluyendo la sierpe (dragón) Nidhoggr , un águila sin nombre , y el ciervo Dainn, Dvalinn, Duneyrr y Duraþrór

Valkyria : una serie de figuras femeninas que deciden quién vive y muere en la batalla. Selección entre la mitad de los que mueren en batalla (la otra mitad va a la diosa Freyja 's más allá de campo Fólkvangr ), las valquirias traer su elegido para el pasillo más allá de los muertos, Valhalla , gobernado por el dios Odin . Allí, los guerreros fallecidos convertido einherjar . Cuando el einherjar no se están preparando para los acontecimientos del Ragnarök , las valquirias les doy aguamiel . Valquirias también aparecen como los amantes de los héroes y los demás mortales, en los que se describen a veces como las hijas de la realeza, a veces acompañado por los cuervos , ya veces conectado a cisnes y caballos.

Jörmungandr : Serpiente del mundo , es una serpiente de mar , el hijo del medio de la giganta Angrboda y el dios Loki . De acuerdo a la Edda prosaica , Odín tomó tres Loki niños por Angrboda, el lobo Fenrir , Hel y Jörmungandr, y arrojó Jörmungandr en el gran océano que rodea Midgard . La serpiente se hizo tan grande que era capaz de rodear la tierra y comprender su propia cola. Como resultado, recibió el nombre de la serpiente de Midgard o serpiente del mundo. Cuando se suelta, el mundo se va a terminar. Jörmungandr es el archi-enemigo del dios Thor

Fenrir: Fenrir es el padre de los lobos Sköll y Hróðvitnisson Hati , es hijo de Loki , y se predice para matar al dios Odín durante los acontecimientos del Ragnarök , pero se convertirá en ser asesinado por el hijo de Odin Víðarr .
En la Edda prosaica , la información se expedirá sobre Fenrir, incluso que, debido al conocimiento de los dioses de las profecías que predicen un gran problema de Fenrir y su rápido crecimiento, los dioses unidos a él, y como un poco Fenrir resultado de la mano derecha de la dios Týr

Nidhogg :Es un dragón que roe la raíz del árbol del mundo , Yggdrasill . En la mitología, el Nidhogg se dice que está controlado por una sola persona, la diosa nórdica llamado Hel. Se identifica a Nidhoggr como el desgarrandor del árbol desde abajo y también menciona Ratatoskr como llevar mensajes entre Nidhoggr y el águila que vive en la parte superior del árbol. Snorri Sturluson cita con frecuencia Grímnismál y claramente lo utilizó como fuente para esta información

Ragnarök : Es una serie de eventos futuros, incluyendo una gran batalla anunciada a resultar finalmente en la muerte de un número de figuras importantes (incluyendo el dioses Odín , Thor , Tyr , Freyr , Heimdallr , y Loki ), la ocurrencia de los diversos desastres naturales, y la inmersión subsiguiente del mundo en agua. Después, el mundo resurgir de nuevo y fértil, el sobreviviente y los dioses renacen satisfacer voluntad, y el mundo será repoblada por dos sobrevivientes humanos. Ragnarök es un evento importante en el canon nórdico, y ha sido objeto de un discurso académico y la teoría.


Última edición por parejaquicktime el 02/02/16, 09:02 am, editado 4 veces
Volver arriba Ir abajo
parejaquicktime
Mortal que ve en la niebla
Mortal que ve en la niebla
avatar

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/08/2014
Edad : 39
Localización : Valencia, Venezuela

MensajeTema: Re: Libro Magnus Chase y los dioses de Asgard - 01 La espada de Verano   02/11/15, 08:10 am

Volver arriba Ir abajo
parejaquicktime
Mortal que ve en la niebla
Mortal que ve en la niebla
avatar

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/08/2014
Edad : 39
Localización : Valencia, Venezuela

MensajeTema: Re: Libro Magnus Chase y los dioses de Asgard - 01 La espada de Verano   02/11/15, 08:12 am

Sinopsis:

Magnus Chase siempre ha sido un niño problemático. Desde la misteriosa muerte de su madre, él ha vivido solo en las calles de Boston, sobreviviendo gracias a su ingenio, manteniéndose un paso delante de la policía y de los asistentes sociales.

Un día, él es localizado por un tío desconocido. Un hombre al que su madre decía era peligroso. Su tío le dice un secreto imposible: Magnus es el hijo de un dios Nórdico. Los mitos vikingos son reales.

Los dioses de Asgard se están preparando para la guerra. Trolls, gigantes y monstruos peores están incitando el fin del mundo. Para evitar el Ragnarok, Magnus deberá buscar a través de los nueve mundos un arma que ha estado perdida por miles de años. Cuando un ataque de gigantes de fuego lo fuerza a elegir entre su propia seguridad y las vidas de cientos de inocentes, Magnus hace una fatal elección.

Algunas veces, la única forma de empezar una nueva vida es muriendo….

Volver arriba Ir abajo
parejaquicktime
Mortal que ve en la niebla
Mortal que ve en la niebla
avatar

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/08/2014
Edad : 39
Localización : Valencia, Venezuela

MensajeTema: Re: Libro Magnus Chase y los dioses de Asgard - 01 La espada de Verano   02/11/15, 08:43 am

Capitulo 1-   ¡BUENOS DÍAS! VAS A MORIR

¡BUENOS DÍAS! VAS A MORIR

SI, LO SE. Ustedes van a leer sobre como morí en agonía y van a estar pensando como, “¡Wow! ¡Eso suena genial, Magnus! ¿Puedo morir en agonía también?”

No. Solo no.

No vayan ir saltando de cualquier acantilado. No corran hacia una autopista o se prendan fuego a sí mismos. Esto no funciona de esa manera. Tu no terminarás donde yo terminé.

Además, tú no querrías tener que lidiar con mi situación. A menos que tengas alguna clase de loco deseo de ver guerreros no muertos cortándose entre sí en piezas, ver espadas volando hasta narices de gigantes, y elfos oscuros en ropas casuales, no deberías siquiera pensar en encontrar las puertas con cabezas de lobos.

Mi nombre es Magnus Chase. Tengo dieciséis años de edad. Esta es la historia de cómo mi vida fue cuesta abajo después de conseguir que me mataran.

Mi día empezó suficientemente normal. Estaba durmiendo en la vereda debajo de un puente en el Public Garden cuando un hombre me sacudió y dijo “Están detrás de ti”

Por cierto, he sido un vagabundo por los últimos dos años.

Algunos de ustedes pensarán, Oh, qué triste. Otros pensarán, ¡Ja, ja, perdedor! Pero si me vieras en la calle, el noventa y nueve por ciento de ustedes me pasaría como si fuera invisible. Rezarían, Que no me pida dinero. Se preguntarían si soy mayor de lo que luzco, porque un adolescente no debería estar envuelto en una vieja bolsa de dormir, sin tener a donde ir en medio del invierno de Boston.

Y entonces seguirían caminando.

Lo que sea. No necesito su simpatía. Estoy acostumbrado a ser el blanco de las burlas. Y estoy definitivamente acostumbrado a ser ignorado. Hay que seguir.

El vagabundo que me despertó era un hombre llamado Blitz. Como de costumbre, el lucía como si hubiera corrido a través de un huracán de mugre. Su negro cabello enjuto estaba lleno de deshechos de papel y ramitas. Su cara era del color del cuero con salpicaduras de hielo. Su barba se rizaba para todos lados. Había nieve apelmazada en su abrigo donde lo arrastraba por el suelo, alrededor de sus pies y sus ojos estaban tan dilatados que los
irises eran todos pupila. Su expresión permanentemente alerta le daba la impresión de que podría empezar a gritar en cualquier momento.

Parpadeé. Mi boca sabía a hamburguesa de un día. Mi bolsa de dormir estaba caliente, y yo realmente no quería salir de ella.

“¿Quién está detrás mío?

“No estoy seguro” Blitz se frotó la nariz, la cual había sido rota tantas veces que zigzagueaba como un rayo. “Están repartiendo folletos con tu nombre y una foto.”

Yo maldije. Podía lidiar con aleatorios policías y guarda parques. Asistentes sociales, voluntarios para el servicio comunitario, estudiantes ebrios, adictos buscando a alguien más pequeño y débil-todos esos habrían sido fáciles de manejar.

Pero cuando alguien sabía mi nombre y mi cara, era malo. Eso significaba que estaban buscándome específicamente a mí. Quizás la gente de la tienda estaban enojados conmigo por haber roto su estéreo (Esas canciones navideñas me estaban volviendo loco). Quizás una cámara de seguridad me había visto robando bolsillos en el Theater District (¿Qué? Necesitaba dinero para una pizza). O quizás, para mi disgusto, la policía seguía buscándome, queriendo hacerme preguntas sobre la muerte de mi madre.

Empaqué mis cosas, lo que me tomó unos tres segundos. La bolsa de dormir enrollada y agarrada a mi mochila con mi pasta dental y unas medias de repuesto y ropa interior. Exceptuando las ropas que llevaba puestas, eso era todo lo que tenía. Con la mochila sobre mi hombro y la capucha de mi chaqueta baja, podría haber pasado por un peatón cualquiera muy bien. Boston estaba lleno de estudiantes. Algunos de ellos eran aún más desaseados y lucían más jóvenes que yo.

Volteé y encaré a Blitz “¿Dónde viste a esas personas?”

“En Beacon Street. Están viniendo hacia aquí. Un hombre blanco de mediana edad y una chica adolescente, probablemente su hija”

Yo fruncí el ceño”Eso no tiene ningún sentido. ¿Quién…?”

“No lo sé, chico, pero me tengo que ir” Blitz entrecerró los ojos ante el brillo del sola, que había vuelto naranjas las ventanas del rascacielos. Por razones que nunca entendí, Blitz odia la luz del sol. Quizás él era el más bajo y fornido vampiro sin hogar del mundo. “Deberías ir a ver a Hearth. Está pasando el rato en Copley Square”

Traté de no sentirme irritado. Los vagabundos locales habían empezado a bromear sobre Hearth y Blitz, diciendo que eran mi madre y mi padre porque siempre parecían estar uno u otro revoloteando a mí alrededor.

“Gracias” Dije. “Estaré bien”

Blitz se mordió la uña del dedo pulgar. “No lo sé, chico. No hoy. Tienes que ser extremadamente cuidadoso”

“¿Por qué?”

El miró sobre mi hombro. “Están viniendo”

Yo no vi a nadie. Cuando me volví Blitz se había ido.

Odiaba cuando hacía eso. Solo-puf. Ese tipo era como un ninja. Un vagabundo ninja vampiro.

Ahora tenía que elegir: ir a Copley Square y pasar el rato con Hearth, o encaminarme hacia
Beacon Street e intentar averiguar sobre las personas que me estaban buscando.

La descripción de Blitz me daba curiosidad. ¿Un hombre blanco de mediana edad y una adolescente buscándome en las primeras luces del día de una fría mañana? ¿Por qué?
¿Quiénes eran ellos?

Me deslicé por el borde del lago. Casi nadie tomaba la ruta por debajo del puente. Yo podía aferrarme a la colina y ver a cualquiera aproximándose desde mayor distancia sin que ellos me vieran.

La nieve se amontonaba en el suelo. El cielo estaba dolorosamente azul. Los árboles sin hojas lucían como si hubieran sido bañados en cristal. Es viento se colaba a través mis múltiples capas de ropa, pero no sentía el frio. Mi madre solía bromear diciendo que yo era mitad oso polar.

Maldición, Magnus me reprendí.

Después de dos años, mis memorias de ella seguían intactas. Comencé a pensar en una, e inmediatamente mi serenidad fue volada en pedazos.

Intenté enfocarme. El hombre y la chica estaban viniendo en mi dirección. El cabello color arena del hombre crecía sobre cuello-no como un estilo intencional, pero como si no se molestara en cortárselo. Su expresión desconcertada me recordaba a un profesor sustituto: Se que he sido golpeado por una bola de papel, pero no sé de donde vino. Sus zapatos de vestir estaban completamente erróneos para el invierno de Boston. Sus medias eran de diferentes tonos de marrón. Su corbata lucia como si hubiera sido atada en la oscuridad total.

La chica era definitivamente su hija. Su cabello era de igual forma y grosor, solo un poco más claro. Ella estaba vestida un poco más adecuadamente con bota para nieve, unos jeans y un anorak*, con una remera naranja sobresaliendo por el cuello. Su expresión era determinada, y a la vez enojada. Estaba empuñando un fajo de folletos como si ellos fueran los culpables de su situación.
Si ella me estaba buscando, entonces yo no quería ser encontrado. Ella me daba miedo. No reconocí a la chica ni a su padre, pero algo se removió en el fondo de mente…como un imán intentando sacar una memoria muy antigua.

Padre e hija pararon donde el camino se bifurcaba. Miraron alrededor como si recién se dieran cuenta que estaban parados en el medio de un parque desierto a una no-muy- buena hora en el medio del invierno.

“Increíble,” dijo la chica. “Quiero ahorcarlo.”

Asumiendo que ella se refería a mí, me hundí un poco más en mi lugar.
NdT: *Chaqueta deportiva impermeabilizada, generalmente acolchada, abrochada con cremallera o cierre y a veces con una cinta o cordón en el dobladillo de los puños, cintura y borde de la capucha que sirve para ajustar la prenda al cuerpo e impedir el paso del viento; es una prenda ligera de mucho abrigo

Su padre suspiró. “Nosotros probablemente deberíamos evitar matarlo. Él es tu tío.”

“Pero ¿dos años?” demandó la chica. “Papá, ¿Cómo pudo no decirnos por dos años?”

“No puedo explicar las acciones de Randolph. Nunca pude, Annabeth.”

Inhalé tan repentinamente que tuve miedo de que me escucharan. Una esquirla se desprendió de mi mente, exponiendo memorias de cuando tenía seis años.
Annabeth. Eso significaba que el hombre de cabello color arena era… ¿Tío Frederick? regresé a la última cena de Acción de Gracias que habíamos pasado en familia: Annabeth y yo nos estábamos ocultando en la librería de la casa de ciudad del tío Randolph, jugando con dominós mientras los adultos se gritaban entre sí, en la habitación de abajo.

Tienes suerte de vivir con tu madre. Annabeth agregó otro dominó a su mini construcción. Era increíblemente buena, con columnas en frente como un templo. Yo voy a huir.

No tuve dudas de que hablaba en serio. Yo admiraba su confidencialidad.

Entonces el tío Frederick apareció en a puerta. Sus puños estaban apretados. Su severa expresión estaba en desacuerdo con el sonriente reno de su suéter. Annabeth, nos vamos.

Annabeth me miró. Sus ojos eran un poco demasiado fieros para una niña de primer grado. Mantente a salvo, Magnus.

Con un toque de su dedo, tiró todo el templo de dominós abajo. Esa fue la última vez que la vi.

Después, mi madre había sido firme: Nos mantendremos lejos de tus tíos. Especialmente de Randolph. No le daré lo que quiere. Nunca.

Ella no explicó lo que Randolph quería, o sobre que discutieron ellos tres.

Debes creerme, Magnus. Estar cerca de ellos…es demasiado peligroso.

Le creí a mi madre. Incluso después de su muerte, o intenté contactar a ninguno de mis parientes.

Ahora, de repente, ellos me estaban buscando.

Randolph vivía en la ciudad, pero hasta donde yo sabía, Frederick y Annabeth todavía vivían en Virginia. Sin embargo, aquí estaban, entregando folletos con mi nombre y foto en ellos. ¿Porqué ellos siquiera tenían una foto mía?

Mi cabeza zumbó tan fuerte que me perdí un poco de su conversación.

“-para encontrar a Magnus,” Estaba diciendo el tío Frederick. El chequeó su Smartphone. “Randolph está en el refugio de la ciudad en el South End. Dice que no hubo suerte. Deberíamos probar en el refugio para jóvenes cruzando el parque.”

“¿Cómo sabemos que Magnus esta siquiera vivo?” preguntó Annabeth miserablemente. “¿Perdido por dos años? ¡Podría haberse congelado en una zanja en cualquier lugar!”

Una parte de mi estaba tentada de salir de mi escondite y gritar, ¡TA-DA!

A pesar de que habían pasado diez años desde la última vez que había visto a Annabeth, no me gustaba verla angustiada. Pero después de tanto tiempo en las calles, había aprendido de mal forma algo: Nunca te metas en una situación hasta saber lo que está sucediendo.

“Randolph está seguro,” dijo el tío Frederick. “Magnus está vivo. Él está en alguna parte de Boston. Si su vida está en verdadero peligro…”

Ellos se fueron hacia Charles Street, y sus voces se perdieron en el viento.

Ahora tenía escalofríos, pero no por el clima. Quería correr detrás del tío Frederick, hacerle un placaje y averiguar qué estaba pasando. ¿Cómo sabía Randolph que yo seguía en la ciudad? ¿Por qué estaban buscándome? ¿Cómo podía mi vida estar en más peligro hoy que cualquier otro día?

Pero no los seguí.

Recordé la última cosa que me dijo mi madre. Yo me rehusé a usar la escalera de incendios, me rehusé a dejarla, pero ella me tomo por los brazos y me hizo mirarla. Magnus, corre. Escóndete. No confíes en nadie. Yo te encontraré. Hagas lo que haga, no vayas con Randolph y le pidas ayuda.

Entonces, antes de que lograra salir por la ventana, la puerta de nuestro apartamento estalló en astillas. Dos pares de brillantes ojos azules emergieron de la oscuridad….

Alejé a la memoria y observé al tío Frederick y a Annabeth caminar alejándose de mí, virando al este hacia la Common.

El tío Randolph…por alguna razón, el había contactado a Frederick y a Annabeth. Él los había traído hasta Boston. Todo este tiempo, ellos no sabía que mi madre estaba muerta y yo perdido. Parecía imposible, pero si fuera posible, ¿Por qué Randolph les había dicho ahora?

Sin confrontarlo directamente, solo podía pensar en una forma de conseguir respuestas. Su casa estaba en Back Bay, a una fácil caminata desde aquí. Acordando con Frederick, Randolph no estaba en ella. Estaba en alguna parte de South End, buscándome.

Hacía nada había empezado un buen día para hacer un poco de allanamiento de morada, y decidí hacerle una pequeña visita.


Última edición por parejaquicktime el 03/12/15, 07:06 am, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
parejaquicktime
Mortal que ve en la niebla
Mortal que ve en la niebla
avatar

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/08/2014
Edad : 39
Localización : Valencia, Venezuela

MensajeTema: Re: Libro Magnus Chase y los dioses de Asgard - 01 La espada de Verano   03/11/15, 10:35 am

Capítulo 2: El Hombre con el Sostén de Metal

"LA MANSIÓN FAMILIAR APESTABA”
Claro, uno no pensaría eso. Cualquiera vería la masiva construcción de seis pisos con sus gárgolas en las esquinas del tejado, el cristal labrado de la ventana, escalones delanteros de mármol, y todo lo demás blah blah blah de detalles-que-demuestran-que aquí-vive-un-rico. Te preguntarás por qué duermo en las calles.

Dos palabras: Tío Randolph.

Era su casa. Al ser el hijo mayor, la había heredado de mis abuelos, que murieron antes de que yo naciera. Nunca supe demasiado acerca del drama familiar, pero había mucha mala sangre entre los tres hijos: Randolph, Frederick, y mi mamá. Luego del Gran Desastre del Día de Acción de Gracias, nunca volvimos a visitar la ancestral mansión. Nuestro departamento estaba a unos pocos kilómetros, pero Randolph bien podría haber vivido en Marte.

Mi madre sólo lo mencionaba si conducíamos por ahí. Entonces señalaría el lugar de la manera en la que señalas un acantilado peligroso. "¿Lo ves? Ahí está. Evítalo."

Luego de que empecé a vivir en las calles, a veces venía por las noches. Espiaba por las ventanas, y veía brillantes fundas de espadas y hachas, extraños cascos que me observaban desde la pared, estatuas recortadas contra las ventanas superiores como fantasmas petrificados.

Varias veces considere escabullirme en el interior, pero nunca me sentí tentado de tocar la puerta.

Por favor, tío Randolph, sé que odiabas a mi madre y no me has visto en diez años sé que te interesan más tus mohosas colecciones que tu familia; pero, ¿podría vivir en tu linda casa y comer las sobras de tus tostadas de pan?

No, gracias. Prefería vivir en las calles, comiendo falafels viejos del centro de ayuda.

Aun así...me imaginaba que sería bastante fácil entrar, observar los alrededores y encontrar algunas respuestas acerca de lo que estaba pasando. Y estando ahí, quizás podría tomar algo para llevar.

Lo lamento si eso ofende tu sentido del bien y el mal.

Oh, espera. No lo lamento.

No le robo a cualquiera. Les robo a idiotas odiosos que tienen demasiado. Si conduces un nuevo BMW y lo estacionas en un lugar para discapacitados sin una placa especial, entonces sí, no tengo problema en romper tu ventana y tomar un poco de cambio. Si estás saliendo de una importante tienda con tu bolsa de pañuelos de seda, tan ocupada hablando por tu celular y empujando a la gente fuera del camino sin prestar atención, estoy ahí, listo para tomar tu billetera. Si puedes permitirte cinco mil dólares para corregir tu nariz, puedes permitirte comprarme la cena.

Soy el juez, el jurado, y el ladrón. Y en lo que se refería a idiotas odiosos, el tío Randolph claramente era uno.

La casa estaba en frente de la Avenida frente al Commonwealth Mall. Di un rodeo hasta el poéticamente nombrado Pasillo Público 429. El lugar para estacionar de Randolph estaba vacío. Las escaleras guiaban hacia la entrada subterránea. Si había algún sistema de seguridad, no lo veía. La puerta sólo tenía una cerradura como única protección. Vamos, Randolph. Al menos dame un desafío.

Dos minutos después estaba dentro.

En la cocina tome un poco de pavo, dulces, y leche del envase. No había falafel. Demonios. Realmente quería uno ahora. Pero encontré una barra de chocolate que me guardé en el bolsillo para después (el chocolate debe ser saboreado, no apurado). Luego fui arriba hacia un mausoleo de muebles de caoba, alfombras orientales, pinturas al óleo, pisos de mármol, y candelabros de cristal...Era embarazoso, ¿quién vivía así?

Cuando tenía seis años, no podía apreciar lo caro que era todo esto, pero mi impresión general de la mansión era la misma: oscura, opresiva, aterradora. Era difícil imaginarse a mi mamá creciendo aquí. Era fácil entender por qué era fanática de los espacios abiertos.

Nuestro departamento había sido acogedor, pero a mamá nunca le había gustado estar adentro. Siempre había dicho que su verdadero hogar era Blue Hills. Solíamos ir a acampar y escalar sin importar el clima, aire fresco, sin paredes o techos, y sin otra compañía que los patos, los gansos y las ardillas.

Este caserón, en comparación, se sentía como una prisión. Parado solo en la habitación, mi piel temblaba con escalofríos.

Subí al segundo piso. La biblioteca olía a limpiador de limón y cuero, justo como lo recordaba. A lo largo de una pared había un vidrio lleno con los sucios cascos vikingos y hachas corroídas de Randolph. Mamá una vez me dijo que Randolph daba historia en Harvard antes de ser despedido por una gran desgracia. Nunca había entrado en detalles, pero claramente el tipo aún estaba loco por estos artefactos.

Eres más listo que cualquiera de tus tíos, Magnus. Me dijo una vez. Con tus notas, fácilmente podrías entrar a Harvard.

Eso había sido cuando aún estaba viva, yo todavía estaba en la escuela, y tenía un futuro que se extendía más allá de mi próxima comida.

En una esquina de la oficina de Randolph había un gran pedazo de roca, como una lápida, tenía el frente pintado y elaborado con diseños en rojo. En el centro había un dibujo tosco de alguna feroz bestia, quizás un león o un lobo.

Me encogí de hombros. “Es Mejor si no pensar en lobos ahora."

Me acerqué a la mesa de Randolph. Había estado esperando por una computadora o un bloc de notas con información útil - algo que explicara por qué me buscaban. En su lugar, lo que había extendidos a través de todo el escritorio eran trozos de pergamino, delgados y amarillos como la piel de una cebolla. Los mapas parecían la tarea de un niño de escuela para “estudios sociales” pero hechos en la época medieval: bocetos débiles de una costa, varios puntos marcados en un alfabeto no reconocía. Y encima de de ellos, como un pisapapeles, había una bolsa de cuero.

Me cortó la respiración. Reconocí esa bolsa. Me desaté el cordón y cogí una de las fichas de dominó ... excepto que no era un dominó. Ese era lo que pensé yo que eran cuanto tenía 6 años, pero era uno de esos con lo habíamos estado jugando Annabeth y yo. Con los años, mi recuerdo lo había visto como dominós. Pero, en lugar de puntos, estas piedras estaban pintadas con símbolos rojos.

El que está en mi mano tenía la forma de una rama de árbol o una F deforme:


                 


Mi corazón latía con fuerza. No estaba seguro de por qué. Me pregunté si venir aquí había sido una buena idea. Las paredes se sentían como si se estuviesen acercando. En la gran lápida de roca en la esquina, el dibujo de la bestia parecía burlarse de mí, su contorno rojo brillaba como la sangre fresca.

Me acerqué a la ventana. Pensé que me ayudaría el mirar hacia afuera. A lo largo del centro de la avenida extendía hacia el Commonwealth Mall  había un sendero de parque cubierto de nieve. Los árboles desnudos se encadenan con luces blancas de Navidad. Al final de la manzana, dentro de una cerca de hierro, la estatua de bronce de Leif Erikson miraba de pie en su pedestal, con la mano ahuecada sobre los ojos. Leif miró hacia el paso elevado sobre el Charlesgate como diciendo: ¡Mira, he descubierto una autopista!
Mi madre y yo solíamos bromear sobre Leif. Su armadura estaba a sus pies: una falda corta y una coraza que parecía un Sostén Vikingo.

No tenía ni idea de por qué esa estatua estaba en medio de Boston, pero pensé que no podía ser una coincidencia que el tío Randolph creciera para estudiar La historia de los vikingos. Había vivido aquí toda su vida. Probablemente había mirado a Leif todos los días por la ventana. Tal vez fue así como el niño Randolph había pensado, “Algún día, quiero estudiar a los Vikingos. ¡Los hombres que usan sujetadores metálicos son cool!”
Mis ojos se dirigieron a la base de la estatua. Alguien estaba allí de pie... mirándome.

¿Sabes cuando ves a alguien fuera de contexto y que te lleva un segundo para reconocerle?
En la sobra de Leif Erikson había un hombre alto y pálido, con una chaqueta de cuero negro, pantalones negros y botas puntiagudas de motociclista. De pelo corto y en punta, y era tan rubio que su cabello era casi blanco. Su único toque de color era un pañuelo rojo y blanco a rayas envuelto alrededor de su cuello y caía sobre sus hombros como si fuese un bastón de caramelo derretido.

Si no lo conociera, podría haberlo confundido con alguien haciendo cosplay de algún personaje de anime. Pero yo lo conocía. Era Hearth, mi compañero sin hogar especie de “mamá” sustituto.
Eso me desconcertó, y me sentí un poco ofendido. ¿me habrá  visto en la calle y me siguió hasta aquí? Yo necesitaba un elfo-acosador cuidando de mí a cada momento.
Extendí mis manos: ¿Qué estás haciendo aquí?
Hearth hizo un gesto como si estuviera arrancando algo de su mano ahuecada y luego lo tiró a la basura.
Después de dos años de andar alrededor de él, me estaba poniendo muy bueno en la lectura de lenguaje de signos.
Él estaba diciendo “¡SAL DE ALLÍ!”.
Él no se veía alarmado, pero era difícil saberlo con Hearth. Él nunca mostraba mucha emoción.
Cada vez que pasamos el rato, que en su mayoría sólo me miraba con esos pálidos ojos grises como si estuviera esperando que yo explotase.
Perdí valiosos segundos tratando de averiguar lo que él quería decir, y por qué estaba allí cuando se suponía debía estar en Copley Square.
Hizo un gesto de nuevo: las dos manos apuntando hacia delante con dos dedos, sumergiendo arriba y abajo dos veces.
“Date Prisa”.
“¿Por qué? “Le dije en voz alta.
Detrás de mí, dijo una voz profunda dijo, “Hola, Magnus.”
Casi salté fuera de mis zapatos de la sorpresa. De pie en la puerta de la biblioteca estaba un hombre fornido con una barba blanca recortada y un gorro de pelo gris. Llevaba un abrigo de cachemir beige sobre un traje de lana oscura. Sus manos enguantadas agarraban el mango de un bastón de madera pulida con una punta de hierro. La última vez que lo había visto su cabello era negro, pero la voz era la misma.
“Randolph.”
Él inclinó la cabeza un milímetro. “Qué agradable sorpresa. Me alegro de que estés aquí”. El no sonaba sorprendido ni contento. “Nosotros no tenemos mucho tiempo.”
La comida y la leche comenzaron a agitarse en mi estómago. “¿mu..mucho tiempo... antes de qué?
De repente él frunció su seño. Arrugó su nariz como si detectase un olor ligeramente desagradable. “hoy cumples dieciséis, ¿no es así? Ellos vendrán a matarte.


Última edición por parejaquicktime el 03/12/15, 07:07 am, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
parejaquicktime
Mortal que ve en la niebla
Mortal que ve en la niebla
avatar

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/08/2014
Edad : 39
Localización : Valencia, Venezuela

MensajeTema: Re: Libro Magnus Chase y los dioses de Asgard - 01 La espada de Verano   03/11/15, 11:57 am

Capítulo 3 – No aceptes aventones de parientes desconocidos.

Bueno, ¡feliz cumpleaños para mí!

¿Ya era 13 de Enero? Honestamente, no tenía ni idea. El tiempo vuela cuando estás durmiendo bajo los puentes y comiendo de los basureros.
Así que tenía ya oficialmente dieciséis años. De regalo, me encontraba acorralado por el Tío Raro, quien me anunciaba que yo estaba marcado para ser asesinado.

“¿Quién..?" Empecé a preguntar. “¿Tu sabes que? Olvídalo. Fue agradable verte, Randolph. Pero me voy ahora.”

Randolph se mantuvo en la puerta, bloqueando mi salida. Señaló con la punta de hierro de su bastón hacia mí. Yo Juraría que podía sentirlo empujando contra mi esternón a través del cuarto.

“Magnus, tenemos que hablar. Yo no quería que ellos te tomaran. No después de lo sucedido a tu madre... “

Un puñetazo en la cara hubiera sido menos doloroso.

Los recuerdos de esa noche hilaron a través de mi cabeza como un caleidoscopio repugnante: Nuestro apartamento, el edificio temblando, un grito desde el piso de abajo, mi madre - que había estado tensa y paranoica todo el día - arrastrándome hacia la escalera de incendios, diciéndome que corriera. La puerta astillándose y rompiéndose. Desde el pasillo, dos bestias surgieron, sus pieles del color de la nieve sucia, sus ojos azul brillante. Mis dedos se resbalaron de la barandilla escalera de incendios y caí, aterrizando en una pila de bolsas de basura en el callejón. Momentos más tarde, las ventanas de nuestro apartamento explotaron, vomitando fuego.
Mi mamá me había dicho que corriera. Y eso hice. Ella había prometido encontrarme luego. Pero ella nunca lo hizo. Más tarde, en las noticias, me enteré de que su cuerpo había sido recuperado del fuego. La policía me estaba buscando a mí. Tuvieron preguntas: signos de incendio premeditado; mi record de problemas disciplinarios en la escuela; informes de vecinos sobre gritos y un gran estruendo de nuestro apartamento justo antes de la explosión; el hecho de que yo había huido de la escena. Ninguno de los informes mencionaba lobos con ojos brillantes.
Desde aquella noche me había estado escondiendo, viviendo por debajo del radar, demasiado ocupado sobreviviendo para llorar adecuadamente a mi madre, preguntándose si esas bestias habían sido una alucinación... pero sabía que no era así.
Ahora, después de todo este tiempo, el tío Randolph quería ayudarme.
Agarré la pequeña piedra de dominó con tanta fuerza que sentía clavárseme en mi palma.

"Tú no sabes lo que pasó con mi madre. Nunca te preocupaste por ninguno de nosotros dos“.

Randolph bajó su bastón. Se inclinó sobre el pesadamente y se quedó mirando la alfombra. Casi podía creer que en verdad había lastimado sus sentimientos.

“Le rogué a tu madre” , dijo. “Yo quería que ella te trajera a vivir aquí .. donde yo pudiera protegerte. Pero ella lo rechazó. Después de su muerte...” Él negó con la cabeza.  “Magnus, no tienes ni idea de cuánto tiempo he estado buscándote, o la cantidad de peligro en la que estás”.

“Yo estoy bien”, le espeté, aunque mi corazón latía con fuerza contra mis costillas. “He estado cuidando de mí mismo muy bien. “
-Tal Vez, pero esos días han terminado. “La certeza en la voz de Randolph me dio un escalofrío.” – Ya tienes dieciséis años, la edad de la madurez. Ya te les escapaste una vez, la noche que tu madre murió. Pero ellos no te permitirán a escapar de nuevo. Esta es nuestra última oportunidad. Deja que te ayude o no vivirás otro día“.
Un rayo de luz invernal bajó y se movió a través del espejo de cristal rompiéndose en rayos de colores, bañando la cara de Randolph, cambiando su color como si fuese un camaleón.

No debería haber venido aquí. ¡Estúpido!, ¡estúpido!, ¡estúpido!. Una y otra vez, mi madre me había dado un solo claro mensaje: No vayas a donde Randolph. Y Sin embargo, allí estaba ahora. Cuanto más lo escuchaba, más aterrorizado me sentía, pero a la vez cuanto más desesperadamente que quería oír lo que tenía que decir.

“Yo no necesito tu ayuda”. Puse el pequeño dominó extraño sobre el escritorio. “No quiero..”

“Yo sé de los lobos.”

Eso me detuvo.

“Sé lo que viste”, continuó. “Yo sé quién envió esas criaturas. Independientemente de lo que la policía crea, sé cómo realmente murió tu madre.”

“¿Cómo…?”

“Magnus, hay tantas cosas que necesito decirte acerca de tus padres, acerca de tu herencia ... Sobre tu padre.”

Un cable helado me recorrió la espina dorsal. “¿Tú conociste a mi padre?”
Yo no quería darle a Randolph cualquier oportunidad. Vivir en la calle me había enseñado lo peligroso que el descuidarse podía ser. Pero yo ya había picado en anzuelo. Como necesitaba escuchar esta información. y a juzgar por el brillo de sus ojos, él lo sabía.

“Sí, Magnus. La identidad de tu padre,  el asesinato de tu madre, la razón por la que rechazó mi ayuda ... Todo está conectado”. Hizo un gesto hacia colección de artefactos vikingos. “Toda mi vida, he estado trabajando hacia una meta. He estado tratando de resolver un misterio histórico. Hasta hace poco tiempo, no había visto el todo cuadro. Pero ahora lo hago. Todo ha sido encaminado a el día de hoy, tu decimosexto cumpleaños.”

Retrocedí hasta la ventana, tan lejos de lo que me podía mantener del  tío Randolph. “Mira, yo no comprendo el noventa por ciento de lo que me estás diciendo, pero si tú me puedes decir algo acerca de mi padre..”

El edificio fue sacudido como una salva de cañones a corta distancia - un estruendo tan fuerte que lo sentí que en mis dientes.

“Van a estar aquí pronto,” Randolph me advirtió. “Nos estamos quedando sin tiempo. “

“¿Quienes son “ellos”?”

Randolph fue cojeando hacia adelante, apoyándose en su bastón. Su rodilla derecha no parecía funcionar.  “Se que te estoy pidiendo mucho, Magnus. Y no tienes ninguna razón para confiar en mí. Pero tienes que venir conmigo “¡ahora mismo!”. Sé dónde está tu derecho de nacimiento.” el apuntó a los mapas antiguos sobre el escritorio. “Juntos, podemos recuperamos lo que es tuyo. Eso es la única cosa que podrá protegerte”.

Miré por encima del hombro, a través de la ventana. Abajo, hacia el Commonwealth Mall, Hearth había desaparecido. Yo debería haber hecho lo mismo. En cuanto a tío Randolph, traté de ver cualquier parecido con mi madre, algo que me pudiera inspirarme a confiar en él. No encontré nada. Su imponente estatura, los intensos ojos oscuros, su rostro sin sentido del humor y facciones duras ... que era exactamente lo contrario de mi madre.

“Mi coche está en la parte de atrás” , dijo.

“m…tal vez deberíamos esperar a Annabeth y el tío Frederick.”

Randolph hizo una mueca. “Ellos no me creen. Ellos nunca me creyeron. Fuera de la desesperación, como último recurso, los llevé a Boston para ayudarme a buscarte pero ahora que estás aquí…”  
El edificio se estremeció de nuevo. Esta vez, el rugido se sentía más y más fuerte. Quería creer que provenía de alguna construcción, o de alguna ceremonia militar, o cualquier cosa fácilmente explicable. Pero mi instinto me decía lo contrario. El ruido sonaba como la pisada de un pie gigantesco… justo como el ruido que había sacudido nuestro apartamento hace dos años.

“Por favor, Magnus.” La voz de Randolph tembló. “Perdí a mi propia familia por esos monstruos. Perdí a mi esposa, mis hijas.”

“¿Tú..  tenías una familia? Mi mamá nunca dijo nada…”

“No, no debía hacerlo. Pero tu madre ... Natalie era mi única hermana. La amé mucho. Me dolió mucho perderla. No puedo perderte, también. Ven conmigo. Tu padre dejó algo para tí para que lo encuentres - algo que va a cambiar los mundos.”

Demasiadas preguntas llenaban mi cerebro. No me gustaba la luz de locura en los ojos de Randolph. No me gustaba la forma en que dijo “los mundos”, en plural. Y yo no creía que había estado buscándome desde que mi madre murió. Mi mente estaba en alerta. Si Randolph había estado preguntando acerca de mí por mi nombre, alguno de mis amigos de la calle me hubiesen avisado, como Blitz había hecho esta mañana con Annabeth y Frederick. Algo había cambiado… algo había hecho que Randolph decidiese que yo valía la pena ser buscado.

“¿Y si yo sólo corro?” , Le pregunté. “¿Vas a tratar de detenerme?”

"Si corres, te encontrarán. Y te mataran. "

Mi garganta se sentía como si estuviera llena de bolas de algodón. No confiaba en Randolph. Por desgracia, yo creía que él hablaba en serio acerca de las personas que trataban de matarme. Su voz tenía el anillo de la verdad.

“Bueno, entonces,” le dije, “vamos a ir a dar un paseo.”


Última edición por parejaquicktime el 03/12/15, 07:09 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
parejaquicktime
Mortal que ve en la niebla
Mortal que ve en la niebla
avatar

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/08/2014
Edad : 39
Localización : Valencia, Venezuela

MensajeTema: Re: Libro Magnus Chase y los dioses de Asgard - 01 La espada de Verano   03/11/15, 01:59 pm

Capítulo 4 – En serio, el tipo no sabía conducir.

¿Han oído hablar que los conductores de Boston son malos? Ese es mi tío Randolph.
Mi tío asesinaba su BMW 528i (por supuesto que tenía que ser un BMW) y destrozaba la avenida Commonwealth, haciendo caso omiso de las luces de los semáforos, tocando la bocina a otros coches, zigzagueando al azar de carril a carril.

“Te fallaste a un peatón” , le dije. “¿Quieres regresar y atropellarlo?"

Randolph estaba demasiado distraído para responder. Él no dejaba de mirar al cielo como buscando nubes de tormenta.

Aceleró el BMW a través de la intersección en Exeter.

“Así que” dije, “¿a dónde vamos?”

“El puente.”

Eso lo explicaba todo. Solo había, como, veinte puentes en el área de Boston.

Me pasé la mano por el asiento de cuero con calefacción. Habían pasado tal vez seis meses desde que me había montado en un coche.
La última vez había sido un Toyota de un trabajador social. Antes de eso, una patrulla de policía. Las dos veces había utilizado un nombre falso. Las dos veces había escapado, pero en los últimos dos viajar en coche para mí era igual que llegar a tener un celular. Y no estaba seguro de que mi suerte hubiese cambiado para mí el día de hoy.

Esperé que Randolph respondiese a cualquiera de las pequeñas e insistentes preguntas que tenía, como, oh: ¿Quién es mi papá? ¿Quién mató a mi madre? ¿Cómo perdiste a tu esposa e hijas? ¿Estas loco? ¿De verdad tienes que llevar ese perfume con aroma a clavo de olor?

Pero él estaba demasiado ocupado causando estragos en el tráfico.
Por último, sólo para hacer una pequeña charla, le pregunté: “Entonces, ¿quién está tratando de matarme?

Se dio la vuelta a la derecha en Arlington. Rodeamos el jardín público, más allá de la estatua ecuestre de George Washington, las hileras de postes de luz y setos cubiertos de nieve. Tuve la tentación de saltar del coche, rodear de nuevo al estanque con cisnes y ocultarme en mi saco de dormir.

"Magnus", dijo Randolph, “He hecho el trabajo de mi vida estudiando la nórdica en el Norte América. '

“Wow, gracias,” dije. “Eso realmente respondió a mi pregunta.”

De repente Randolph me recordó a mi mamá. Él me lanzó la misma mueca de exasperación, la misma mirada por encima de sus gafas, como diciéndome diciéndome, “por favor, chico, corta el sarcasmo”. La similitud hizo que me doliera el pecho.

“Muy bien,” le dije. “Estaba bromeando. Exploración nórdica. ¿Te refieres a los vikingos?.
Randolph hizo una mueca. “ Bueno ... Vikingo significa “asaltante o invasor”. Eso más bien una descripción del trabajo. No todos los nórdicos eran vikingos. Pero, sí, esos tipos.”

“La estatua de Leif Erikson ... ¿Eso significa que los Vikingos…, es decir, los nórdicos..  Descubrieron Boston? Yo pensaba que los peregrinos hicieron eso.”

"Te podría dar una conferencia de tres horas solo de ese tema.”

“Por favor, no lo hagas.”

"Basta decir, los nórdicos exploraron América del Norte e incluso construyeron asentamientos por el año 1000, casi quinientos años antes que Cristóbal Colón. Los estudiosos están de acuerdo en eso".

“Eso es un alivio. Odio cuando los estudiosos no están de acuerdo.”

“Pero nadie está seguro de qué tan lejos al sur los nórdicos navegaron. ¿hicieron ellos lo que es hoy es Estados Unidos? Esa estatua de Leif Erikson ... ese fue el proyecto favorito de un pensador visionario del 1800,  un hombre llamado Eben Horsford. Estaba convencido de que Boston fue el asentamiento nórdico perdido de Norumbega, su punto más lejano de la exploración. Tenía un instinto, una corazonada, pero ninguna prueba real. La mayoría de los historiadores escriben sobre él como si fuese un chiflado.

Me miró significativamente.
“Déjame adivinar ... no crees que haya sido un chiflado.” Me resistí a la tentación de decir, “solo un chiflado le cree a otro chiflado”.

“Esos mapas en mi escritorio” , dijo Randolph. “Ellos son la prueba. Mis colegas dicen que son falsificaciones, pero no lo son. Yo aposté mi reputación en él!”

Y es por eso que te despidieron de Harvard, pensé.

“Los exploradores nórdicos si llegaron tan lejos” , continuó. "Ellos estaban buscando algo...” y lo encontraron aquí. Uno de sus barcos se hundió cerca de aquí. Durante años pensé que el naufragio se encontraba en Bahía de Massachusetts. He sacrificado todo para encontrarlo. Compré mi propio barco, llevé a mi esposa, a mis hijos en expediciones. La última vez que ... “ Su voz se quebró. “La tormenta salió de la nada, el fuego...”
No parecía ansioso por compartir más, pero me dio la impresión general: que había perdido a su familia en el mar. Él Realmente había apostado todo en su loca teoría por los vikingos en Boston.

Me sentí mal por el hombre, seguro. Pero, no quería ser yo su próxima víctima.

Nos detuvimos en la esquina de Boylston y Charles.

“Tal vez sólo voy a salir aquí”. Probé jalando de la manija. Pero la puerta estaba cerrada por el lado del conductor.

“Magnus, escucha. No es casualidad que nacieras en Boston. Tu padre quería a encontrar lo que perdió hace dos mil años.”

Mis pies se nervioso. “¿Acabas de decir ... dos mil años?”

“AJA, ¡ya estuvo!.”

Consideré gritar y golpear la ventana. ¿Alguien puede ayudarme? Si pudiera salir de ese coche, tal vez yo podría encontrar al tío Frederick y Annabeth, suponiendo que estuviesen menos locos que Randolph.

Nos dimos la vuelta en la calle Charles, en dirección norte entre el jardín público y la calle Common.

Randolph podría haber estado llevándome a cualquier lugar, Cambridge, el North End, o alguna otro sitio donde arrojar mi cuerpo.

Traté de mantener la calma. “Dos mil años ... eso es una vida más larga que el promedio.”

El rostro de Randolph me recordó el hombre en la luna de los viejos dibujos animados en blanco y negro: pálido y redondo, sin hueso y con cicatrices, con una sonrisa secreta que no era muy amable. “Magnus, ¿qué sabes sobre la mitología nórdica?”

“Esto sólo se pone mejor y mejor”, pensé.

“Umm, no mucho. Mi mamá tenía un libro de imágenes que solía leerme cuando era pequeño. Y ¿no hay un par de películas sobre Thor?

Randolph sacudió la cabeza con disgusto. “Esas películas ... ridículamente inexacta. Los dioses reales de Asgard…  Thor, Loki, Odin y el resto…  son mucho más poderosos, mucho más aterradores que nada Hollywood pudiese inventar.

“Pero ... son mitos. No son reales.”

Randolph me dio una especie de mirada de lástima. “Los mitos son simplemente historias acerca de las verdades que hemos olvidado.”

“Así que, mira, acabo de recordar que tengo una cita por aquí.”

“Hace un milenio, los exploradores nórdicos llegaron a esta tierra.” Randolph nos llevó más allá de Cheers Bar en Beacon Street, donde los grupos de turistas estaban tomando fotos de sí mismos frente a la señal. Allí mismo había un folleto arrugado deslizándose por la acera: tenía una palabra “PERDIDO” y una vieja foto mía. Uno de los turistas lo pisó.

“El capitán de esos exploradores,” Randolph continuó, “ era un hijo del dios Skirnir.”

“El hijo de un dios.ok,  En realidad, en cualquier lugar por aquí es bueno. Puedo caminar.”

“Ese hombre llevaba un artículo muy especial”, dijo Randolph,” algo que perteneció a tu padre. Cuando el barco nórdico sucumbió en una tormenta, el temió se hubiese perdido. Pero tú - tú tienes la capacidad de Encontrarlo.”

Probé la puerta de nuevo. Aún bloqueada.

¿Cuál es la parte realmente mala? mientras más hablaba Randolph, menos podía convencerme a mí mismo de que él estaba loco. Su historia se filtró en mi mente…  las tormentas, los lobos, los dioses, Asgard. Las palabras hicieron clic en su lugar como piezas de un rompecabezas que nunca habían tenido el coraje de terminar. Yo estaba empezando a creerle, y que tuve miedo de estarme volviendo tan loco como él.

Randolph dio la vuelta al camino de acceso para Storrow Drive. Aparcó a un metro sobre Cambridge Street. Hacia el norte, más allá de las vías elevadas de la estación de Mass General T, se elevaban las torres de piedra del  Puente Longfellow.

“¿Ahí es donde vamos? -, Le pregunté.

Randolph tomo algunas monedas del portavasos. “Todos estos años, estaba mucho más cerca de lo que pensaba. ¡Yo sólo te necesitaba a tí!

“Definitivamente estoy sintiendo el amor.”

“Tú tienes dieciséis años en la actualidad.” Los ojos de Randolph bailaban con entusiasmo. “Es el día perfecto para que tu puedaa reclamar su derecho de nacimiento. Pero es también lo que tus enemigos han estado esperando. Tenemos que encontrarlo primero.”

“Pero…”

“Confía en mí un poco más, Magnus. Una vez que tenemos el arma…”
“¿Arma? ¿Ahora mi derecho de nacimiento es un arma?”

“Una vez que lo tengas en tu poder, tu estarás mucho más seguro. Yo puedo explicártelo todo. Yo puedo te ayudar a entrenarte para lo que está por venir. "

Abrió la puerta del coche. Antes de que pudiera salir, lo tomé de la muñeca.
Normalmente evito tocar a la gente. El contacto físico me asusta. Pero necesitaba toda su atención.

“Dame una respuesta”, le dije. “Una respuesta clara, sin el rodeos ni conferencias de historia. Dijiste que conocías quien es mi padre. ¿Quién es él?”

Randolph colocó su mano sobre la mía, lo que me hizo retorcerme. Su palma era demasiado áspera y callosa para un profesor de historia.

“Por mi vida, Magnus, te juro que es la verdad: tu padre es un Dios nórdico. Ahora, date prisa. Estamos en un lugar de estacionamiento de veinte minutos”.


Última edición por parejaquicktime el 03/12/15, 07:11 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
parejaquicktime
Mortal que ve en la niebla
Mortal que ve en la niebla
avatar

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/08/2014
Edad : 39
Localización : Valencia, Venezuela

MensajeTema: Re: Libro Magnus Chase y los dioses de Asgard - 01 La espada de Verano   04/11/15, 12:45 pm

Capítulo 5 – Siempre quise destruir un Puente.

“¡No se puede dejar caer una bomba como esa y marcharse!” Grité cuando Randolph se alejó.
A pesar de su bastón y su pierna rígida, el tipo realmente podía moverse rápido. Era como un medallista de oro olímpico cojeando. Él siguió adelante, subiendo la acera del puente Longfellow así que corrí detrás de él, con el viento gritando en mis oídos.

Los pasajeros de la mañana venian llegando de Cambridge. Una sola línea de coches atravesaba la longitud del tramo, sin apenas moverse. Uno pensaría que mi tío y yo seríamos los únicos lo suficientemente tontos para cruzar a pie el puente a temperaturas bajo cero, pero, siendo este de Boston, media docena de corredores venian resoplando, con aspecto de estampas demacradas en sus monos de lycra. Una madre con dos niños en un cochecito estaba caminando en la acera opuesta. Sus hijos parecían tan felices como me sentía yo. Mi tío todavía iba quince pies por delante de mí.

“¡Randolph!” -le llamé –“¡Estoy hablando contigo!”

“La ribera del río,” murmuró. “..los sedimentos en las orillas ... acumulándose durante mil años de cambios en los patrones de marea…”  

“¡Yo!”- Cogí la manga de su abrigo de cachemir. “Repite eso de que un dios nórdico es mi Padre.”

Randolph escudriñaba nuestro entorno. Nos habíamos detenido en una de las principales torres del puente - un cono de granito crecía cincuenta pies por encima de nosotros. La gente decía que las torres parecían saleros y pimenteros gigantes, pero siempre había pensado que se parecían más a los Daleks del Doctor Who. (Ok, bien, lo admito, soy un nerd. Demándenme. Y, sí, incluso niños sin hogar ven la televisión de vez en cuando…  en las salas de recreación de los refugios, en equipos públicos de la biblioteca ... Tenemos nuestras formas de hacerlo.)

Un centenar de pies por debajo de nosotros, el río Charles brillaba de color gris acero, su superficie salpicada de manchas de nieve y hielo como la piel plateada de una serpiente pitón gigante.

Randolph se inclinó sobre la baranda lo que me hizo ponerme nervioso.

“La ironía,” murmuró. “Aquí, de todos los lugares...”

“Así que, entonces…”, le dije,” sobre mi padre...”

Randolph me tomó por el hombro. “Mira ahí abajo, Magnus. ¿Que ves?”

Miré por la borda con cautela. “Agua.”

“No, la ornamentación tallada, justo debajo de nosotros.”

Miré de nuevo. A mitad de camino por el lado del muelle, un estante de granito sobresalía sobre el agua como una caja de asientos del cine con una punta puntiaguda. “Se parece a una nariz.”

“No, es ... Bueno, desde este ángulo, si parece una nariz. Pero es la proa de un barco vikingo. ¿lo ves? Del el otro lado del puente hay otro, también. El poeta Longfellow.. por el cual fue nombrado este puente estaba fascinado por los nórdicos. Escribió poemas sobre sus dioses. Al igual que Eben Horsford, Longfellow creía que los vikingos habían explorado Boston. De ahí los diseños en el puente.”

“Deberías dar paseos turísticos”,  le dije. “Todos los fans de Longfellow pagarían mucho dinero.”

“¿No lo ves?” dijo Randolph todavía con su mano sobre mi hombro, lo que no me hacia sentirme menos nervioso. “Hay mucha gente que durante siglos lo han sabido. Ellos han sentido instintivamente, aunque no tuvieran pruebas. Esta zona ha sido visitada por los vikingos. ¡Este sitio era sagrado para ellos! Justo debajo de nosotros…  en algún lugar cerca de estos navíos decorativos…  está el naufragio de un barco vikingo real, y con él un cargamento de valor incalculable.”

“Yo todavía solo veo agua. Además quiero que me hables de papá.”

“Magnus, los exploradores nórdicos vinieron aquí en busca del eje de los mundos, el tronco del árbol. Ellos lo encontraron…”

Un pequeño boom hizo eco a través del río. El puente se sacudió. A una milla de distancia, en medio de la espesura de chimeneas y campanarios de Back Bay, una columna de humo negro aceitoso se elevó hacia el cielo.

Me estabilicé a mí mismo tomándome de la barandilla. “Um, ¿eso no fue tan cerca de tu casa, no?

La expresión de Randolph se endureció. Su barba sin afeitar brillaba como la plata a la luz del sol.

“Hay poco tiempo. Magnus, extiende tu mano sobre el agua. La espada está ahí abajo. Llámala. Concéntrese en ella como si fuera la cosa más importante en el mundo... como si fuese lo que tu más desearás”

“¿Una espada?, Yo… mira, Randolph, … se que estás teniendo un día duro, pero…”

“¡SOLO HAZLO!”.

La severidad de su voz me hizo estremecer. Randolph tenía que estar loco, hablando de dioses, espadas y antiguos naufragios. Sin embargo, la columna de humo sobre Back Bay era muy real. Las sirenas sonaron a la distancia. En el puente, los conductores atrapados asomaron sus cabezas por las ventanas para mirar boquiabiertos, sosteniendo smartphones y tomando fotos.

Y, por mucho que quisiera negarlo, las palabras de Randolph resonaron en mi cabeza. Por primera vez, me sentí como si mi cuerpo se sintonizara en la frecuencia correcta, como sí por fin había sido adaptado para coincidir con banda sonora de la mierda de mi vida.

Extendí mi mano hacia el río.

No pasó nada.

Desde luego que no pasó nada, me reprendí a mí mismo. ¿Qué esperabas?

El puente sacudió con más violencia. Más abajo por la acera, un corredor tropezó. Desde detrás de mí llegó el crujido de un coche chocando con otro. Sonaban los claxon.

Por encima de los tejados de Back Bay, una segunda columna de humo se elevó. Cenizas naranja cayeron como rocío como si estuviese cerca de una explosión era volcánica.

“Eso - eso fue mucho más cerca,”  señalé. “Es como si algo estuviera enfocándose en nosotros.”

Realmente esperaba Randolph dijera: “No, por supuesto que no. ¡No seas tonto!”
Parecía envejecer ante mis ojos. Sus arrugas se oscurecieron. Sus hombros caídos. Se inclinó en gran medida sobre su bastón. “Por favor, no otra vez,” murmuró para sí mismo. “No como la última vez.”

“¿La última vez?” Entonces me acordé de lo que había dicho sobre la pérdida de su esposa y sus hijas… una tormenta fuera de la nada, los incendios.

Randolph me miró a los ojos. “Vuelve a intentarlo, Magnus. Por favor.”

Extendí mi mano hacia el río. Me imaginé que sacaba a mi madre, tratando de traerla a ella desde el pasado… tratando de salvarla de los lobos y el apartamento en llamas. Busqué respuestas que pudieran explicar por qué la había perdido, por eso toda mi vida desde entonces había sido más que una espiral de descenso.

Directamente debajo de mí, la superficie del agua comenzó a lanzar vapor.  El hielo se derretía. La nieve se evaporaba, dejando un agujero en forma de una mano..  una mano, veinte veces más grande.

Yo no sabía cómo estaba haciendo eso. Había tenido la misma sensación que cuando mi mamá me enseñó a montar bicicleta. “No pienses en lo que estás haciendo, Magnus. No lo dudes, o te vas a caer. Solo continúa.”

Barrí mi mano hacia atrás y adelante. Cien pies más abajo, la mano humeante reflejaba mis movimientos, limpiando la superficie del Charles. De repente me detuve. Un puntito de calor golpeó el centro de mi palma como si yo hubiera interceptado un rayo de sol.
Algo estaba allí abajo... una fuente de calor enterrada profundamente en el barro helado del fondo del río. Yo cerré los dedos y tiré de eso. Un domo de agua se hinchó y se rompió como una burbuja de hielo seco. Un objeto parecido a un tubo de plomo salió disparado hacia arriba y aterrizó en mi mano.
No se veía para nada como una espada. Lo sostuve por un extremo, pero no había empuñadura. Si eso hubiera tenido alguna vez un punto o un borde afilado, no lo tenía ahora. La cosa era del tamaño adecuado para una hoja, pero se veía oxidada y corroída, lleno de incrustaciones de percebes y con una brillante capa de barro y limo petrificado, que ni siquiera podía estar seguro de que eso fuera de metal. En resumen, eso era la más endeble y repugnante triste pieza de chatarra que jamás hubiera salido mágicamente de un río.

“¡Por fin!” Randolph levantó los ojos al cielo. Me dio la sensación de que, si no fuera por su rodilla mala, él podría haberse arrodillado en el suelo y ofrecido una oración a los dioses nórdicos inexistentes.

“Sí.”  Levanté mi nuevo premio. “Ya me siento más seguro.”

“¡Tú puedes restaurarla!”, Dijo Randolph. “¡Solo inténtalo!”.

Giré la cuchilla. Me sorprendió que no se hubiese desintegrado ya en mi mano.

“No lo sé, Randolph. Esta cosa parece camino más allá de la restauración. Ni siquiera estoy seguro de que se pueda reciclar.

Si sueno ingrato o sarcástico, no me malinterpreten. La forma en que había sacado la espada fuera del río había sido tan genial que me asusté. Yo siempre había querido tener superpoderes. Pero no esperaba que el mío implicaría la restauración mágica de la basura de los lechos de los ríos. Los voluntarios de servicio comunitario iban a amarme.

“¡Concéntrate, Magnus!”, Dijo Randolph. “Date prisa, antes de…”

A cincuenta pies de distancia, el centro del puente estalló en llamas. La onda expansiva me empujó contra la barandilla. El lado derecho de mi cara se sentía como quemada por el sol. Los peatones gritaron. Algunos coches se desviaron y se estrellaron uno contra otro.

Por alguna estúpida razón, corrí hacia la explosión. Era como si no pudiera evitarlo. Randolph se arrastró tras de mí, llamándome por mi nombre, pero su voz parecía muy lejana, sin importancia.

El fuego bailaba a través de los techos de los coches. Ventanas rotas por el calor, la pulverización de la calle transformando grava en vidrio. Los conductores se apresuraron a abandonar sus vehículos y huyeron.

Se veía como si un meteoro hubiese caído contra el puente. Un círculo de diez pies de diámetro de asfalto estaba carbonizado y humeante. En el centro de la zona de impacto había una figura de tamaño humano: un hombre moreno con un traje oscuro.

Cuando digo oscuro, me refiero a que su piel era la más pura sombra, del color más negro que hubiera visto nunca. Un charco de tinta de calamar a media noche no hubiera sido tan negro. Su ropa era igual: una chaqueta bien cortada y pantalones, una camisa clara y corbata…  todos cortados por el tejido de una estrella de neutrones. Su rostro era inhumanamente guapo, como obsidiana cincelada. Su largo cabello estaba peinado hacia atrás en una mancha de aceite impecable. Sus pupilas brillaban como pequeños anillos de lava.

Pensé, si Satanás fuera real, se vería justo como este tipo.

Entonces pensé: No, Satanás sería un moco al lado de este tipo. Este tipo es como el consultor de moda de Satanás.

Entonces esos ojos rojos se fijaron en mí.

“Magnus Chase.” Su voz era profunda y resonante, su acento vagamente alemán o escandinavo.

“Me has traído un regalo.”

Una abandonada camioneta Toyota se interponía entre nosotros. Asesor de moda de Satanás se dirigió caminando directamente a través ella, entonces el metal se fusionó como si fuese cortado por el centro del chasis como un soplete a través de cera.
Las mitades chisporrotea del Toyota se derrumbaron tras él, las ruedas se derritieron en charcos humeantes.

“Yo te haré un regalo también”. El hombre oscuro me tendió la mano. Humo rizado salí de su manga y dedos de ébano. “Dame la espada y perdonaré tu vida.”


Última edición por parejaquicktime el 03/12/15, 07:11 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
parejaquicktime
Mortal que ve en la niebla
Mortal que ve en la niebla
avatar

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/08/2014
Edad : 39
Localización : Valencia, Venezuela

MensajeTema: Re: Libro Magnus Chase y los dioses de Asgard - 01 La espada de Verano   09/11/15, 07:50 am

Capítulo 6 – Abran paso a los Patitos o ellos te aplastaran la cabeza.

He visto algunas cosas raras en mi vida.

Una vez vi a una multitud de personas que llevan puesto nada más que Speedos y sombreros de Santa desplazándose por la calle Boylston en el medio del invierno. Conocí a un tipo que podía tocar la armónica con su nariz, una batería con sus pies, una guitarra con las manos y un xilófono con su trasero, todo al mismo tiempo. Conocí a una mujer que había adoptado un carrito de supermercado y la llamó Clarence. Luego estaba el tipo que decía ser de Alpha Centauri y mantuvo conversaciones filosóficas con los gansos de Canadá.

Así que un modelo masculino satánico bien vestido que podría derretir coches ... ¿por qué no? Mi cerebro sólo tenía que expandirse un poco más para darle cabida a la rareza.

El hombre oscuro esperó, con la mano extendida. El aire alrededor de él emanaba calor.

Alrededor de un centenar de pies más adelante del puente, un tren de pasajeros de la línea Red Line se detuvo. La conductora quedó boquiabierta ante el caos frente a ella. Dos corredores trataban de rescatar a un tipo sacándolo de un medio aplastado Prius. La señora con el cochecito doble estaba desabrochando sus niños gritando desesperada, las ruedas del cochecito se habían derretido en óvalos. De pie junto a ella, en lugar de ayudarle, un idiota levantó su teléfono inteligente y trató de filmar la destrucción. Su mano temblaba tanto que dudé de que estuviese recibiendo una buena imagen.

Ahora sobre mi hombro, Randolph dijo, “La espada, Magnus. ¡Úsala!”

Tuve la incómoda impresión de mi gran y corpulento tío estaba escondido detrás de mí.

El hombre oscuro se rio entre dientes. “Profesor Chase ... admiro su persistencia. Pensé que nuestro último encuentro habría roto su espíritu. Pero aquí está usted, dispuesto a sacrificar a otro miembro de su familia!”

“¡Cállate, Surt!” La voz de Randolph era estridente. “¡Magnus tiene la espada! Regresa a los fuegos de donde surgiste”.

Surt no parecía intimidado, aunque personalmente me encontré las palabraa “de donde surgiste” muy intimidantes.

El tipo de fuego me estudió como si yo fuera como los percebes incrustados en la espada.

“Entrégamela, muchacho, o te demostraré el poder de Muspell. Voy a incinerar este puente y a todos los que están en él”.

Surt levantó los brazos. Las llamas se deslizaron entre sus dedos. A sus pies, comenzó a burbujear el suelo pavimentado.

Más parabrisas explotaron. Las vías del tren gimieron. La conductora de la Línea Roja gritó frenéticamente en su walkie-talkie. El peatón con el teléfono inteligente se desmayó. La madre se desplomó sobre el cochecito, sus hijos todavía llorando bajo ella. Randolph gruñó y se tambaleó hacia atrás.

El calor del Surt no me hizo perder el conocimiento. Simplemente me hizo enojar. Yo no sabía quién era este fenómeno bastardo, pero reconocía a un matón cuando me encontraba con uno. Primera regla de las calles: Nunca dejes que un matón te quite tus cosas.

Señalé con “lo-que-alguna-vez-fue-una-espada” a Surt. “Tranquilízate, hombre. Tengo una pieza corroída de metal y no estoy miedo de usarla”.

Surt se burló. “Al igual que tu padre, no eres luchador.”

Apreté los dientes. “Bueno,” pensé, “es tiempo para arruinarle el traje a este tipo.”
Pero, antes de que pudiera entrar en acción, algo pasó zumbando mi oído y golpeó Surt en la frente.

Si hubiera sido una flecha real Surt hubiera estado en problemas. Afortunadamente para él, el proyectil solo era un juguete de plástico con un corazón de color rosa, de esos que se regalan para Día de San Valentín, supuse. Otro golpeó Surt entre los ojos con un chillido alegre, luego cayó a sus pies y se derritió rápidamente.

Surt parpadeó. Se veía tan confundido como yo.

Detrás de mí una voz familiar gritó, “¡Corre, chico, corre!”

Corriendo sobre el puente llegaron batalleando mis amigos Blitz y Hearth.  Bueno... decir “batalleando” implicaría que fueran impresionantes. En realidad no lo eran. Por alguna razón, Blitz se había puesto un sombrero de ala ancha y gafas de sol, junto con su abrigo negro, por lo que parecía un sucio, hambiento y bajito sacerdote italiano. En sus manos enguantadas mantenía agarrado fuertemente un listón de madera temible con una brillante señal de tráfico amarilla que decía: “Dar Paso a los patitos”.

La bufanda de rayas rojas de Hearth se arrastró detrás de él como alas. Hearth acomodó otra flecha en un arco rosado de plástico de Cupido apuntando contra Surt.

Bendije sus dementes y pequeños corazones. Entendí donde habían conseguido sus armas ridículas: el almacén de juguetes en Charles Street. Yo había acampado frente a ese lugar en ocasiones, y tenían esas cosas en su vitrina. De alguna manera, Blitz y Hearth bebieron seguirme aquí. En su prisa, que habían se habían armado a la carrera, tomando los objetos mortales más cercanos. Siendo solo chicos sin hogar algo locos, no habían elegido muy bien.

¿Tonto y sin sentido? Puedes apostarlo. Pero calentó mi corazón tanto que sentí que me salía del pecho.

“¡Vamos a cubrirte!” Blitz gritó hacia mí. “¡Corre!”

Surt no esperaba un ataque de vagabundos con armas de juguete. Se quedó allí confundido mientras Blitz lo golpeó en la cabeza con la señal de “Dar paso a los patitos”. La siguiente flecha chillona de Hearth falló y me golpeó en el trasero.

“¡Hey!” Me quejé.

Siendo sordo, Hearth no podía oírme. Pasó corriendo junto a mí y se unió a la batalla, atacando a Surt en el pecho con su arco de plástico.

Finalmente Surt cansado del juego. Él dio un revés y golpeó Hearth enviándolo volando a través del suelo. Luego pateo a Blitz en el pecho con tanta fuerza el pequeño chico tropezó hacia atrás y aterrizó en su trasero justo en frente de mí.

“¡Basta ya!”. Surt extendió su brazo. De la mano abierta, una llama de fuego en espiral se alargó hasta que se convirtió en una especie de espada curva hecha de llama blanca.

“Estoy molesto ahora. Todos morirán”.

“¡Por los Dioses!” Blitz tartamudeó. “Este no es sólo cualquier gigante de fuego. Ese es el “El Gigante Negro”!”.

¿Es diferente de uno Amarillo? Quería preguntarle, pero la visión de la espada de fuego me quito las ganas de bromear.

Alrededor de Surt, las llamas comenzaron a girar. Una tormenta de fuego en espiral se extendió al exterior, derritiendo los coches en escombros, licuando el asfalto, haciendo estallar remaches desde el puente como corchos de champán.


Y yo pensaba que era caliente antes. Ahora Surt realmente estaba subiendo la temperatura.

Hearth se desplomó contra la barandilla a unos treinta pies de distancia. Los peatones inconscientes y los automovilistas atrapados no durarían mucho tiempo tampoco. Incluso si las llamas no los tocaban, ellos morirían por asfixia o del golpe de calor. Pero, por alguna razón, el calor todavía no me afectaba.

Randolph tropezó, colgando de mi brazo con todo su peso. “Yo… yo... hum, umm...”

“Blitz”, dije, “Saca a mi tío de aquí. Arrástrale si tienes que hacerlo.”

Las gafas de sol de Blitz humeaban. El ala de su sombrero estaba comenzando a arder. “Chico, no se puede luchar contra ese tipo. Ese es Surt, El Gigante Negro en persona!”

“Ya dijiste eso”

“Pero Hearth y yo… ¡se supone que debemos protegerte!”.

Quería gritarle, “¡estás haciendo un gran trabajo con la señal de Dar Paso a los Patitos!” Pero, ¿qué podía esperar de un par de vagabundos sin hogar? No eran exactamente comandos entrenados. Eran sólo mis amigos. No había manera de que los dejara morir defendiéndome. En cuanto a tío Randolph... que apenas si le conocía. Ni siquiera me agradable mucho. Pero él era familia. Él había dicho que no podía soportar perder a otro miembro de la familia. Sí, bueno, yo tampoco podía hacerlo. Esta vez no iba a huir.

“¡Ve!”, le dije a Blitz. “Voy por Hearth”.

De alguna manera Blitz logró cargar a mi tío. Y Juntos tropezaron fuera.

Surt rió. “La espada será mía, muchacho. No se puede cambiar el destino. ¡Voy a reducir el mundo a cenizas!”

Me volví hacia él. – “Estás empezando a molestarme de veras. Tendré que matarte ahora”.

Entonces entré en el muro de llamas.


Última edición por parejaquicktime el 03/12/15, 07:12 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
parejaquicktime
Mortal que ve en la niebla
Mortal que ve en la niebla
avatar

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/08/2014
Edad : 39
Localización : Valencia, Venezuela

MensajeTema: Re: Libro Magnus Chase y los dioses de Asgard - 01 La espada de Verano   09/11/15, 11:34 am

Capítulo 7 – Te vez genial sin nariz, en serio.

Seguro estás pensando “Wow, Magnus. ¡Eso fue estúpido!” Gracias. Tengo mis momentos.

Normalmente no suelo entrar en paredes de llamas. Pero tuve la sensación de que no me harían daño. Lo sé que suena raro, pero hasta ahora no me había desmayado. El calor no se sentía tan mal, a pesar de que el asfalto estaba convirtiéndose en lodo a mis pies.

Las temperaturas extremas nunca me han molestado. No sé por qué. Algunas personas tienen doble articulación. Algunas personas pueden mover sus orejas. Yo puedo dormir a la intemperie en el invierno sin congelarme a muerte, y sostener cerillas encendidas bajo mi mano sin quemarme. Me gané algunas apuestas de esa manera con las personas sin hogar los refugios, pero nunca había pensado en mi tolerancia como algo especialmente... mágica. Sin duda yo nunca había puesto prueba mis límites.

Caminé a través de la cortina de fuego y golpeé a Surt en la cabeza con mi espada oxidada.
Porque, ya sabes uno siempre tiene que tratar de mantener sus promesas.

La hoja no parecía hacerle ningún daño, pero las llamas que le arremolinaban se extinguieron. Surt me miró por una milésima de segundo, completamente sorprendido. Luego me dio un puñetazo en el estómago.

Me habían dado un puñetazo antes, pero no por un peso pesado hecho de fuego cuyo nombre en el ring era “el Gigante Negro”.

Me doblé como una tumbona. Mi visión se puso borrosa y se triplicó. Cuando recuperé mi aliento, yo me encontraba de rodillas, mirando a un charco de leche regurgitada, pavo y galletas vomitadas humeantes sobre el asfalto.

Surt podría haber cortado mi cabeza con su espada de fuego, pero supongo que no sentía que valiera la pena. Él me miró negando con su cabeza, haciendo sonidos tsk-TSK.

“Eres Débil”, dijo. “Un niño pequeño y suave. Dame la espada por tu propia voluntad, polluelo de Vanir. Prometo darte una muerte rápida”.

“¿Polluelo de Vanir?” Yo conocía a un montón de buenos insultos, pero yo nunca había oído hablar de ese.

La espada corroída todavía estaba en mi mano. Sentí mi pulso contra el metal como si la propia espada hubiera desarrollado un latido de corazón. Resonando desde la hoja, hasta llegar a mis oídos, era un débil zumbido como un coche motor encendido.
“Tu puedes restaurarla”, me había dicho Randolph.

Casi podía creer que la vieja arma se movía, despertándose. No lo suficientemente rápido, sin embargo. Surt me pateó en las costillas y me envió rodando por el suelo.

Me acosté de espaldas, mirando el humo en el cielo invernal. Surt debía haberme pateado bastante fuerte para desencadenar una alucinación cercana a la muerte. Vi cien pies corriendo hacia mí, vi a una chica en armadura sobre un caballo hecho de niebla, dando vueltas como un buitre sobre la batalla. Ella sostenía una lanza hecha de luz pura. Su cota de malla brillaba como vidrio plateado. Llevaba un casco de acero cónico sobre una envoltura de piel verde, como una especie de caballero de la Edad Media. Su rostro era hermoso pero serio. Nuestros ojos se encontraron durante una fracción de segundo.

“Si eres real”, pensé, “ayúdame”.

Ella disolvió en humo.
“La espada,” Surt exigió, con el rostro de obsidiana cerniéndose sobre mí. "me gustaría más que te rindas voluntariamente, pero, si debo hacerlo, obtendré mi premio arrancándola tus dedos muertos.”

En la distancia, las sirenas ululaban. Me preguntaba por qué los equipos de emergencia no habían aparecido ya. Entonces recordé las otras dos explosiones gigantes en Boston. ¿Surt las había causado, también? ¿O acaso había traído algunos amigos de fuego?

En el borde del puente, Hearth se puso en pie. Unos peatones inconscientes habían comenzado a despertarse. No pude ver Randolph o Blitz en ningún lugar. Esperé que estuviesen fuera de peligro por ahora.

Si pudiese mantener Burning Man ocupado, tal vez el resto de los presentes, tendrían tiempo para largarse, también.

De alguna manera me las arreglé para ponerme de pie.

Miré a la espada y ... sí, yo estaba definitivamente alucinando.
En lugar de una pieza corroída de basura, sostenía un arma real. El mango forrado en piel se sentía caliente y cómodo en la mano. El pomo, un simple y ovalado mango de acero pulido ayudaba haciendo contrapeso de una hoja de treinta pulgadas, de doble filo y redondeada en la punta, mas útil para rebanar que para apuñalar.

Por el centro de la hoja, una amplia ranura llena de runas vikingas - el mismo tipo de símbolos que había visto en la oficina de Randolph. Ellos brillaban un tono más claro como el de la plata, como si hubiesen sido incrustados mientras que la hoja era forjada.
La espada estaba definitivamente tarareando ahora, casi como una voz humana tratando de encontrar el tono correcto.
Surt dio un paso atrás. Sus ojos de lava roja parpadearon nerviosamente. “Tu no sabes lo que tienes allí, chico. Y no vas a vivir lo suficiente para averiguarlo.”

Entonces giró su cimitarra.

Yo no tenía ninguna experiencia con las espadas, a menos que cuentes ver “La princesa prometida” veintiséis veces cuando era niño. Surt podría haberme reducido a la mitad…  pero mi arma tenía otras ideas.

¿Alguna vez han equilibrado un trompo en la punta de su dedo?  Puedes sentirlo moverse por su propio poder, inclinándose en todas las direcciones. Bueno la espada era así. Se abalanzó a sí misma, bloqueó la hoja de fuego de Surt. Luego giró en un arco, arrastrando mi brazo junto con ella, he hizo un profundo corte en la pierna derecha de Surt.

El Gigante Negro gritó. La herida en el muslo ardía, encendiendo sus pantalones en llamas. Su sangre crepitaba y brillaba como el flujo de un volcán. Su espada de fuego se disipó.
Antes de que pudiera recuperarse, mi espada saltó hacia arriba y recortó su rostro. Con un aullido, Surt soltó su espada, ahuecando las manos sobre su nariz.

A mi izquierda, alguien gritó , la madre con los dos niños.

Hearth estaba tratando de ayudarla a extraer sus niños del cochecito, que ahora estaba lanzando humo y a punto de combustión.

“¡Hearth!”, grité, antes de recordar que eso no ayudaba.

Con Surt todavía distraído, Cojeé hacia Hearth y señalé hacia abajo del puente. “¡Ve! ¡Saca a los niños fuera de aquí!”

Él podía leer los labios muy bien, pero no le gustaba mi mensaje. Negó con la cabeza firmemente, izando uno de los niños pequeños en sus brazos.
La mamá estaba acunando al otro niño.

“Váyanse ahora,” le dije. “Mi amigo le ayudará.”

La madre no lo dudó. Hearth me lanzó una última mirada: “Esto no es una buena idea.” Luego la siguió a ella, con el niño saltando arriba y abajo en sus brazos llorando, "¡Ah! ¡Ah! ¡Ah!”

Otras personas inocentes aún estaban atrapadas en el puente: los conductores atrapados en sus coches, peatones en shock o inconscientes, con sus ropas humeantes y piel roja como langosta cocida. Las sirenas de emergencia estaban más cerca, pero yo no vi cómo la policía o los paramédicos podrían ayudar si Surt todavía estaba asaltando alrededor lanzando fuego y eso.

“Muchacho…” – El Gigante Negro sonaba como si estuviera haciendo gárgaras con jarabe.
Retiró las manos de su rostro, y vi por qué. Mi auto guiada espada le había quitado la nariz.
La sangre fundida corría por sus mejillas, salpicando sobre el terreno en gotitas chisporroteantes. Sus pantalones se habían quemado, dejándolo en un par de boxers rojos con dibujos de llamas. Entre eso y el recién hecho hocico de cañones recortados, parecía a una versión diabólica de Porky.

“¡Te he tolerado lo suficiente!.” – dijo entre gárgaras.

“Estaba pensando lo mismo de ti.” Levanté la espada. “¿Tu quieres esto? Ven y tómala.”
En retrospectiva, eso fue una cosa bastante estúpida para decir.

Por encima de mí, yo alcancé a ver la rara aparición gris - la niña a caballo caballo, dando vueltas como un buitre, observando.

En lugar de atacar, Surt se agachó y recogió un poco asfalto de la carretera con las manos desnudas. Él lo moldeó en una esfera incandescente de humeante mugre y la lanzó hacia mí como una bola rápida.

Otro juego en el que no soy bueno: el béisbol. Levanté la espada, con la esperanza de golpear el proyectil. Fallé. Y la bola de asfalto se estrelló contra mi tripa y se incrustó… ardiente, abrasadora, destruyendo todo.

Yo no podía respirar. El dolor era tan intenso que sentía cada célula de mi cuerpo explotando en una reacción en cadena.

A pesar de eso, una extraña especie de calma cayó sobre mí: me estaba muriendo. Yo no iba a volver de esta. Parte de mí pensó: “Muy bien. Hagamos que cuente.”

Mi visión disminuyó. La espada tarareó y tiró de mi mano, pero yo apenas podía sentir mis brazos.

Surt me estudió, lanzó una sonrisa en su rostro arruinado.

“Él quiere la espada”, me dije. “Él no puede tenerla. Si me voy, él viene conmigo.”

Débilmente, levanté mi mano libre. Le dí la vuelta y le hice un gesto que no iba a necesitar saber la lengua de signos entender.

Rugió y atacó.

Justo cuando me alcanzó, mi espada dio un salto y lo atravesó. Usé lo último de mi fuerza para agarrarle y aprovechando su impulso nos arrastré hacia la barandilla.

“¡No!” Él luchó para liberarse, estallando en llamas, lanzando patadas y golpes, pero todo fue inútil ya que caíamos desplomados hacia el río Charles, con mi espada todavía incrustada en su estómago, mis propios órganos quemándose con la brea fundida abriéndose camino entre en mis entrañas. El cielo brilló y al final de la vista. Yo alcancé a ver la aparición humeante…  la chica en su caballo corría hacia mí a todo galope, con su mano extendida.

¡FLOOM! - Me golpeó el agua.

Entonces morí. El fin.


Última edición por parejaquicktime el 03/12/15, 07:13 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
JackFiresoul
Mortal
Mortal


Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 15/10/2012

MensajeTema: Re: Libro Magnus Chase y los dioses de Asgard - 01 La espada de Verano   16/11/15, 04:54 pm

cuando traducirás el siguiente capitulo? Lo haces bastante bien, yo sinceramente, no podria
Volver arriba Ir abajo
EnvyArt
Mortal
Mortal


Mensajes : 1
Fecha de inscripción : 16/11/2015

MensajeTema: Re: Libro Magnus Chase y los dioses de Asgard - 01 La espada de Verano   16/11/15, 05:15 pm

JackFiresoul escribió:
cuando traducirás el siguiente capitulo? Lo haces bastante bien, yo sinceramente, no podria
+1

Llevo 3 días pendiente de si se posteaba un capitulo nuevo jeje no he encontrado a nadie mas traduciendo el libro (me sorprende cuando tiene tantos seguidores y la legion de fans suelen ser mas rápidos que las editoriales a la hora de traducir). Lo dicho, un gran trabajo y por mi parte si hay algo en lo que pueda ayudarte para acelerar o mejorar el proceso de traducción (no se me ocurre ahora mismo qué),házmelo saber. Gran trabajo
Volver arriba Ir abajo
parejaquicktime
Mortal que ve en la niebla
Mortal que ve en la niebla
avatar

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/08/2014
Edad : 39
Localización : Valencia, Venezuela

MensajeTema: Re: Libro Magnus Chase y los dioses de Asgard - 01 La espada de Verano   18/11/15, 08:01 am

hola gracias,. no había seguido traduciendo porque no vi interés de nadie. y bueno EnvyArt si me quieres ayudar eres bienvenido. agregame al skype asdrubal_ramirez@hotmail.com para ponernos de acuerdo.
Volver arriba Ir abajo
parejaquicktime
Mortal que ve en la niebla
Mortal que ve en la niebla
avatar

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/08/2014
Edad : 39
Localización : Valencia, Venezuela

MensajeTema: Re: Libro Magnus Chase y los dioses de Asgard - 01 La espada de Verano   18/11/15, 08:12 am

Capítulo 8 - Cuidado con la brecha, y también con el individuo peludo con el hacha.

Cuando estaba en la escuela, me encantaba terminar historias de esa manera.
Esa es la conclusión perfecta, ¿no es así? Billy fue a la escuela. Tuvo un buen día. Luego de su murió. El fin.

No te dejaba colgando. Se resolvía todo agradable y limpio.
Excepto que en mi caso no fue así.

Tal vez estás pensando, Oh, Magnus, tú en realidad no moriste ¿no es asi?. De lo contrario no podrías estar narrando esta historia. Tal vez solo lo viste cerca. Y entonces fuiste rescatado milagrosamente a ultimo momento.., bla, bla, bla.

Pues, Nope. De hecho, si me morí. El cien por ciento muerto:  empalado por las tripas, órganos vitales achicharrados, la cabeza aplastada contra un río congelado por una caída libre de cuarenta pies, con cada hueso de mi cuerpo roto, y  los pulmones llenos de agua helada.

El término médico para eso es “muerto”.

Uhmm.., Magnus, ¿qué se siente?

Duele. Mucho. Gracias por preguntar.

Empecé a soñar, lo que era extraño… no sólo porque estaba muerto, sino porque yo nunca sueño. La gente ha tratado de discutir conmigo sobre eso. Dicen que todo el mundo sueña y simplemente yo no me acuerdo. Pero, les aseguro, siempre he dormido como muerto. Hasta que estuve realmente muerto. Entonces soñé como una persona normal.

Yo iba de excursión con mi mamá a las colinas azules. Tenía unos diez años de edad. Era un cálido día de verano, con una brisa fresca que se filtraba a través de los pinos. Nos detuvimos en la charca de Houghton a lanzar piedras a través del agua. Me las arreglé para que mi piedra diese tres saltos. Mi mamá consiguió cuatro. Ella siempre ganaba. A ninguno de los dos le importaba. Ella se reía y luego me abrazo y eso era suficiente para mí.

Es difícil describirla. Para entender realmente a Natalie Chase, debes conocerla. Ella solía bromear que su espíritu animal era Tinker Bell de Peter Pan. Si puedes imaginar a Tinker Bell de treinta y pico años, sin las alas, vestida de franela, jeans y Doc Martens*(1), tienes una muy buena imagen de mi mamá. Ella era una mujer menuda de rasgos delicados, de pelo rubio y corto con estilo duendecillo y de ojos verdes como hoja que brillaban con humor. Cada vez que ella me leía historias, solía contemplar la lluvia de pecas sobre su nariz tratando de contarlas.

Ella irradiaba alegría. Esa es la única manera que puedo describirla. Ella amaba la vida. Su entusiasmo era contagioso. Ella era la persona más amable, más fácil de llevar que he conocido... hasta las semanas previas a su muerte.

En el sueño, que era todavía años en el futuro. Nos pusimos de pie juntos frente al estanque. Ella tomó una profunda respiración, inhalando el aroma de las hojas de pino.
“Aquí es donde conocí a tu padre”, me dijo. “En un día de verano al igual que este.”
El comentario me sorprendió. Rara vez hablaba de mi padre. Yo nunca lo había conocido, nunca visto fotos de él. Esto puede sonar extraño, pero mi mamá no hablaba gran cosa de su relación con él, así que yo tampoco.

Estaba claro que mi papá no nos había abandonado. El solo siguió adelante. Ella no estaba amargada. Ella mantenía recuerdos con cariño de su breve tiempo juntos. Después de que terminó, ella se había enterado de que estaba embarazada de mí, y ella estaba eufórica. Desde entonces, habíamos sido solo nosotros dos. No necesitamos a nadie más.

“¿Lo conociste en el estanque?”, Le pregunté. “¿Era bueno lanzando piedras?”

Ella rió. “Oh si. El me destruyó  en lanzar piedras. Ese primer día ... fue perfecto. Bien, excepto por una cosa.” Ella me acercó y me besó en la frente. “Yo no te tenía  a ti todavía, calabacita.”

Bueno, sí. Mi mamá me llama calabacita. Adelante, ríanse. A medida que fui creciendo, eso me avergonzaba, pero eso era mientras ella aún estaba viva. Ahora daría cualquier cosa para oírla llamarme “calabacita” de nuevo.

“¿Cómo era mi papá?”, Le pregunté. Se sentía extraño decir “mi papá”. ¿Cómo puede alguien ser tuyo si nunca lo has conocido?  “¿Qué le pasó?”

Mi madre abrió los brazos a la luz del sol. “Es por eso que te traigo aquí, Magnus. ¿No puedes sentirlo? Él está todo alrededor de nosotros.”

Yo no entendía lo que quería decir. Por lo general, ella no hablaba en metáforas. Mi mamá era tan literal y con los pies en la tierra que pudieses conseguir.

Ella revolvió el pelo. “Vamos, Te echo una carrera hasta la playa.”

Mi sueño cambió. Me encontré de pie en la biblioteca del tío Randolph. Delante de mí, descansando de lado encima de la mesa, estaba un hombre que nunca había visto antes. Caminaba sus dedos a través de la colección de mapas antiguos.

“La muerte fue una elección interesante, Magnus.”

El hombre sonrió. Su ropa parecía recién salidas de una tienda: zapatillas deportivas blancas inmaculadas, pantalones vaqueros nuevos y una camiseta de local de los Medias Rojas. Su cabello plumoso era una mezcla de rojo, marrón y amarillo, revuelto al estilo acabo-de-levantarme-de-la-cama-y-me-veo-asi-de-genial. Su rostro era escandalosamente hermoso. Él podría haber hecho comerciales vendiendo lociones para después del afeitado en revistas para hombres, pero sus cicatrices arruinaban la perfección.

Cicatrices de quemaduras salpicaban el puente de la nariz y los pómulos, como líneas de impacto sobre la superficie de la luna. Sus labios se veían empañados por una hilera de ronchas por todo el camino alrededor de la boca - ¿tal vez agujeros de piercings que se había cerrado?. Pero ¿por qué iba alguien a tener esa cantidad de piercings en la boca?

No estaba seguro de qué decirle a la alucinación con cicatrices, pero puesto que las palabras de mi madre estaban todavía presentes en mi cabeza, pregunté: "¿Eres mi padre?”

La alucinación enarcó las cejas. Echó la cabeza hacia atrás y soltó una carcajada.

“¡Oh, me gustas! Bueno, nos divertiremos. No, Magnus Chase, yo no soy tu padre, pero estoy definitivamente de tu lado.” Él trazó su dedo bajo el logotipo de los Medias Rojas en su camiseta. “Conocerás a mi hijo muy pronto. Hasta entonces, un pequeño consejo: no confíes en las apariencias. No confíes en los motivos de tus camaradas. Ah, y… - se lanzó hacia adelante y agarró mi muñeca…. “dile al “Padre-de-Todo”  que dije “hola”.


“¡Dejar de luchar!”, Dijo una voz femenina.

Quien me tomaba de la muñeca era la chica que había visto dando vueltas sobre el puente. Ella cargó a través del aire en su caballo de humo, tirando de mí arrastrándome a su lado como si yo fuera un saco de ropa. Su lanza ardiente estaba atado a su espalda. Su armadura de cota de malla brillaba a la luz gris.

Ella apretó su agarre. –“¿Quieres caer en la brecha*(2)?”
Tuve  la sensación de que no estaba hablando de la tienda de ropa*(2). Miré y debajo de mí no vi nada…  sólo nubes grises interminables. Decidí que no quería caer en ella.

Traté de hablar pero no podía. Negué con la cabeza débilmente.

“Entonces deja de luchar,” pidió ella.

Por debajo de su casco, unos mechones de pelo oscuro se habían escapado de su pañuelo verde. Sus ojos eran del color de la corteza de la secoya.

“No hagas que me arrepienta de esto,” dijo ella.

Mi conciencia se desvaneció.

Me desperté jadeando, cada músculo de mi cuerpo hormigueaba con alarma.

Me senté de golpe y me lleve las manos a mi barriga, esperando encontrar un cráter ardiente en donde mis intestinos solían estar. No había asfalto ardiente incrustado allí. No sentía dolor. La espada extraña se había ido. Mi ropa parecía perfectamente bien…  no estaba mojada o quemada o rota.

De hecho, mi ropa parecía estar demasiado bien. Era la misma que había estado usando durante semanas…  mi único par de jeans, mis capas de camisas, mi chaqueta…  no apestaban para nada. Mi ropa aparentemente había sido lavada, secada  y puesta de nuevo sobre mí mientras yo me encontraba inconsciente, lo que era una idea inquietante.

Incluso tenían un ligero aroma a limón caliente que me recordó los viejos tiempos, cuando mi mamá hacía mi ropa. Mis zapatos estaban como nuevos, tan brillantes como cuando los saqué del contenedor de basura detrás de Marathon Sports.

Aún más extraño: Yo estaba limpio. Mis manos no estaban cubiertas de mugre. Mi piel se sentía recién fregada. Corrí mis dedos por mi pelo y no encontraron enredos, ninguna ramita, no había pedacitos de basura en ningún lado.

Poco a poco me puse de pie. No había ni un rasguño en mí. Di unos pequeños saltitos comprobando mis piernas. Me sentí como si pudiera correr una milla. Mi aliento olía como leña quemándose en la chimenea o una tormenta de nieve acercándose. Casi me reí con alivio. De alguna manera ¡yo había sobrevivido!.

Excepto... que eso no era posible.

¿Dónde me encontraba?

Poco a poco mis sentidos se expandieron. Yo estaba de pie en el patio de entrada de un opulento Town House, del tipo que pueden ver en Beacon Hill… era de ocho plantas con columnas talladas de piedra caliza blanca y mármol gris que se adentraban en el cielo de invierno. Las puertas delanteras dobles eran de madera pesada oscura con incrustaciones de hierro. En el centro de cada había a una aldaba de cabeza de lobo de tamaño natural.

Lobos ...eso era suficiente para hacer que yo odiara el lugar.

Me volví a buscar una salida hacía la calle. No había ni una, sólo una pared de piedra caliza blanca de quince pies de altura que rodeaba el patio. ¿Cómo no podía tener una puerta de entrada?

No pude ver mucho más de la pared, pero estaba obviamente todavía en Boston. Reconocí algunos de los edificios circundantes. A lo lejos se alzaban las torres de Downtown Crossing. Probablemente estaba en Beacon Street, justo al otro lado de Common. Pero, ¿cómo había llegado aquí?.

En un rincón del patio había un árbol de abedul de gran altura, con la corteza de color blanco puro. Pensé en escalarlo para tratar de brincar sobre la pared, pero las ramas más bajas estaban fuera de mi alcance. Entonces me di cuenta el árbol estaba en pleno florecimiento, lo cual no debería haber sido posible en invierno. No sólo eso: sus hojas brillaban como oro como si alguien las hubiese pintado con pintura de veinticuatro quilates.

Al lado del árbol, había una placa de bronce fijada a la pared. Realmente no la había notado antes, ya que la mitad los edificios de Boston tenían marcadores históricos, pero ahora la miraba más de cerca. Las inscripciones estaban en dos idiomas. Una de ellas era en el alfabeto nórdico que había visto antes. La otra estaba en Inglés:

BIENVENIDOS A LA ARBOLEDA DE GLASIR.
NO HAY SOLICITUDES. NO VAGAR.
ENTREGAS DEL HOTEL: POR FAVOR UTILICE LA ENTRADA NIFLHEIM.

Bueno ... yo había superado mis cuota diaria de rarezas. Tenía que salir de allí. Tenía que conseguir saltar sobre esa pared, averiguar qué había pasado con Blitz y Hearth… y tal vez también sobre el tío Randolph si me sentía generoso…  luego, posiblemente, hacer autostop hasta Guatemala. Ya estaba harto de esta ciudad.

Un hombre corpulento apareció en el porche. Llevaba un uniforme de portero: sombrero de copa, guantes blancos y una oscura chaqueta verde con colas y letras entrelazadas HV bordadas sobre la solapa, pero no había manera de este tipo fuese un portero real. Su cara verrugosa estaba manchada de ceniza. Su barba no había sido recortada en décadas. Tenía los ojos enrojecidos y tenía una mirada asesina, y llevaba un hacha de doble hoja colgaba de su lado. El nombre en su etiqueta decía: “Hunding, Sajonia, miembro del equipo VALORADO DESDE 749 C.E.”

“hum.m.m… lo siento,” tartamudeé. “…Debo ... Um, casa equivocada.”

El hombre frunció el ceño. Se acercó más y me olió. Olía a trementina y carne quemada.

“¿Casa equivocada? No lo creo. Tú estás en la lista del Check-In”.

“Uh ... ¿qué?”

“Estás muerto, ¿verdad?”, Dijo el hombre. “Sígueme. Te voy a mostrar a la recepción”.

-------------------------------------------
Ndt:(1) Doc Martens: marca de zapatos, principalmente botas estilo campamento y mocasines.
     (2)  Gap: brecha, Marca de tienda de ropa.


Última edición por parejaquicktime el 03/12/15, 07:14 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
parejaquicktime
Mortal que ve en la niebla
Mortal que ve en la niebla
avatar

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/08/2014
Edad : 39
Localización : Valencia, Venezuela

MensajeTema: Re: Libro Magnus Chase y los dioses de Asgard - 01 La espada de Verano   18/11/15, 01:27 pm

Capítulo 9 – Definitivamente quieres la llave del minibar.

¿Les sorprendería saber que el lugar era más grande por dentro que por fuera?
El hall de entrada de por si solo podría haber sido el coto de caza más grande del mundo - un espacio dos veces más grande que la mansión parecía desde el exterior. Un acre de piso de madera estaba cubierto con pieles de animales exóticos:

Cebra, León y un enorme reptil de unos cuarenta pies de largo que no me gustaría haber conocido cuando estaba vivo. En contra la pared de la derecha, un fuego crepitaba en una chimenea del tamaño de un dormitorio. Frente a ella, estaban un par de chicos en edad de escuela secundaria en batas verdes suaves descansado en los sofás de cuero mullidos, riendo y bebiendo de copas de plata. Sobre la repisa colgaba la cabeza de peluche de un lobo.

Oh, ¡qué alegría!, pensé con un estremecimiento. Más lobos.

Columnas de troncos toscos sostenían el techo, que se alineaban con lanzas para vigas. Escudos pulidos brillaban en las paredes. Luz parecía irradiar de todas partes - un cálido brillo dorado que hería mis ojos como una tarde de verano después de un teatro oscuro.
En el centro del vestíbulo, había un tablero de anuncios que mostraba:

ACTIVIDADES DE HOY
¡COMBATE INDIVIDUAL A MUERTE! - SALA DE OSLO, 10 a.m.
¡COMBATE EN GRUPO A MUERTE! - SALA DE ESTOCOLMO, 11 a.m.
¡BUFFET ALMUERZO A MUERTE! - SALA COMEDOR, 12.m
¡COMBATE CON ARMADURA COMPLETA A MUERTE! - Patio principal, 1:00 p.m.
¡Yoga Bikram  A MUERTE! - SALA DE COPENHAGUE,4:00 p.m.
(TRAIGA SU PROPIO MAT)

El portero Hunding dijo algo, pero mi cabeza estaba sonando tan mal me lo perdí.

“Lo siento”, le dije, “¿qué?”

“Equipaje”, repitió. “¿Usted tiene alguno?”

“Um...” Busqué mi correa para el hombro. Mi mochila al parecer no ha resucitado conmigo.
“No.”

Hunding gruñó. “ Ya nadie trae equipaje nunca. ¿No ponen nada en su pira funeraria?

“¿Mi qué?”

“No importa.” Él frunció el ceño hacia el otro extremo de la habitación, donde estaba una quilla de barco volcado que hacia la función de mostrador de recepción. “Supongo que no hay que aplazarlo. Vamos.”

El hombre detrás de la quilla al parecer, iba al mismo barbero que Hunding. Su barba era tan grande que tenía su propio código postal. Su pelo parecía un buitre que había explotado en un parabrisas. Vestía un traje a rayas verde bosque. El nombre de su etiqueta decía: “HELGI, GERENTE, ORIENTE GOTHLAND, MIEMBRO DEL EQUIPO VALORADO DESDE 749 C.E.

“¡Bienvenido!” Helgi levantó la vista de la pantalla de su ordenador. “¿Registrándose?”

“Uh…”

“Te das cuenta que el check-in es a las 3:00 p.m.,” dijo. “Si mueres antes en el día, no puedo garantizar tu habitación estará lista.”

“Yo sólo puedo volver a estar vivo”, me ofrecí.

“No, No.” Él dio un golpecito en su teclado. “Ah, aquí estamos.” Él sonrió, revelando exactamente tres dientes.

“Te hemos pasado a una suite.”

A mi lado, Hunding murmuró en voz baja: “Todo el mundo se pasa a una suite. Todo lo que tenemos son suites” .

“Hunding ...”, advirtió el gerente.

“Lo siento, señor.”

“No quieres que yo use el palo.”

Hunding se estremeció. “No señor.”

Miré hacia atrás y hacia adelante entre ellos, comprobando sus etiquetas de nombre.

“Ustedes empezaron a trabajar aquí el mismo año,” señalé. “ 749 ... ¿qué es C.E.?”

“Era Común “, dijo el gerente. “Lo que se podría llamar dC”

“Entonces, ¿Por qué no solo decir dC?”

Porque “Después de Cristo”, o “Anno Domini”, está muy bien para los cristianos, pero Thor se pone un poco molesto. Todavía guarda rencor que Jesús nunca se presentó para ese duelo al cual le retó.”

“¿Qué dijiste?”

“No es importante”, dijo Helgi. “¿Cuántas llaves le gustaría? ¿una es suficiente?”'

“Todavía no entiendo dónde estoy. Si ustedes han estado aquí desde 749, eso son más de mil años.”

“No me lo recuerdes” dijo Hunding quejándose.

“Pero eso es imposible. Y ... ¿ dijiste que estoy muerto? No me siento muerto. Me siento bien.”

“Señor,” Dijo Helgi, “todo esto se le explicará esta noche en la cena. Es entonces cuando a los clientes nuevos se les da formalmente la bienvenida.”

“Valhalla.” La palabra surgió de las profundidades de mi cerebro…  una historia medio acordada de mi mamá solía leerme cuando era pequeño.

“El HV en su solapa. La V significa Valhalla?”

Los ojos de Helgi dejaron claro que estaba esforzando su paciencia. “Sí señor. El Hotel Valhalla. Felicidades. Usted ha sido elegido para unirse a las huestes de Odin. Espero tener noticias de sus valientes hazañas en la cena.”

Mis piernas se doblaron. Me incliné sobre la mesa de apoyo. Yo había estado tratando de convencerme a mí mismo de que todo esto era un error… algún elaborado hotel temático donde había yo sido confundido con un huésped. Ahora ya no estaba tan seguro.

“Muerto”, murmuré. “¿Quieres decir que estoy en realidad ... En realidad estoy..”  

“Aquí está su llave de la habitación.” Helgi me entregó una piedra grabada con una sola runa vikinga, como las piedras en la biblioteca del tío Randolph. “¿Quiere la llave del minibar?"

“Uh…”

“El quiere la llave del minibar,” Hunding respondió por mí. “chico, en serio deseas la llave del minibar. Esta va a ser una estancia larga.”

Mi boca sabía a cobre. “¿Cuánto tiempo?”

“Para Siempre”, dijo Helgi, “o por lo menos hasta el Ragnarok. Hunding ahora le mostrará su habitación. Disfrute su vida futura. ¡Siguiente!”.


Última edición por parejaquicktime el 03/12/15, 07:17 am, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
parejaquicktime
Mortal que ve en la niebla
Mortal que ve en la niebla
avatar

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/08/2014
Edad : 39
Localización : Valencia, Venezuela

MensajeTema: Re: Libro Magnus Chase y los dioses de Asgard - 01 La espada de Verano   19/11/15, 08:30 am

Capítulo 10 – Mi habitación definitivamente no apestaba

Yo no estaba prestando mucha atención cuando Hunding me guío a través del hotel. Me sentí como si me hubieran hecho dar vueltas cincuenta veces y luego liberado en el medio de un circo para divertirse.

Cada sala en la que entramos parecía más grande que el anterior. La mayoría de los huéspedes del hotel se veían como si estuvieran en la escuela secundaria, aunque algunos parecían un poco mayores. Chicos y chicas se sentaban juntos en pequeños grupos, descansando delante de las chimeneas, charlando en muchos idiomas diferentes, comiendo bocadillos o jugando juegos de mesa como ajedrez y Scrabble y algo en el que intervenían dagas reales y un soplete. Miré a escondidas en los salones laterales y vi mesas de billar, máquinas de pinball, un juego vídeo árcade de los 80’s y algo que parecía una doncella de hierro de una cámara de tortura.

Los miembros del personal vestían camisas de color verde oscuro y se movían entre los huéspedes, llevando bandejas de comida y tragos de bebida. Por lo que pude ver, todos los miembros del servicio parecían mujeres guerreras con escudos en sus espaldas y espadas o hachas en sus cinturones, lo cual no es algo que se ve mucho en la industria de servicios.
Una camarera fuertemente armada me pasó de lado con un plato humeante de rollitos de primavera. Mi estómago rugió.

“¿Cómo puedo tener hambre si estoy muerto?”, Le pregunté a Hunding. “Ninguna de estas personas parecen muertas.”

Hunding se encogió de hombros. “Bueno, esta muerto y luego está muerto-muerto. Piense en Valhalla más como una ...mejora. Usted es uno de los Einherjar ahora.

Pronunció la palabra como “in-HAIR-yar.”

Einherjar”, repetí. “¿Sólo enrollo la lengua?”

“Sí.  En Singular es “Einherji” - Lo dijo como en-HAIR-yee. “Somos los escogidos de Odín, soldados en su ejército eterno. La palabra “einherjar” se traduce generalmente como guerreros solitarios, pero eso en realidad no captura el significado completo. Es más como ... los guerreros que una vez… los guerreros que lucharon valientemente en la última vida y lucharán valientemente de nuevo en el Día del Juicio. Pato.”

“¿El Día del Juicio Pato?”

“No, ¡pato!”

Hunding me empujó hacia abajo justo cuando una lanza pasó volando donde estaba mi cabeza un segundo antes. Empalando a un tipo sentado en el sofá más cercano, matándolo al instante. Bebidas, dados y dinero de Monopoly volaron por todas partes. La gente que habían estado jugando se pusieron de pie, con miradas ligeramente molestas, y miraron en la dirección de donde la lanza había venido.

“¡Vi eso, John Mano Roja!” Gritó Hunding. “¡El salón es zona de No Empalamientos!”

Desde la sala de billar, alguien se rió y contesto algo en ... ¿sueco? No sonaba muy arrepentido.

“De todos modos”. Hunding siguió caminando como si nada hubiera sucedido. “Los ascensores están justo Aquí.”

“Espera” le Dije. “Ese tipo acaba de ser asesinado con una lanza. ¿No vas a hacer nada?

“Oh, no te preocupes los lobos lo van limpiar.”

Mi pulso se aceleró. “¿Lobos?”

Efectivamente, mientras que los jugadores de Monopoly estaban acomodando y clasificando sus piezas, un par de lobos grises entraron en el salón, cogieron al hombre muerto por las piernas y lo arrastraron lejos, con la lanza aún que sobresaliéndole del pecho. El rastro de sangre se evaporó al instante. El sofá perforado se reparó mágicamente.

Me encogí detrás de una planta en la maceta más cercana. No me importa cómo suena. Mi miedo tomo el control. Estos lobos no tenían brillantes ojos azules como los animales que nos habían atacado en mi apartamento, pero aun así me hubiera gustado que en mi vida futura no hubiese más animales o donde la mascota más grande fuera un jerbo.

“¿No hay reglas en contra el asesinato?”, Le pregunté en voz baja.

Hunding levantó una ceja tupida. “Eso fue sólo un poco de diversión, muchacho. La víctima va a estar bien para la cena.”

Me sacó de mi escondite y dijo. “Vamos.”

Antes de que pudiera preguntar más sobre eso del “poco de diversión”, llegamos a un ascensor. La puerta de la jaula estaba hecha de lanzas. Escudos de oro superpuestos se alineaban en las paredes. El panel de control tenía tantos botones, que se extendía desde el suelo al techo. El número más alto era 540. Hunding pulsó el 19.

“¿Cómo puede este lugar tener quinientos cuarenta pisos?”, Le dije. “Sería el edificio más alto el mundo.”

“Si sólo existiera un solo mundo, sí. Pero este ascensor se conecta con todos los nueve mundos. Tú acabas de llegar a través de la entrada Midgard. Al igual que la mayoría de los mortales.”

“Midgard...” recordé vagamente algo sobre que los Vikingos creían en nueve diferentes mundos. Randolph había utilizado la idea de “los mundos”, también. Pero había pasado mucho tiempo desde que mi madre me leyera esos cuentos nórdicos.

“¿Quieres decir, como, el mundo de los seres humanos.” “Aye”

Hunding respiró y recitó: “Quinientos cuarenta pisos tiene Valhalla; quinientos cuarenta puertas que llevan a los nueve mundos.” Él sonrió. “Nunca se sabe cuándo ni dónde vamos a tener que marchar a la guerra.”

“¿Con qué frecuencia ha ocurrido eso?”

“Bueno, nunca. Pero aún así... podría suceder en cualquier momento. ¡Yo, por mi parte, no puedo esperar! Por último, Helgi tendrá que dejar de castigarme.

“¿El administrador? ¿Porqué te está castigando?”

La expresión de Hunding agrió. “Larga historia. Él y yo…”

La puerta de lanza cabina del ascensor se abrió.

“Olvídalo”. Hunding me dio una palmada en la espalda. “Te gustará el piso diecinueve. ¡Buenos compañeros de piso!”

Yo siempre había pensado que los pasillos de hotel eran oscuros, deprimentes y claustrofóbicos. ¿Pero el piso diecinueve? Para nada. El techo abovedado tenia veinte pies de altura, llenos de – pueden adivinarlo - más lanzas para vigas. Valhalla aparentemente había conseguido una buena oferta en la venta al por mayor en el almacén de lanzas. Había antorchas encendidas en apliques de hierro, pero no parecían emitir ningún tipo de humo. Ellas simplemente arrojaban cálida luz naranja en toda la pantallas de las paredes, bañando espadas, escudos y tapices. La sala era tan amplia que podría usarse para jugar un partido reglamentario de fútbol sin ningún problema. La alfombra roja como la sangre tenía diseños ramas de árbol que se movían como balanceándose por el viento.

Separadas por unos cincuenta pies de distancia, cada puerta de habitación de huéspedes eran de roble toscamente labradas enmarcadas en hierro. Yo no veía ningún picaporte o cerradura. En el centro de cada puerta, había una placa de hierro con inscripciones, eran un nombre rodeado por un anillo de runas vikingas.

En la primera se leía: “HALFBORN GUNDERSON.” Detrás de esa puerta oí gritos y estridentes golpes metálicos como si una lucha con espada estuviese en marcha.

La siguiente decía: “MALLORY KEEN”. Detrás de esa puerta, silencio total.

La siguiente: “THOMAS JEFFERSON JR.” Estallido de disparos provenían de su interior, aunque sonaba más como un videojuego que disparos reales. (Sí, he oído algunos como para saber la diferencia.)

La cuarta puerta estaba simplemente marcada “X”. En frente, un carro de servicio de habitación se encontraba en el pasillo con una cabeza de un cerdo cortada en una bandeja de plata. Las orejas y la nariz del cerdo parecían mordisquear ligeramente.

Ahora, yo no soy un crítico gastronómico. Al vivir en la calle, no te lo puedes permitir. Pero cabezas de cerdo crudas están seriamente fuera de mis límites.

Habíamos casi alcanzado la T al final del pasillo cuando un gran pájaro negro salió disparado alrededor de la esquina zigzagueo por delante de mí, casi rosándome la oreja. Vi el ave desaparecer por el pasillo, era un cuervo, y llevaba un bloc de notas y un lápiz en sus garras.

“¿Qué fue eso?”, Le pregunté.

“Un cuervo,” Hunding dijo simplemente, lo que me pareció muy útil.

Finalmente nos detuvimos en una puerta que decía:  “MAGNUS CHASE”.

Al ver mi nombre escrito en hierro, rodeado con runas, empecé a temblar. Mi última esperanza de que esto pudiese ser un error, una broma de cumpleaños o alguna cósmica confusión finalmente se evaporó. El hotel me estaba esperando. Habían escrito bien mi nombre y todo.

Para que conste, “Magnus” significa grande. Mi mamá me llamó así debido a que nuestra familia era descendiente de reyes suecos o algo así hace mil millones de años. Además, ella me dijo que yo era lo mejor que le había pasado. Lo sé. Uno, dos, tres: ¡Awwwwww!.
Ese era un nombre molesto. La gente tendía a deletrearlo Mangus, rima con Angus. Yo siempre les corregía: No, es Magnus, rima con hurtar-dad*(1). Y en ese momento solían mirarme fijamente.

Igualmente, allí estaba mi nombre en la puerta. Una vez que entrase, ya estaría registrado. Según el gerente, tendría un nuevo hogar hasta día del juicio final.

“Adelante”. Hunding señaló a la piedra rúnica en mi mano. El símbolo se veía algo así como un signo del infinito o un reloj de arena de lado:



“Es dagaz,” dijo Hunding. “ No hay nada que temer. Simboliza nuevos comienzos, transformaciones. También abre la puerta. Sólo tú tienes acceso.

Tragué saliva. “¿Qué pasa si, por ejemplo, el personal quiere entrar?”

“Oh, utilizamos la llave personal.” Hunding palmeó el hacha en su cinturón. No podría decir si estaba bromeando o nó.

Levanté la piedra rúnica. No quería probarlo, pero tampoco quería quedarme en el pasillo hasta que alguien me empalase con una lanza al azar o quedase lesionado por un cuervo loco. Instintivamente, toqué con la piedra a la runa “dagaz” marcada en la puerta. El anillo de runas brilló en un tono verde. La puerta se abrió.

Entré, y mi mandíbula golpeó el suelo.

La suite era más bonita que cualquier sitio en el que hubiera vivido, más bonito que cualquier otro lugar que jamás hubiera visitado, incluyendo la Mansión del tío Randolph.

Caí en un trance, me trasladé a la mitad de la “habitación”, donde un atrio central estaba abierto al cielo. Mis zapatos se hundieron en una espesa hierba verde. Cuatro grandes robles rodeaban el jardín como pilares. Las ramas más bajas se extendían por la habitación y se alzaban hacia el techo, entretejiéndose con las vigas. Las ramas más altas crecían a través de la apertura del atrio, haciendo un dosel de encaje. La luz del sol calentaba mi cara. Una agradable brisa flotaba en el ambiente, trayéndome un leve olor a jazmín.

“¿Cómo es posible?” Me quedé mirando a Hunding. “Hay cientos de pisos por encima de nosotros, pero eso es el cielo abierto. Y además estamos en medio del invierno. ¿Cómo puede sentirse soleado y cálido?”

Hunding se encogió de hombros. “No lo sé… magia, supongo. Pero esta es tu otra vida, muchacho. Te has ganado alguna gratificaciones, ¿eh?”

¿Gratificaciones? No me sentía particularmente digno o afortunado.

Di la vuelta lentamente. La suite tenía la forma de una cruz, con cuatro secciones que irradiaban desde el atrio central. Cada ala era tan grande como mi viejo apartamento. Una de ellos era el hall de entrada, por donde habíamos venido. El siguiente era un dormitorio con una cama king-size. A pesar de su tamaño, la habitación era sobria y simple:
Cobijas y sabanas de color beige y almohadas mullidas, reposaban en la cama, paredes de color beige con ningún cuadro o espejos u otra decoración. Habían grandes cortinas marrones pesadas se podían extraer para dividir los espacios.

Me acordé de cuando yo era un niño, de cómo mi madre solía hacer mi habitación sin lujos posibles. Siempre me había sido difícil dormir bajo techo a menos que tuviera total oscuridad y nada que me distrajera. Mirando esta habitación, me sentí como si alguien hubiese hurgado en mi mente y sacado exactamente lo que yo necesitaba para sentirme cómodo.

Los beneficios incluían una sauna, un jacuzzi, un armario con vestier, una ducha de piso a techo y un WC de piso a techo. (Es una broma eso último, pero si era un “trono” de fantasía, mucho más de lo que cualquier muerto honrado pudiese necesitar.)

La cuarta ala de la suite era una cocina y una sala de estar totalmente equipada. En un extremo de la sala de estar, había un gran sofá de cuero enfrente de una TV de pantalla de plasma con alrededor de seis diferentes consolas de juego, con cientos de juegos apilados en los armarios. Por otro lado, había dos sillones delante de una chimenea crepitante y una pared de libros.

Sí, me gusta leer. Yo soy raro con respecto a eso. Incluso después de abandonar la escuela, pasaba mucho tiempo en la Biblioteca Pública de Boston, aprendiendo cosas nuevas al azar sólo para pasar el tiempo en un lugar cálido y seguro. Hacía dos años que había perdido mi colección de libros y nunca pensé que iba a tener una nueva.

Me acerqué a ver los títulos en los estantes. Entonces me di cuenta de la foto enmarcada en plata en la repisa de la chimenea.

Cogí la foto. Allí estaba yo, a los ocho años, junto a mi mamá en la cima del Monte Washington en New Hampshire. Ese había sido uno de los mejores viajes de mi vida. Le  habíamos pedido a un guardaparques que nos tomase la foto. En la foto, estaba sonriendo (lo que yo casi no hago desde hace años), haciendo gala de la falta de los dos dientes frontales. Mi madre estaba arrodillada detrás de mí con sus brazos alrededor de mi pecho, sus ojos verdes arrugados en las esquinas, sus pecas bronceadas del sol, su pelo rubio barrido de lado por el viento.

“Esto es imposible,” murmuré. “Sólo había una copia de esta foto y se quemó en el fuego...”

Me volví a Hunding, que estaba limpiando sus ojos. “¿Estás bien?”

Se aclaró la garganta. “¡Bien! Por supuesto que estoy bien. Al hotel le gusta ofrecerle recuerdos, recuerdos de su vida anterior. Las fotografías...” Bajo su barba, la boca parecía temblar.

“Antes, cuando yo morí, no existían las fotografías. Es sólo que... eres afortunado.”

Nadie había llamado “afortunado” desde hacía mucho tiempo. La idea me sacó de mi aturdimiento. Había perdido a  mi madre hacía dos años.  Luego yo había muerto, o mejor dicho “mejorado”, hacía unas pocas horas. Este botones de Sajonia había estado aquí desde 749 CE. Me pregunté cómo había muerto y la familia que había dejado atrás. Mil doscientos años más tarde, todavía lloraba por ellos, lo que parecía una forma muy cruel para pasar la otra vida.

Hunding se enderezó y se limpió la nariz. “¡Basta ya de eso! Si tienes alguna pregunta, llama a la recepción. Espero con interés escuchar acerca de tus valientes hazañas esta noche en la cena.”

“¿Mis ... valientes hazañas?”

“Ahora, no seas modesto. Tú no hubieras sido elegido, a menos que hayas hecho algo heroico.”

“Pero..”

“Ha sido un placer servirle, señor, y bienvenido al Hotel Valhalla.”

Me tendió la palma. Me tomó un segundo darme cuenta de que quería una propina.

“Oh, um...” Yo hurgué en mis bolsillos de la chaqueta, aunque no esperaba encontrar nada. Milagrosamente, la barra de chocolate que me robé de la casa de tío Randolph seguía allí, en buen estado a través de su viaje al Más Allá. Se la di a Hunding. “Lo siento, eso es todo lo que tengo.”

Sus ojos se volvieron el tamaño de platos. “¡Dioses de Asgard! ¡Gracias, chico!” Él olfateó el chocolate y lo levantó como un cáliz sagrado. “¡Guau! Bueno, si necesitas algo, házmelo saber. Tu Valkyria se reunirá contigo justo antes de la cena. ¡Guau!”.

“¿Mi Valkyria? Espera. No tengo una valquiria.”

Hunding rió, con los ojos fijos en la barra de chocolate. “Sí, si tuviera tuValkyria, yo diría lo mismo. Ella está metida en muchos problemas.

“¿Qué significa eso?”

“¡Nos vemos esta noche, chico!” Hunding se dirigió a la puerta. “Tengo cosas que saborear… me refiero que hacer. Trate de no matarte antes de la cena!

-----------------
Ndt: (1) swag-ness: swag=Botín, hurto .. en ingles si riman


Última edición por parejaquicktime el 03/12/15, 07:19 am, editado 3 veces
Volver arriba Ir abajo
parejaquicktime
Mortal que ve en la niebla
Mortal que ve en la niebla
avatar

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/08/2014
Edad : 39
Localización : Valencia, Venezuela

MensajeTema: Re: Libro Magnus Chase y los dioses de Asgard - 01 La espada de Verano   19/11/15, 12:54 pm

Capítulo 11 – Encantada de conocerte. Ahora te aplastare la Tráquea.

Me desplomé en la hierba. Mirando a través de las ramas de los árboles hacia el cielo azul, tenía problemas para respirar. Yo no había tenido un ataque de asma hacía años, pero me acordé de todas las noches que mi madre me había sostenido mientras yo jadeaba sin aliento, sintiéndome como si un cinturón invisible apretara alrededor de mi pecho impidiéndome respirar. Tal vez se preguntan ¿por qué mi mamá me llevaría a acampar y a escalar montañas si sufría de asma?, pero la verdad estar afuera siempre me ayudaba.

Tirado en el medio del atrio, respiré el aire fresco con la esperanza de que mis pulmones pudieran restablecerse.

Por desgracia, yo estaba bastante seguro de que esto no era un ataque de asma. Esto era un completo y masivo ataque nervioso. Lo que me dejo en Shock no era sólo el hecho de que yo estaba muerto, atrapado en un Mas Allá Vikingo bizarro donde la gente ordenaba cabezas de cerdo crudas en el menú del servicio de habitaciones, y podías ser empalado en el vestíbulo.

La forma en que mi vida se había ido tan lejos, yo podría aceptar eso. Por supuesto que iba a colgar los tenis y terminar en el Valhalla en mi decimosexto cumpleaños. De seguro con mi suerte.

Lo que realmente me impactó era: que por primera vez desde que mi madre muriera, yo estaba cómodo en un lugar, solo y a salvo (por lo menos lo que podía decir por el momento). Los refugios no contaban. Los comedores populares y escabullirme en las azoteas, y dormir en sacos de dormir bajo los puentes no contaba. En esos lugares yo había siempre dormido con un ojo abierto. Nunca podía relajarme.

Ahora, por fin era libre de abandonarme con mis pensamientos.

Y el pensar para mí no era bueno.

Nunca había tenido el lujo de tener el duelo adecuado para mi mamá. Nunca había tenido tiempo para sentarse y sentir lástima para mí mismo. En cierto modo, eso había sido tan útil para mí como las habilidades de supervivencia que mi madre me había enseñado - cómo navegar, cómo acampar, cómo hacer fuego.

Todos esos viajes a acampar a los parques, las montañas, los lagos. Siempre y cuando su viejo Subaru destartalado funcionara, solíamos pasar cada fin de semana fuera de la ciudad, explorando la naturaleza.

¿De qué estamos huyendo?” Le pregunté un viernes, unos meses antes de morir. Estaba molesto. Yo querido quedarme en casa por una vez. Yo no entendía su frenética carrera para empacar y marcharse. Aunque ella me había sonreído, parecía más preocupada que de costumbre.

“Tenemos que aprovechar la mayor parte de nuestro tiempo, Magnus.

¿Mi madre me había estado preparando deliberadamente para sobrevivir por mi cuenta? Casi como si hubiera sabido de antemano lo que pasaría con ella... pero eso no era posible. Pero por otra parte, tener un dios nórdico como padre no era posible tampoco.

Mi respiración todavía era irregular, pero me levanté y caminé alrededor de mi nueva habitación.  En la foto de la repisa de la chimenea, el Magnus de ocho años de edad me sonrió con su pelo enredado y los dientes faltantes. Ese chico no tenía ni idea, por ni comprendía todo lo que tenía.

Recorrí las estanterías: allí estaban todos mis autores favoritos de fantasía y horror de cuando era más joven: Stephen King, Darren Shan, Neal Shusterman, Michael Grant, Joe Hill; mis series de novelas-graficas favoritas: Scott Pilgrim, Sandman, Watchmen; había además de una gran cantidad de libros que había tenido la intención de leer en la biblioteca. (Tip para las personas sin hogar profesionales: las bibliotecas públicas son refugios seguros: tienen baños limpios. Y casi nunca expulsan a los niños que están leyendo… siempre y cuando no huelan tan mal o causen una escena.)

Tomé el libro de Mitología Nórdica Ilustrada para niños que mi mamá me leía cuando era pequeño. Dentro había imágenes simplistas de felices y sonrientes dioses vikingos, puentes de arco iris, campos de flores y muchachas bonitas con pelo rubio. Y frases como “¡Los dioses habitan en un maravilloso y hermoso reino!” No había nada sobre El Gigante Negro Surt, que quemaba los cochecitos de bebé y fundían el asfalto y lo lanzaban como proyectiles mortales, nada acerca de lobos que asesinaban a las madres de las personas y hacían explotar apartamentos. Eso me hizo enojar.

En la mesa de café había un cuaderno titulado “SERVICIOS PARA HUÉSPEDES” encuadernado en piel. Lo tomé y comencé a hojearlo. El menú del servicio de habitaciones se extendía durante diez páginas. La lista de canales de televisión era casi igual de larga, y el mapa del hotel era tan enrevesado, divid

Tiré el cuaderno de servicios en la chimenea. Cuando se quemó, una nueva copia apareció en la mesa de café. ¡Estúpido hotel mágico ni siquiera me permitiría destrozar las cosas correctamente!.

En una rabieta, pateé el sofá. No esperaba que se fuese lejos, pero salió dando vueltas través del cuarto y se estrelló contra la pared del fondo.

Me quedé mirando el rastro de cojines desordenados por el suelo, el sofá boca abajo, el yeso y el cuero antideslizante, y la grieta que se hizo en la pared. ¿Cómo había hecho eso?

El sofá no se había reparado mágicamente. Se quedó dónde estaba tirado. La ira que sentía desapareció.

Probablemente acababa de provocarle trabajo extra para algún pobre empleado como Hunding. Eso no parecía justo.

Caminé un poco más, pensando en el tipo oscuro de fuego en el puente y por qué él había querido la espada.

Esperaba que Surt hubiese muerto conmigo – y de forma más permanente - pero yo no era optimista. Ojalá Blitz y Hearth hayan podido escapar de forma segura. (Oh, sí. Tio Randolph, también, supongo.)

Y la espada en sí... ¿dónde estaba? ¿De vuelta en el fondo del río? ¿Valhalla había podido resucitarme con una barra de chocolate en el bolsillo, pero no con una espada en la mano?. Eso era una chorrada.

En las viejas historias, Valhalla era para los héroes que morían en batalla. Me acordaba bien de eso. Yo definitivamente no me sentía como un héroe. Había conseguido que patearan mi trasero y fui destripado con una bala de cañón.  ¿El apuñalar a Surt arrastrándolo conmigo sobre el puente?, Simplemente había fallado de la manera más productiva posible. ¿Eso era una muerte valiente? No lo creo.

Me quedé helado.

Una idea me golpeó con la fuerza de un martillo.


¡Mi mamá! ... ¡Si alguien había muerto valientemente, había sido ella!. Para protegerme de..”

En ese momento alguien llamó a mi puerta.

La puerta se abrió y una chica entró... la misma chica que había cabalgado en círculos sobre la batalla en el puente y luego me arrastró a través del vacío gris.

Había abandonado su casco, cota de malla y su lanza brillante. Su pañuelo verde estaba ahora atado alrededor su cuello, dejando largo y castaño derramado libremente sobre sus hombros. Su vestido era blanco con detalles bordados con runas vikingas alrededor del cuello y los puños. De su cinturón de oro colgaba un conjunto llaves antiguas y un hacha de una sola hoja. Parecía la dama de honor en una boda al estilo de Mortal Kombat.

Ella miró el sofá volcado. “¿El mueble te insultó?”

“Tú eres real,” señalé.

Acarició sus propios brazos. “Sí, parece que los soy.”

“Mi madre,” le dije.

“No”, dijo, “yo no soy tu madre.”

“Quiero decir, ¿ella está aquí en el Valhalla?”

La boca de la chica formó un Oh en silencio. Ella miró por encima del hombro como si estuviera considerando su respuesta.
“Lo siento. Natalie Chase no se encuentra entre los Elegidos.”

“Pero era el valiente. Ella se sacrificó por mí.”

“Yo te creo.” La chica examinó su llavero. “Pero yo lo sabría si ella estuviera aquí. Nosotras las valquirias no se nos permite elegir a todos los que mueren con valentía. Hay... muchos factores, muchas “otras vidas” diferentes.”

“Entonces, ¿dónde está? Quiero estar ahí. ¡Yo No soy un héroe!”

Ella dio un salto hacia mí, empujándome contra la pared tan fácilmente como yo había volteado el sofá. Presionó su antebrazo contra mi garganta.

“No digas eso,” la chica chilló entre dientes. “¡NUNCA DIGAS ESO! Sobre todo no esta noche en la cena.”

Su aliento olía a menta verde. Sus ojos eran de algún modo oscuroS y brillante al mismo tiempo. Ellos me recordaban a un fósil que mi mamá solía tener- la sección transversal de un animal marino parecido a un nautilus llamado “amonita”. Este parecía brillar desde dentro, como si hubiera absorbido millones de años de recuerdos mientras estaba enterrado debajo de la tierra. Los ojos de esta chica tenía ese mismo tipo de brillo.

“Tú no entiendes,” -grazné. “Tengo que…”

Empujó con más fuerza contra mi tráquea. “¿Qué crees que no entiendo? ¿El duelo para tu madre? ¿el ser juzgada injustamente? ¿Estar en algún lugar en que no quiero estar?, ¿el ser obligada a tratar con personas que prefería no tener tratar?”

Yo no sabía cómo responder a eso, sobre todo porque no podía respirar.
Ella se apartó. Mientras yo me atragantaba y jadeaba, ella se paseaba por el vestíbulo, sin mirar nada en particular.

Su hacha y llaves se balanceaban y tintineaban en su cinturón.

Me froté el cuello magullado.

Estúpido, Magnus”, me dije. “Nuevo lugar: aprende las reglas”.

No podía empezar a quejarme y exigir cosas. Tenía que dejar de lado la cuestión de mi madre por ahora. Si ella estaba en cualquier lugar, lo averiguaría más tarde. Ahora mismo, estar en este hotel no era diferente de caminar en un refugio desconocido para jóvenes, un campamento en un callejón o en el comedor de beneficencia de una iglesia. Cada lugar tenía sus propias reglas. Tenía que aprender la estructura de poder, la jerarquía, las cosas que tenía que evitar hacer para no ser apuñalado o linchado. Tenía que sobrevivir... aunque yo ya estuviese muerto.

“Lo siento”, le dije. Mi garganta se sentía como si me hubiera tragado un roedor vivo con muchas garras. “Pero ¿por qué importa si soy un héroe o no?”.

Ella se golpeó la frente. “Wow, está bien. ¿será tal vez porque te he traído aquí? ¿Tal vez porque mi carrera está en la cuerda floja? Uno desliz más y…”  Ella se contuvo. “Olvídalo. Cuando seas presentado, está de acuerdo con todo con lo que yo diga. Mantén la boca cerrada, asiente con la cabeza y tratar de verte valiente. No hagas que me arrepienta de traerte aquí. ¿OK?”


“Correcto. Pero, para que conste, yo no pedí tu ayuda.”

“¡Por el Ojo de Odín! ¡Tú estabas muriendo! Tus otras opciones eran Helheim o Ginnungagap o...” Ella estremecido. "Digamos que hay lugares peores para pasar tu otra vida que el Valhalla. Vi lo que lo hiciste en el puente. Ya sea que tú lo reconozcas o no, tú actuaste con valentía. Te sacrificaste para salvar a mucha gente.”

Sus palabras parecian ser un cumplido. Pero su tono sonaba como si ella me estuviese  llamando idiota.

Se dirigió hacia mí y me dio un codazo en el pecho. “Tú tienes potencial, Magnus Chase. No me demuestres que estoy equivocada o si no..

Desde los altavoces de pared, una ráfaga de cuerno sonó tan fuerte que hizo temblar el cuadro sobre la repisa de la chimenea.

“¿Qué es eso?” , Le pregunté. “¿Un ataque aéreo?”
“La cena”. La chica se enderezó. Ella respiró hondo y me tendió la mano. “Empezemos de nuevo. Hola, Estoy Samirah al-Abbas.”

Parpadeé. “No lo tomes a mal, pero eso no suena como un nombre muy vikingo.

Ella sonrió con fuerza. “Puedes llamarme Sam. Todos lo hacen. Seré tu Valkyrie esta noche.”

“Encantado de conocerte.”

Ella me dio la mano, su agarre fue tan fuerte que los huesos de mis dedos crujieron. “Yo te acompañaré hasta la cena.”

Ella forzó una sonrisa. “Si me avergüenzas, yo seré la primera en matarte.”


Última edición por parejaquicktime el 03/12/15, 07:21 am, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
JackFiresoul
Mortal
Mortal


Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 15/10/2012

MensajeTema: Re: Libro Magnus Chase y los dioses de Asgard - 01 La espada de Verano   25/11/15, 10:18 am

Cada cuanto tiempo se suben los capítulos? lo haces muy bien, animo
Volver arriba Ir abajo
parejaquicktime
Mortal que ve en la niebla
Mortal que ve en la niebla
avatar

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/08/2014
Edad : 39
Localización : Valencia, Venezuela

MensajeTema: Re: Libro Magnus Chase y los dioses de Asgard - 01 La espada de Verano   26/11/15, 08:36 am

disculpen la tardanza.. he estado full con mis obligaciones laborales...
Volver arriba Ir abajo
parejaquicktime
Mortal que ve en la niebla
Mortal que ve en la niebla
avatar

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/08/2014
Edad : 39
Localización : Valencia, Venezuela

MensajeTema: Re: Libro Magnus Chase y los dioses de Asgard - 01 La espada de Verano   26/11/15, 08:53 am

Capítulo 12 – Al menos no estoy en el servicio de seguimiento de cabras.

En el pasillo, mis vecinos estaban empezando a salir de sus habitaciones. Thomas Jefferson Jr parecía de mi edad. Él tenía el pelo corto y rizado, era alto y delgado y llevaba un rifle al hombro. Su abrigo de lana azul tenía botones de latón y galones en la manga… “¿Eso es un uniforme de la guerra civil del Ejército de EE.UU.?”. Él asintió y sonrió.
“¿Como estas?”

“Um, muerto, al parecer, le dije.”

Él rió. “Sí. Te acostumbrarás a eso. Llámame T.J.”

“Magnus”, le dije.

“Vamos.” Sam me llevó a lo largo por le pasillo.

Pasamos una chica que imaginé era Mallory Keen. Ella tenía el pelo rojo rizado, ojos verdes y llevaba un cuchillo de sierra, además parecía estar temblando al ver a un muchacho de 2 metros de alto que estaba parado fuera de la puerta marcada X.

“¿Otra vez con la cabeza de cerdo?” Mallory Keen habló con acento irlandés débil. “X, ¿crees que quiero ver una cabeza de un cerdo cortada cada vez que salgo de mi puerta?”

"Yo no podía comer nada más, “X retumbó. “La cabeza de cerdo no cabe en mi refrigerador.”

Personalmente, yo no habría antagonizado con ese tipo. Parecía ser tan macizo como los muros de un bunker a prueba de bombas.
Si por casualidad llevabas una granada activa, estaba bastante seguro de que podrías estar seguro simplemente pidiéndole a X que se la tragase. Su piel increíblemente pálida pero de un tono gris como el color del vientre de un tiburón, repleto de músculos y su rostro estaba lleno de verrugas. Había tantas ronchas en su rostro era difícil decir cuál era su nariz.

Caminamos pasado a X y Mallory quienes estaban demasiado ocupados discutiendo para hacernos caso.

Cuando estábamos fuera del alcance de ser oídos, le pregunté a Sam, “¿Qué cosa es ese tipo grande gris?”

Sam se llevó un dedo a los labios. “X es un medio-troll. Él es un poco sensible sobre eso.

“¿Un medio-troll?. ¿Eso es algo real?

“Por supuesto,” dijo ella. “Y él merece estar aquí tanto como tú.”

“Hey, no lo pongo en duda. Sólo preguntaba.”

La defensiva de su voz me hizo preguntarme cuál era la historia.

Al pasar por la puerta de HALFBORN GUNDERSON, un hacha se abrió paso a travez de la puerta, cortándola en leña desde el interior.

Risa ahogada salió de la habitación.

Sam me hizo entrar en el ascensor. Ella apartó varios otros einherjar que estaban tratando de subir. “el siguiente, chicos.”

La puerta de lanza del elevador se cerró. Sam insertó una de sus llaves en una ranura anular en el panel. Luego presionó una runa roja y el ascensor descendió. “Te llevaré al comedor antes de que las puertas principales se abran. De esa manera puedes conseguir el mejor puesto”

“Uh ... seguro. Gracias.”

De repente una música nórdica fácil de escuchar comenzó a sonar desde el techo.

“¡Felicidades, Magnus!” pensé. “¡Bienvenido al paraíso guerrero, donde se puede escuchar a Frank Sinatra en Noruego SIEMPRE!”

Traté de pensar en algo que decir, de preferencia algo que no hiciera que Sam aplastase de nuevo mi tráquea.

“Así que ... todo el mundo en el piso diecinueve son como de mi edad,” señalé. “O.. nuestra edad. ¿en el Valhalla sólo tienen adolescentes?”

Samirah negó con la cabeza. “a los  einherjar se les agrupan por la edad que tenían cuando murieron. Tu eres el mas joven en este piso, los mayores tienen uno diecinueve años de edad. La mayoría de las veces, ni siquiera verás a los otros dos grupos - adultos y adultos mayores. Es mejor así. Los adultos... bueno, no toman los adolescentes en serio, incluso si los adolescentes han estado aquí por cientos de años más que ellos...”

“Típico”, dije.

“...y En cuanto a los guerreros ancianos, la verdad no siempre se mezclan bien. Imagina una casa de retiro muy violenta.”

“Suena como algunos albergues en los que he estado.”

“¿Los refugios?”

“Olvídalo. ¿Así que eres una valquiria?. ¿Tú elegiste a toda la gente en el hotel?”

“Sí”, dijo. “Yo personalmente elegí a todos en este hotel.”

Haha. “Sabes lo que quise decir. Tu hermandad... o lo que sea.”

“Eso es correcto. Las Valquirias somos las responsables de elegir a los Einherjar. Cada guerrero aquí murió valientemente. Cada uno tenía una creencia en el honor o alguna conexión con los dioses nórdicos que lo hacían a él o ella elegible para el Valhalla.”

Pensé en lo que el tío Randolph me había dicho,  eso de cómo la espada había sido mi derecho de nacimiento heredado de mi padre. “Una conexión ...¿como el ser el hijo de un dios nórdico?”

Tenía miedo de que Sam pudiese reírse de mí, pero ella asintió con gravedad. “Muchos einherjar son semidioses. Pero muchos otros son mortales regulares. Eres elegido para el Valhalla por tu valentía y honor, no por tu patrimonio. Al menos, así es como se supone que debe ser...”

Yo no podía decidir si su tono era nostálgico o resentido.

“¿Y tú?”, Le pregunté. “¿Cómo llegaste a ser una valquiria? ¿tuviste una muerte noble?”

Ella rió. “Aún no. Todavía estoy entre los vivos.”

“¿Cómo funciona eso exactamente?”

“Bueno, yo vivo una doble vida. Esta noche, te acompañe a cenar. Entonces luego tengo que correr a casa y terminar mi tarea de cálculo”.

“No es una broma, ¿verdad?”

“Yo nunca bromeo acerca de la tarea de cálculo.”

Las puertas del ascensor se abrieron. Entramos en una habitación del tamaño de una sala de conciertos.

Mi boca cayó. “Santo…”

“Bienvenido” dijo Samirah , “a la Sala de Fiesta de los muertos.”

Cientos de gradas en niveles hechas de tablas largas como Asiento de estadio curvados descendían tanto que te sangraba la nariz. En el centro de la habitación, en vez de una cancha de baloncesto, había un árbol que se elevaba más alto que la Estatua de la Libertad. Sus ramas mas bajas estaban a tal vez un centenar de pies. Su dosel extendía por toda la sala, raspando contra el techo abovedado  el brote sobresalía través de una apertura masiva en la parte superior. Por encima, las estrellas brillaban en el cielo nocturno.

Mi primera pregunta probablemente no era fue más importante. “¿Por qué hay una cabra en el árbol?”

De hecho, una gran cantidad de animales se deslizaban entre las ramas. No podría decir lo que eran la mayoría de ellos, pero tambaleándose a lo largo de la rama más baja estaba una cabra peluda muy gorda. De sus ubres hinchadas llovía leche como el cabezal de ducha con una gotera. A continuación, en el piso inferior de la sala-comedor, un equipo de cuatro guerreros fornidos llevaban un gran cubo de oro en postes fijados a través de sus hombros. Se mecían de un lado a otro, tratando de mantenerse por debajo de la cabra para que pudieran atrapar los chorros de la leche. A juzgar por la forma en que estaban remojados los guerreros, fallaban bastante.

“La cabra es Heidrun”, me dijo Sam. “Su leche se recoge para hacer el aguamiel de Valhalla. Esa cosa vaya que es buena. Ya Verás.”

“¿Y esos tipos persiguiéndola?”

“Sí, ese es un trabajo ingrato. Pórtate bien, o es posible que te asignen ese servicio”.

“Uh ... ¿y ellos simplemente no podrían, no sé, bajar a esa cabra?”

“Ella no es una cabra de corral. Su aguamiel sabe mejor de esa manera.”

“Por supuesto que sí”, le dije. “¿Y ... todos los otros animales? Veo ardillas y zarigüeyas y…”

“Esos son dulces planeadores y perezosos”, Sam respondió. “son lindos.”

“Bueno. ¿Pero ustedes comen la cena aquí? Eso no puede ser higiénico con todos los excrementos de animales”.

“Los animales en el Árbol de la Laeradr son bien educados.”

“El árbol de ... Lay-rah-dur. ¿Usted le dieron un nombre a un árbol?.

“La mayoría de las cosas importantes tienen nombres.” Ella frunció el ceño. “¿Quien me dijiste que eres?”

“Muy divertido.”

“Algunos de los animales son inmortales y tienen trabajos particulares. No lo puedo detectar en este momento, pero en algún lugar esta un ciervo llamado Eikthrymir. Le llamamos Ike, para abreviar. ¿Ves la cascada?"

Era difícil pasarla por alto. Desde algún lugar en alto en el árbol, el agua corría por surcos en la corteza y formaba un poderoso torrente que caía en cascada desde una rama en una cortina blanca rugiente. Se estrellaba contra un estanque del tamaño de una piscina olímpica entre dos de las raíces del árbol.

“es desde los cuernos de ese ciervo que brota sin parar el agua”, dijo Sam. “Fluye por las ramas hacia ese lago. De allí, se pasa bajo tierra y alimenta cada río  y lago en todos los mundos.”

"Así que ... ¿toda el agua del mundo es ciervo proviene del cuerno de un ciervo? Estoy bastante seguro de que eso no es lo que me enseñaron en la clase de ciencias de la tierra.”

“No toda el agua es de los cuernos de Ike. También esta el deshielo, el agua de lluvia, contaminantes y trazas de fluoruro y escupida jotun.”

“¿Jotun?”

“ Ya sabes, los gigantes.”

Ella no parecía estar bromeando, aunque era difícil estar seguro. Tenía la cara llena de humor tenso…  sus ojos eran como dardos, con los labios apretados como si estuviera ya sea suprimiendo una risa o esperando un ataque. Podía imaginarla haciendo comedia stand-up, aunque quizás no con un hacha a su lado. Sus características también parecían extrañamente familiares…  la línea de la nariz, la curva de su mandíbula, la rayas sutiles de rojo y cobre en su cabello oscuro.

“¿Nos conocemos?”, Le pregunté. “Quiero decir ... ¿antes de que seleccionaras mi alma para el Valhalla?

“Lo dudo”, dijo.

“¿Pero tu eres mortal? ¿Vives en Boston?

“Dorchester. Soy un estudiante de segundo año en la Academia King. Yo vivo con mis abuelos y paso la mayor parte de mi tiempo encontrando excusas para cubrir mis actividades de Valkyria. Esta noche, Jid y Bibi piensan que estoy haciendo tutoría de matemáticas a un grupo de estudiantes de Primaria. ¿Alguna otra pregunta?”

Sus ojos me envíaron el mensaje opuesto: Basta de cosas personales.

Me pregunté por qué ella vivía con sus abuelos. Entonces me acordé de lo que había dicho antes, sobre comprender lo que era llorar por una madre muerta.

“No hay más preguntas,” decidí decir. “Mi cabeza explotaría.”

“Eso sería un desorden“, dijo Sam. “Vamos a llegar a tu asiento antes de que..”

En todo el perímetro de la habitación, un centenar de puertas se abrieron de golpe. Los ejércitos de Valhalla pululaban entrando a tropel.

“La cena esta servida”, dijo Sam.


Última edición por parejaquicktime el 03/12/15, 07:22 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
parejaquicktime
Mortal que ve en la niebla
Mortal que ve en la niebla
avatar

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/08/2014
Edad : 39
Localización : Valencia, Venezuela

MensajeTema: Re: Libro Magnus Chase y los dioses de Asgard - 01 La espada de Verano   27/11/15, 01:05 pm

Capítulo 13 – Phil la papa encuentra su perdición.

Fuimos arrastrados por una ola de guerreros hambrientos. Einherjar surgían desde todas las direcciones, empujando, bromeando y riendo mientras se dirigían a sus asientos.

“Sujétate,” me dijo Sam.

Me agarró de la muñeca y salimos volando por los aires, al estilo de Peter Pan.

Grité. “podrías haberme dado una pequeña advertencia ¿no?

“dije Sujétate.”

Volamos rasando por encima de las cabezas de los guerreros. Nadie nos prestó mucha atención a excepción de un chico al que habíamos pateado accidentalmente en la cara.
Otras valquirias también salieron volando con algunos guerreros que escoltaban, otros guerreros portaban algunas bandejas de alimentos y jarras de bebida.

Nos dirigimos hacia lo que era, obviamente, la mesa principal – en donde todo el equipo local habría podido sentarse si esto hubiese sido un juego de los Celtics. Una docena de tíos sombríos estaban tomando sus asientos en la parte delantera llevando planchas de oro y joyas incrustadas en sus copas. En el lugar de honor se encontraba un trono de madera vacío con un respaldo alto, en donde estaban dos cuervos posados, arreglándose las plumas.

Sam nos hizo aterrizar en la mesa de la izquierda. Otras doce personas iban a sentarse junto con nosotros - dos chicas y cuatro chicos en ropa normal de calle; y seis valquirias vestidas más o menos como Sam.

“¿Otros recién llegados?”, Le pregunté.

Sam asintió con la cabeza, con las cejas fruncidas. “Siete en una noche es mucho.”

“¿Eso es bueno o malo?”

“Más héroes muriendo significa que cosas malas están agitándose en el mundo. Lo que significa que...” Ella frunció sus labios. “Olvídalo. Vamos a sentarnos.”

Antes de que pudiera tomar asiento, una Valkyria bastante alta dio un paso en nuestro camino.

“Samirah al-Abbas, que nos has traído esta noche…  ¿otro medio-Troll? ¿Tal vez un espía de tu padre?

La chica parecía de unos dieciocho años. Ella era lo suficientemente grande para jugar de pívot en la NBA, con cabello rubio como la nieve peinado en trenzas que bajaban por cada hombro. Por encima de su vestido verde llevaba una bandolera con una masa de bolas de cadena, lo que me parecía una elección extraña como arma. Quizás en el Valhalla había un montón de gente con tornillos sueltos.

Alrededor de su cuello llevaba colgando un amuleto de otro con forma de martillo. Sus ojos eran de un azul tan pálido y frío como un cielo invernal.

“Gunilla…” La voz de Sam apretó… “este es Magnus Chase.”

Le tendí la mano. “¿Gorila? Encantado de conocerte.”

Nariz de la chica se encendió. “Es Gunilla, capitán de las valquirias. Y tú, recién llegado…”

La sirena que había oído antes hizo eco de nuevo a través de la sala. Esta vez pude ver la fuente. Cerca de base del árbol, dos chicos llevaban un cuerno de animal de color blanco y negro del tamaño de una canoa mientras que un tercer hombre soplaba de él.

Miles de guerreros tomaron asiento. Gorila me dio una última mirada de desprecio, luego giró sobre sus talones y marchó fuera de la mesa principal.

“Ten cuidado,” Sam me advirtió. “Gunilla es poderosa.”

“También es medio cretina.”

La esquina de la boca de Sam tembló. “Eso también.”

Ella parecía inconmovible, pero sus nudillos se pusieron blancos sobre el mango de su hacha. Me pregunté qué había querido decir Gunilla con eso de “un espía de su padre”, pero, mi tráquea estaba todavía dolorido de la última vez que había hecho enojar a Sam, así que decidí no preguntar.

Me senté en el extremo de la mesa junto a Sam, así que no llegué a hablar con los otros novatos. Mientras tanto, cientos de valquirias volaban por la habitación, distribuyendo alimentos y bebidas. Cada vez que la jarra de una Valkyria estaba vacía, ella sola flotaba sobre la tina de oro que ahora burbujeaba sobre un gran fuego, la jarra se llevaba a si misma con delicioso aguamiel de leche de cabra y regresaba para continuar sirviendo. El plato principal provenía de una estación de cocina y barbacoa en el otro extremo de la habitación. En donde el cadáver de gigantesco animal rotaba sobre el fuego. Yo no estaba seguro de lo que podría haber sido cuando estaba vivo, pero era fácilmente del tamaño de una ballena azul.

Una Valkyria pasó volando, depositando un plato de comida y una copa delante de mí. No podría decir de qué tipo de carne eran las rebanadas sobre el plato, pero olía genial, rociadas en salsa con patatas al lado y rodajas gruesas de pan con mantequilla. Había pasado un tiempo desde que había tenido una comida caliente, pero todavía vacilé.

“¿Qué clase de animal estoy comiendo?”

Sam se limpió la boca con el dorso de la mano. “se llama Saehrimnir.”

“Bueno, en primer lugar, ¿le dan nombres a su cena? No quiero saber el nombre de mi cena. Esta patata… ¿esta patata se llama Steve?"

Ella puso los ojos en blanco. “No, estúpido. Eso ese es Phil. El pan es Steve.”

La miré fijamente.

“Estoy bromeando”, dijo. “Saehrimnir es la bestia mágica del Valhalla. Todos los días se le mata y cocina para la cena. Todas las mañanas resucitó viva y bien”.

“Eso debe ser terrible para el animal. Pero, ¿es como una vaca o un cerdo o…”

“Es lo que tú quieras que sea. Mi porción es de carne. Diferentes secciones del animal son pollo o cerdo. Yo no como la carne de cerdo, pero a algunos de los chicos aquí les encanta”.

“¿Qué pasa si soy vegetariano? ¿Y si quiero falafel?”

Sam se quedó muy quieta. “¿Es una especie de broma?”

“¿Por qué sería una broma? Me gusta el falafel.”

Sus hombros se relajaron. “Bueno, si quieres falafel, sólo pregunta por el flanco izquierdo. Esa parte es el tofu y cuajada de frijol. Ellos lo pueden condimentar a tu gusto con casi cualquier cosa.”

“¿Ustedes tiene un animal mágico cuyo flanco izquierdo está hecho de queso de soja?”.

“Esto es el Valhalla, es el paraíso para los guerreros al servicio de Odín. El Sabor de su comida siempre es perfecto, lo que ustedes elijan.”

Mi estómago se estaba impacientando, así que empecé a devorar mi cena. La barbacoa tenía el sabor perfecto, una mezcla perfecta de picante y dulce. El pan era como una nube caliente con una corteza crujiente. Incluso Phil la papa estaba buenísima.

Al no ser un gran fan de la leche de cabra, yo estaba reacio a probar el aguamiel, pero la cosa en mi copa parecía más una sidra espumosa.

Tomé un sorbo. Dulce, pero no demasiado dulce. Fría y suave, con cierto sabor por debajo que no pude identificar.

¿Eso era mora, miel o vainilla? No lo sé pero vacié mi vaso.

De repente mis sentidos estaban en llamas. No era como el alcohol (y, el alcohol sí, lo he intentado, vomitado, probado el alcohol de nuevo, y vuelto a escupir). El aguamiel no me hizo sentir mareado, atontado o con náuseas. Era más como un café expreso helado pero sin el sabor amargo. Me despertó los sentidos, llenándome de una cálida sensación de confianza, pero sin nerviosismo o ritmo cardíaco acelerado.

“Esta cosa es buena,” admití.

Una Valkyria se abalanzó, volvió a llenar mi copa y se fue volando.

Miré a Sam, que estaba cepillando las migas de pan fuera de su bufanda.

“¿Alguna vez has estado en el servicio de camarera?”

“Si seguro. Nos turnamos. Es un honor servir a los Einherjar.” Ni siquiera sonó sarcástica.

“¿Cuántos Valquirias hay? “

“¿Algunas miles?”

“¿Cuántos Einherjar?”

Sam hinchó sus mejillas. “ no lo sé ¿Decenas de miles? Como te he dicho, esto es sólo la primera cena. Hay dos otros niveles para los guerreros de más edad. Valhalla tiene quinientos cuarenta puertas. Cada una de ellos se supone que acomoda a ochocientos guerreros que salen para la batalla a la vez. Eso significaría cuatrocientos treinta y dos mil einherjar.”

“Eso es un montón de tofu.”

Ella se encogió de hombros. “Personalmente, creo que el número es exagerado, pero sólo Odín lo sabe a ciencia cierta. Bien necesitará un gran ejército cuando Ragnarok suceda”.

“Ragnarok”, repetí.

"el Día del Jucio", dijo Sam. “Cuando los nueve mundos serán destruidos en una gran conflagración y los ejércitos de dioses y gigantes se encuentren en la batalla por última vez”.


“Oh. Ese Ragnarok.”

Recorrí el mar de combatientes adolescentes con la mirada. Me acordé de mi primer día de escuela en la secundaria pública en Allston, unos meses antes de que mi madre muriera y mi vida se volviera un basurero lleno de lodo. La escuela había tenido alrededor dos mil niños. Entre clases, los pasillos eran el puro caos. La cafetería era como un tanque de pirañas.

Pero eso no era nada comparado al Valhalla.

Señalé hacia la mesa principal. “¿Qué pasa con los tipos enjoyados? La mayoría de ellos se ven mayores”.

“Yo no los llamaría tipos enjoyados”, dijo Sam. “Esos son los clanes, los señores de Valhalla. Cada uno fue invitado personalmente por Odin para sentarse en su mesa.”

“Así que el trono vacío…”

“Es para Odin. Sí. Él... bueno, ha pasado un tiempo desde que ha aparecido para la cena, pero sus cuervos lo observan todo y le informan de nuevo a él”.

Esos cuervos me pusieron hicieron nervioso con sus ojos negros y saltones. Me dio la sensación de que estaban tomando un especial interés en mí.

Sam señaló a la derecha del trono. “Allí está Erik Bloodax. Y ese es Erik el Rojo.”
“Una gran cantidad de Eriks.”

“allí está Leif Erikson.”

“Whoa ... pero él no lleva puesto un brassiere de metal.”

“Voy a ignorar ese comentario. Allí está Snorri. Luego nuestra encantadora amiga Gunilla. A su lado Lord Nelson y Davy Crockett.”

“Davy ... espera, ¿en serio?”

“Al final está Helgi el gerente del hotel. Probablemente ya lo conociste.”

Helgi parecía estar pasando un buen rato, riendo con Davy Crockett y resoplando aguamiel. Detrás su silla, el botones Hunding se veía miserable pelando cuidadosamente unas uvas y entregándoselas a Helgi una a la vez.

“¿Cuál es el asunto entre el gerente y Hunding?”

Sam hizo una mueca amarga. “Una Enemistad ancestral desde cuando estaban vivos. Cuando murieron, ambos llegaron a Valhalla, pero Odín le dio más honores a Helgi. Puso Helgi a cargo del hotel. Y la primera orden de Helgi fue que su enemigo Hunding fuera su sirviente para hacer sus tareas domésticas para él para siempre.”

“Eso no parece ser mucho el paraíso para Hunding.”

Sam vaciló. Con una voz más tranquila, ella dijo, “Incluso en Valhalla, hay un orden jerárquico. Tú no quieres estar en la parte inferior. Recuérdalo, cuando comience la ceremonia…”

En la mesa principal, los clanes comenzaron a golpear sus copas sobre la mesa al unísono. Todos alrededor de la sala, todos los einherjar se les unieron hasta que todo el Salón de los muertos tronó como un latido de un corazón de metal.

Helgi se puso en pie y alzó su copa. El ruido se calmó.

“¡Guerreros!” La voz del gerente llenó la sala. Parecía tan real que era difícil creer que era el mismo que hace unas horas me había ofrecido un upgrade a una suite y una llave para el minibar. “¡Siete nuevos caídos nos acompañan hoy! Eso sería razón suficiente para celebrar, pero también tenemos un regalo especial para ustedes. Gracias a la capitán de las Valkyrias Gunilla, hoy, por primera vez, vamos a no sólo escuchar las hazañas de nuestros recién llegados, ¡sino que serán capaces de verlas!"

A mi lado, Sam hizo un sonido ahogado. “No”, murmuró. “No no no …”

“¡Que la presentación de los muertos comience!” Helgi bramó.

Diez mil guerreros se volvieron y miraron expectantes en mi dirección.


Última edición por parejaquicktime el 03/12/15, 07:25 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Affro
Mortal que ve en la niebla
Mortal que ve en la niebla


Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 11/11/2013

MensajeTema: Re: Libro Magnus Chase y los dioses de Asgard - 01 La espada de Verano   28/11/15, 03:02 pm

Una pregunta: el libro de percy jackson y los heroes griegos que salio en agosto, vais a traducirlo?
Volver arriba Ir abajo
parejaquicktime
Mortal que ve en la niebla
Mortal que ve en la niebla
avatar

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/08/2014
Edad : 39
Localización : Valencia, Venezuela

MensajeTema: Re: Libro Magnus Chase y los dioses de Asgard - 01 La espada de Verano   30/11/15, 07:02 am

bueno no tengo planes de traducirlo porque no lo tengo. si me lo mandas por correo puedo traducirlo una vez que termine este.. a partir de este viernes salgo de vacaciones y creo que tendre mas tiempo para dedicarle a la traduccion
Volver arriba Ir abajo
parejaquicktime
Mortal que ve en la niebla
Mortal que ve en la niebla
avatar

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 29/08/2014
Edad : 39
Localización : Valencia, Venezuela

MensajeTema: Re: Libro Magnus Chase y los dioses de Asgard - 01 La espada de Verano   30/11/15, 07:41 am

Capítulo 14 – Cuatro millones de canales y soló hay Valkiria Visión

Me sentí aliviado cuando las video-presentaciones comenzaron con el Einherjar en el otro extremo de la mesa... hasta que ví lo que los otros novatos habían hecho entrar en el Valhalla.

Helgi anunció “¡Lars Ahlstrom!”

Un chico rubio y corpulento se levantó con su Valkyria. Lars estaba tan nervioso que volcó su copa, salpicando aguamiel mágica sobre su entrepierna. Una ola de risas recorrió el pasillo.

Helgi sonrió. "Como muchos de ustedes saben, la capitana Gunilla ha ido actualizandonos gradualmente con nuevos equipos durante los últimos meses. Ella ha estado equipando las armaduras su valquirias con videocámaras para mantenernos a todos bien informados… ¡Y espero que también para mantenernos entretenidos!”

Los guerreros aplaudieron y golpearon sus tazas, ahogando el sonido de Sam maldiciendo a mi lado.

Helgi levantó su copa. "Les presento a ustedes, ¡Valkyria Visión!”

Por todo el tronco del árbol, un anillo de pantallas holográficas gigantes parpadearon cobrando vida, flotando en el aire. Los vídeos eran entrecortados, cada uno al parecer tomado de una cámara en el hombro de una Valkyria. La imagen se veía volando alto en el aire, dando vueltas sobre el escenario de un ferry hundiéndose en un mar gris. La mitad de los botes salvavidas estaban colgando de lado en sus cables. Los pasajeros saltaban por la borda, algunos de ellos sin chalecos salvavidas. La Valkyria se abalanzó acercando la imagen. El enfoque del vídeo se auto ajustó.

Lars Ahlstrom luchaba para mantenerse en píe por la cubierta inclinada, con un extintor de fuego en sus manos. La puerta del salón estaba bloqueada por dentro por un contenedor de metal de gran tamaño. Lars luchaba para moverlo, pero era demasiado pesada.

Dentro de la sala de estar, una docena de personas quedaron atrapadas, golpeando desesperadamente las ventanas.

Lars gritó algo hacia ellos en... ¿sueco? ¿Noruego? El significado era claro: ¡VENGAN AQUÍ!

En cuanto lo hicieron, Lars estrelló el extintor contra la ventana. Al tercer intento, esta se hizo añicos.

A pesar del frío, Lars se quitó el abrigo y lo puso a través de los cristales rotos.

Se quedó al lado de la ventana hasta que los últimos pasajeros estuvieron a salvo fuera. Corrieron por los botes salvavidas. Lars cogió el extintor de fuego de nuevo y comenzó a seguirles, pero la nave se sacudió violentamente. Su cabeza se estrelló contra la pared y se deslizó hacia abajo, inconsciente.

Su cuerpo comenzó a brillar. El brazo de la Valkyrie apareció en la imagen, tomándole a último momento. Una brillante y dorado holograma de Lars apareció al lado de su cuerpo…  su alma, supuse. El Lars dorado tomó la mano de la Valkiria, y las pantallas de video se oscurecieron.

Todos los guerreros alrededor de la sala de fiesta vitorearon.

En la mesa principal, los Clanes discutían entre sí. Yo estaba lo suficientemente cerca como para escuchar algo de la conversación. Uno sujeto… ¿Lord Nelson?...  Cuestionó si un extintor podría contarse como un arma.

Me incliné hacia Sam. “¿Por qué importa eso?”

rompió el pan en trozos cada vez más pequeños. “Para entrar en el Valhalla, un guerrero debe morir en batalla con un arma en su mano. Esa es la única manera.”

“Por lo tanto, “dije en voz baja,”¿cualquier persona podría entrar en el Valhalla si sólo toma una espada y se mata?”.

Ella resopló. “Por supuesto que no. No podemos traer a niños que tomen armas y mueran a propósito. No hay nada de heroico en el suicidio. El sacrificio, la valentía no pueden ser planificadas… tiene que ser una verdadera respuesta heroica a una crisis. Tiene que venir del corazón, sin pensar en una recompensa.”

“Así que... ¿qué pasa si los clanes deciden que un novato no debería haber sido elegido y traído? ¿se le regresa a la vida?” Traté de no sonar demasiado esperanzador.

Sam encogió la nariz. “Una vez que eres un einherji, no hay vuelta atrás. Solo se le asignan las peores asignaciones de trabajo. Es posible que tenga dificultades para ganarse el respeto de los demás. Pero te quedas en el Valhalla. Si los Clanes determinan que la muerte fue indigna... bueno, la valquiria que lo trajo será castigada por ello."

“Oh.” De repente comprendí por qué todas las valquirias en nuestra mesa parecían un poco tensas.

Los barones hicieron una votación entre ellos mismos. Ellos acordaron por unanimidad que el extintor podría contarse como un arma y la muerte, de Lars podría ser visto como sacrificio de combate.

“¿Qué mayor enemigo existe que el mar?”, Dijo Helgi. “¡Encontramos Lars Ahlstrom digno del Valhalla!”

El salón exploto en más aplausos. Lars casi se desmayó. Su Valkyria lo sostuvo mientras sonreía y saludaba a la multitud.

Cuando el ruido se calmó, Helgi continuó. “Lars Ahlstrom, ¿conoces tu filiación?”

“Yo…-“ La voz del recién llegado sonó agrietado. “Yo nunca conocí a mi padre.”

Helgi asintió. “Eso no es extraño. Vamos a buscar la sabiduría de las runas, a menos que el Padre de Todos deseé interceder.”

Todos se volvieron hacia el trono desocupado. Los cuervos erizaron sus plumas y chillaron.

El trono permaneció vacío.

Helgi no parecía sorprendido, pero sus hombros se hundieron con decepción. Hizo un gesto hacia el pozo de fuego. De un grupo de camareros y cocineros, una dama con una túnica con capucha verde se arrastró hacia adelante. Su rostro estaba oculto en las sombras de su capucha, pero, a juzgar por su postura encorvada y sus nudosas manos, ella debe haber sido bastante anciana.

Murmuré a Sam, “¿Quién es? ¿la Malvada Bruja?

“Una vala. Una vidente. Ella puede lanzar hechizos, leer el futuro y... otras cosas.”

La vala acercó a nuestra mesa. Se detuvo delante de Lars Ahlstrom y sacó una bolsa de cuero de entre los pliegues de su túnica. Ella cogió un puñado de piedras rúnicas como las del estudio de tío Randolph.

“¿Y las runas?” Le susurré a Sam. “¿Para qué son?”

“Son el antiguo alfabeto de Vikingo,” dijo ella, “pero cada runa también simboliza algo poderoso… como un dios, un tipo de magia, una fuerza de la naturaleza. Son como el código genético del universo. La vala puede leer las piedras para ver tu destino. Los más grandes hechiceros, como Odin, ni siquiera necesitan usar las piedras. Pueden manipular la realidad simplemente diciendo el nombre de una runa.”

Hice una nota mental para evitar a Odin. No necesitaba que mi realidad fuese manipulada aún más.

En frente de nuestra mesa, la vala murmuró algo en voz baja. Luego lanzó las piedras a sus pies. Aterrizaron en el suelo… algunas boca arriba, algunas boca abajo. Una runa en particular, parecía coger la atención de todos. Las pantallas holográficas proyectaron su imagen a todo el mundo en la sala.


La marca no significaba nada para mí, pero cientos de guerreros gritaron con su aprobación.

“Thor” ellos chillaron. Luego comenzaron a cantar: “¡THOR!, ¡THOR!, ¡THOR!”

Sam gruñó. “Como si necesitamos otro hijo de Thor.”

“¿Por qué? ¿Que hay de malo con ellos?”.

“Nada. Son grandiosos. Gunilla allá... ella es una hija de Thor.”

“Oh.”

La capitana Valkyrie estaba sonriendo, lo que era aún más aterrador que su ceño fruncido.

Cuando el canto cesó, la vala levantó sus brazos marchitos. “¡Lars, hijo de Thor, alégrate! ¡Las runas dicen que pelearás bien en el Ragnarok. Y mañana, en tu primer combate, deberás probar su valor y ser decapitado!."

El público aplaudió y rió. Pero Lars de repente se veía muy pálido. Eso hizo que los guerreros rieran con más fuerza, como si una decapitación fuese un ritual de novatadas no peor que un calzón chino. La vala recogió las runas y se retiró mientras la Valkyria de Lars le ayudó a sentarse.

La ceremonia continuó. La siguiente fue una recién llegada llamada Dede. Ella había salvado un montón de niños de escuela en la escuela en su pueblo, cuando los soldados de un señor de la guerra habían intentado secuestrarlos. Ella había coqueteado con uno de los soldados, le engañó para dejarla mantener su rifle de asalto, a continuación, le apuntó y disparó en contra del señor de la guerra. Ella fue asesinada inmediatamente, pero su acto desinteresado le dio el tiempo suficiente a los niños para escapar. El vídeo fue bastante violento. Los Vikingos vitorearon encantados. Dede recibió una ovación de pie.

La vala leyó de nuevo las runas. Confirmó que los padres de Dede eran mortales regulares, pero nadie pareció importarle eso. De acuerdo con la fortuna de Dede, ella lucharía valientemente en el Ragnarok. Luego dijo que la próxima semana ella iba a perder sus brazos varias veces en combate. Y dentro de cien años ella se elevaría a la mesa de los clanes.

“¡Oooooo!” La multitud murmuró con aprecio.

Los otros cuatro recién llegados eran igual de impresionantes. Habían salvado muchas personas. Habían sacrificado sus vidas con valentía. Dos eran mortales. Uno era un hijo de Odín, lo que causó una conmoción menor.

La última recién llegada era una hija de Heimdall. No estaba seguro de quién era ese, pero los vikingos parecían impresionados.

La cabeza me daba vueltas por el exceso de información. Mis sentidos estaban en llamas por el exceso de aguamiel. Ni siquiera me di cuenta de que habíamos llegado al final de la mesa hasta que Helgi me llamó por mi nombre.

“¡Magnus Chase!” Gritó. “Levántate e impresiónanos con tu valor!”


Última edición por parejaquicktime el 03/12/15, 07:27 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Libro Magnus Chase y los dioses de Asgard - 01 La espada de Verano   

Volver arriba Ir abajo
 
Libro Magnus Chase y los dioses de Asgard - 01 La espada de Verano
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 3.Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente
 Temas similares
-
» Libro Magnus Chase y los dioses de Asgard - 01 La espada de Verano
» Entrevista a SALVADOR RUBIO, autor del libro “Metal Extremo: 30 años de oscuridad (1981-2011)” en La Chaqueta Metálica
» algún libro medieval?
» Llega un nuevo libro sobre Burning
» los dioses deben de estar locos

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Percy Jackson Spain :: Contenido del Foro :: Libros-
Cambiar a: