El foro para hablar de vuestro semidios favorito.
 
ÍndiceRegistrarseConectarse
"HOLA NIÑ@S NUEVOS,PRESENTENSE EN EL TEATRO :3"

Comparte | 
 

 Concurso de Escritura (votación)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Orfeo23
Asclepio
avatar

Mensajes : 2883
Fecha de inscripción : 12/03/2012
Edad : 19
Localización : Detrás de ti ;)

MensajeTema: Concurso de Escritura (votación)   03/05/14, 12:39 pm

Atención a todos.
Voy a ir publicando un relato cada 2 días para que puedan leerse todos y votar por el que más les gusta. Los autores no pueden votar en este concurso.
Hoy, 03 de mayo publico el primero y no quiero que voten aún sino cuando se mande el último relato (son 4). Muchas gracias por participar y mucha suerte.

_________________________________________________
Soy tu tamalero de ensueño.
Volver arriba Ir abajo
http://www.lalalalalalalalalalalalalalalalalala.com
Orfeo23
Asclepio
avatar

Mensajes : 2883
Fecha de inscripción : 12/03/2012
Edad : 19
Localización : Detrás de ti ;)

MensajeTema: Re: Concurso de Escritura (votación)   03/05/14, 12:41 pm

Primer relato.
Nota del autor: No apto para mentes puras, avisado antes de que puedas leer.

Noche tras noche

No puedo dormir, no debo, aunque en realidad es que no quiero, no quiero volver a dormirme aunque me pesen los ojos y mis ojeras empeoren día tras día. Al verme al espejo apenas me reconozco, mi pelo largo, liso y de color azabache ha empezado a ponerse grisáceo, me han salido arrugas por todo mi rostro y el brillo de mis ojos azul cielo ha empezado a apagarse, ni siquiera salgo de casa, lo intenté para ver si me hacía olvidar pero no funcionó, mirase a donde mirase, les veía a ellos... Empezaba a gritar en medio de la calle y todas las demás personas que estaban cerca me trataban como si estuviese loca, recuerdo también que incluso alguna mujer mayor llamó a la policía, seguramente pensando que me hubiese escapado de un centro de internamiento psiquiátrico o algo por ese estilo.
Después de eso supe que no podría volver a salir de mi apartamento en las afueras y corrí, corrí tanto que cuando llegué a casa estaba bañada en sudor y exhausta. Si supiesen lo que tengo que soportar, al menos no parecerían tan inútiles y me hubiesen preguntado: "¿Le ocurre algo, se encuentra bien?" Pero no, los humanos cuando tenemos miedo dejamos que ese miedo nos impida hacer cualquier cosa útil.
Finalmente, os contaré el por qué de mi miedo y el por qué me considero una inútil como todos los demás.
Hace unos seis o siete días, mi vida era tan normal como la tuya, me levantaba, me daba una ducha y vestía, tras maquillarme ligeramente, recogía mi apartamento, iba a trabajar en la oficina, regresaba tras unas cinco horas, comía en alguna cafetería que pillara cerca, luego descansaba un poco en casa y salía y conversaba con unas amigas, hasta que a la noche, sobre las 22:00 me iba a casa y me preparaba para ir a dormir. Hasta ahí todo muy normal, una vida, una rutina simple, bien. Pero cuando me acosté en la cama me dormí prácticamente al instante, cosa muy rara ya que normalmente me lleva unos 10-15 minutos dormirme por completo, pero supongo que estaba cansada y no le dí mayor importancia. Recuerdo que soñé, soñé con dos personas, aunque a decir verdad no se veía nada,estaba demasiado nublado y sólo recordaba los ojos de dos personas, que brillaban en la oscuridad, unos tan rojos como la sangre y los de la otra persona unos ojos verdes como las esmeraldas. Me susurraban algo, al menos había pensado que eran susurros, pero no podía oír nada de nada. Mi sueño acabó a la mañana siguiente y me levanté muy alterada, casi nunca tenía sueños, y menos de alguien con esos ojos tan... Aterradores. No creí que fuera nada, sólo un sueño y nada más así que me dije a mí misma que lo dejara estar y me fui a dar una ducha. Cuando me desnudé y el agua fría cayó sobre mí, noté una punzada sobre el brazo derecho y enseguida fijé mi vista ahí, cerca de una de mis venas. Me extrañé y asombré un poco, tenía un corte en el brazo, de algo muy pequeño, quizá un cuchillo, pero con un filo bastante afilado. El corte apenas tenía profundidad, pero era como mínimo de unos siete centímetros. "¿Qué es esto?" Pensé, ya que estaba bastante segura de que no me había hecho ningún corte y me habría dado cuenta. Me lo limpié un poco y puse una venda, tras salir de la ducha. Seguidamente, de nuevo a la rutina, pero sin dejar de pensar ni un sólo momento en cómo me había hecho eso. Cuando llegué por la noche a casa, cené dos rollitos de primavera de esos que se meten en el microondas y en unos minutos listo, y fui a la cama. Otra vez, me dormí al instante, y por supuesto, tuvo sueños. Ésa noche volvía a estar en el mismo lugar que ayer, o al menos eso creía, y ahora veía bien el rostro de una de las personas,que estaba frente a ella, el de los ojos esmeralda. Aunque en realidad no sabía si era una persona, un hombre, de unos tres metros y medio de altura, con un color de piel en negro y unos ojos verdes. De su boca salían dos colmillos bastante grandes, pero no más que aquellos cuernos retorcidos hacia arriba que acababan en punta, en su cabeza. El cuerpo de aquel hombre era enorme y bien robusto y poseía garras, bastante afiladas suponía. El hombre iba posando una de sus garras en mi brazo, justamente donde había tenido el corte esta mañana, me dolía y exactamente no podría decir si estaba en un sueño o no. Su mano siguió bajando por la mía, haciéndome sangrar más y más cada vez, mientras que yo solamente podía morderme el labio, pues aunque me estaba resistiendo y quería forcejear mis manos no respondían. Pensé que acabaría, que esto debía ser un sueño y nada era real, quería creerlo pero el dolor parecía bastante real, entonces, cuando aquel ser abrió su boca si pude oírlo esta vez, su voz era fría y sin sentimiento alguno.
--Nos vemos, querida.
Desperté, sudorosa y me llevé las manos a la cabeza, para luego echar la mirada a mi brazo y comprobar que sangraba aún más que ayer y que la sangre aún estaba bastante fresca. Ese día no fui a trabajar, llamé para decir que me encontraba enferma, con fiebre y echada en la cama, lo que en parte era verdad y en parte no, no tenía fiebre, pero tenía muchísimo miedo y no quería salir a ningún lugar hoy. Por tanto, me quedé en casa todo el día, intentando no pensar en aquel grotesco ser ni en lo que me había dicho "Nos vemos mañana, querida", pero era muy difícil, no por favor, que no me pase otra vez, no quiero volver a pasar por algo como eso en mi vida. Qué incrédula fui, no sabía que mi mundo cambió repentinamente aquella primera noche y que nada jamás volvería a ser como antes.
En la tercera noche, y la peor de todas para mí, ya veía todo con más claridad, lo que me asustaba todavía más si puede ser. Estaba rodeada de todo tipo de seres, pequeños diablillos con alas de color rojo, con inmensos dientes plateados, monstruos con cuernos de todo tipo de colores, grises, azules oscuros, morados, todos ellos de más de dos metros de alto y bastante robustos. También, perros infernales, con unos ojos negros que te incitan a mirarlos aunque no quieras, y lo peor de todo, justo delante de ella las personas que vio la primera noche, el ser de los ojos verdes y el otro, el chico de los ojos rojos como la sangre, llevaba una capucha y cuando se le cayó, y sus ropas al extender sus alas, ella pudo comprobar que era algo parecido a un Ángel. Iba vestido con un pantalón vaquero negro atado con un cinturón por la cintura y una camiseta ajustada al cuerpo de color azul cián. Su piel, pálida y brillante. Sus ojos eran de un color miel dorado, como, bueno, como la miel. Su cuerpo era delgado y musculoso, con una cara majestuosa y un pelo rubio corto. Sus alas refulgían con sombras azules, negras y moradas. Era hermoso, remoto, eterno, pero si estaba con el mismo ser que le había hecho daño, no podía ser bueno. Así que rápidamente quité esos pensamientos de mi cabeza e intenté forcejear de nuevo, pero ahora pude ver por qué era inútil. Sus brazos estaban estirados sobre su cabeza y sus piernas abiertas, amarradas con cadenas, completamente desnuda. Sí, como lo lees, completamente desnuda, y, esta vez, sangre mía goteaba de varias partes de mi cuerpo, de mi sien, de mi brazo derecho e incluso de mi entrepierna y bajando por mis muslos. Estaba agotada, mis intento de forcejeo sin sentido me habían puesto exhausta y muy, muy nerviosa. Mi corazón latía a mil, como mínimo, demasiado acelerado para ser sólo un sueño.
Pero allí seguía ella, y el tipo de las alas, el ángel, se acercaba lentamente, aunque con paso firme. Acarició mis labios y luego posó los suyos en los míos, eran de un tacto frío, oscuros y puede que algo pasionales. Cerré los ojos y dejé que me besase, no podía hacer nada más, aunque una lágrima caía por mi rostro. En cuestión de segundos, el ángel toma el control. Comienza a hacer el beso más intenso y pasional y se levanta, cogiéndome en brazos. No puedo resistirme, sólo esperar a que acabe de una vez, pero esto no pasa. Se separó de mí y vi cómo se relamía los labios, con una malévola sonrisa pícara. El ángel parecía ansioso y no pudo más, la mirada del chico se cruzó con la de ella y él le dedicó una peligrosa sonrisa torcida, quería jugar con ella.
Las manos de él bajaron y acarició sus blanquecinos muslos con ansia, agarrándole fuerte de vez en cuando, causando en mí que la pasión del momento aumentase, aunque me odie a mí misma por ello. Era evidente que ese hombre sabía lo que hacía, sabía cómo hacerla sufrir. Dejé que recorriese mi cuello con la lengua, que me mordiese la mejilla, en el lóbulo de su oreja, incluso que me mordiese el labio inferior y le hiciese sangrar levemente de éste. Más lágrimas brotaban de mis ojos, nublándome la vista, hasta que él introdujo una de sus manos en mi entrepierna. Gemí al sentir los dedos de él rozando mi intimidad por encima de la ropa y sentí como el ángel se tensaba ante aquel dulce sonido. El de ojos negros devoró mis labios con necesidad al notar mi humedad. Rozó con sus dedos mi clítoris, pellizcándolo suavemente y deleitándose con los gemidos que salían de mí, dios cuánto me odie en esa repugnante noche, pero no acababa aún. Mordisqueó mis pechos y pezones y cerré los ojos de nuevo, no podía soportarlo más.
Y en un ágil movimiento, tras abrir mis piernas aún más, me penetró por completo, golpeándome brutalmente, lo cual es raro ya que no vi que se quitase el pantalón, pero eso no tiene importancia, no podía ni pensar. Él no se detuvo para que me acostumbrase, y comenzó un rápido, salvaje y pasional baile contra mi cuerpo, mientras que yo sólo cerraba los ojos, jadeaba bruscamente y le clavaba las uñas en la espalda. Parecía no acabar, ni siquiera sabía el tiempo que llevaba haciendo eso, ese estúpido, asqueroso y repugnante ángel... Finalmente, con un ronco jadeo, inundó de semen mi interior, y dejé escapar un pequeño gritito al sentir aquel cálido líquido llenarme, no fui yo vale, fue mi cuerpo, a mí me repugnaba todo eso.

Y desperté en la mañana, en mi cama, sudando, demasiado alterada para pensar, llena de sangre por mis brazos y muslos, por mi labio, y claro, doliéndome a horrores la entrepierna. Me quedé de nuevo en casa, acurrucada y con mis manos en las piernas, haciéndome un ovillo. Decidí justo en ese día que nunca, nunca podría ser la de siempre y que como esto se repitiese cada noche no podría seguir.
Pasó una noche, y otra, y otra, y otra, cada noche volvían a violarme, a torturarme, a hacerme daño de cualquier manera. Y cada noche era más y más real, ya ha pasado una semana desde la primera vez pero mi mente no olvidará jamás nada de esto, me atormenta y me pregunto, ¿por qué a mí? ¿Qué he hecho para merecer esto?
Me llamo María, Mary, y cuando estés leyendo esto no sé dónde estaré, creo que acabaré con mi vida, si no puedo hacer nada me niego a seguir.

_________________________________________________
Soy tu tamalero de ensueño.
Volver arriba Ir abajo
http://www.lalalalalalalalalalalalalalalalalala.com
Orfeo23
Asclepio
avatar

Mensajes : 2883
Fecha de inscripción : 12/03/2012
Edad : 19
Localización : Detrás de ti ;)

MensajeTema: Re: Concurso de Escritura (votación)   05/05/14, 08:53 pm

Hacía ya mucho tiempo no me sentía tan feliz, una señorita de dudosa procedencia al lado derecho de mi cama y una botella de vodka en la mesita de noche, ¿qué más se le puede pedir a la vida?, hace ya demasiado tiempo la vida empezó a tratarme mal, pero hoy, hoy, estoy feliz y nada puede hacer la vida para arruinarme esta alegría que tengo, aunque es verdad estoy totalmente solo, sin un amigo y sin un amor desde hace mucho tiempo, por muchos motivos, por muchas cosas que me pasaron, por cosas que quiero olvidar y por cosas que quiero recordar pero olvide, pero para resumir las cuentas y para abreviar mi historia antes de esta hermosa noche, simplemente diré que la vida fue una hideputa conmigo, pero creo que a eso le llaman karma, que no es más que una forma bonita de decir que si eres una persona mala, un malparido la vida será una hideputa contigo; pero olvidemos las penas y concentrémonos en la felicidad, en el presente, en la puta que tengo a mi lado, y en lo que me ayudara en esas dos cosas, en el licor que me ayudara a olvidar las penas y a concentrarme en la felicidad, lástima que la señorita que me acompaña está demasiado dormida y no tengo corazón suficiente para despertarla, parece un ángel, un ángel de lujuria, un ángel de perdición, un ángel que me arrastrara al infierno o me llevara al cielo si es su voluntad; debería abrir esa botella y beberla rápidamente, olvidare mis penas y me sumiré en un hermoso sueño, un sueño en que seguiré siendo feliz, de verdad seré feliz, pero a decir verdad no lo haré, no abriré esa botella, no quiero ser de verdad feliz, me gusta estar amargado, me gusta esta falsa felicidad, esta satisfacción perversa inducida por la lujuria, malditos deseos carnales; su cabello es rojo, de un rojo antinatural, parece fuego, su cabello es fuego, quema cuando se mira, lo empiezo a temer pero también lo empiezo a amar, siento que quiere quemar mi alma, es verdad que es un ángel, lo siento en mi corazón, solo un ángel puede hacer esto, solo un ángel tendría su cabello; sus labios, sus labios son también de un rojo antinatural, son de un rojo intenso, son de un rojo sangre, su color es tan natural que es antinatural; es hermosa, la amo, la amare siempre, ella es con quien he soñado tantas veces que me he despertado llorando y gritando al perder para siempre un amor en mis sueños, en mis locas visiones la he visto, he conocido muchas mujeres, me he acostado con muchas mujeres y con muchos más hombres aun, pero ninguno como ella, ella es diferente.

Me siento en el lado izquierdo de la cama y observo el vodka que esta tan cerca que con solo estirar un poco las manos lo tendría, seria mío, siento que me llama, sé que lo necesito, él me necesita; miro la puerta, es una puerta de madera negra, casi tan negra como mi corazón, debería atravesarla y olvidarla para siempre a ella, saldré y nunca la volveré a ver, me iré y no le arruinare su vida, si me quedo la pasara muy mal, ella no merece eso, ella es un ángel, un ángel no merece eso; me levanto y voy hacia la puerta, será fácil, solo la abriré, saldré e iré donde otra puta o donde me lleve el viento que siempre es a un casino o a una casa de perdición; pero algo me lo impide, son sus ojos, me están mirando, son cálidos como ella, de un color miel más hermoso que ninguno, irradian felicidad y para ser una cortesana también irradian inocencia; me pregunta con una voz algo entrecortada:
-¿hacia dónde vas?
-voy a donde sea feliz, tal vez a la vejez, tal vez a una iglesia, donde mi familia si tuviera alguna, pero lo más probable es que vaya a un prostíbulo a conseguir con quien terminar esta noche.
-¿por qué no terminas esta noche conmigo y mañana vas donde una puta?
-¿acaso no eres una puta?
-hasta donde me conozco a mí misma no lo soy, aunque según muchos hombres todas las mujeres somos putas, así que si eres de esos pues si soy una puta.
-¿quieres salir a dar un paseo, mi puta que no es puta?
-será todo un placer, en especial para vos, pero con una pequeña condición, quiero que vayamos a ver el amanecer en algún sitio bonito.
-¿el amanecer?, la noche es joven, aún falta mucho para que salga el sol, pero iremos, vayamos primero a comer algo que no recuerdo haber comido nada hoy.
Sin decir nada se levanta y empieza a vestirse, la veo incluso más hermosa que antes, ya no le temo, solo la amo y no tengo ya ninguna duda de que sea un ángel, se viste de una manera sensual y hermosa, con una gracia y una delicadeza digna de una reina o de la concubina de algún rey, se viste más recatada de lo que esperaba, pero es mejor así, no me gustan las personas groseras ni mal vestidas, y no quiero odiar a alguien que amo; salimos de esa habitación y bajamos lentamente las escaleras, según lo que veo estamos en su casa, es hermosa como ella, cuadros que representan escenas sexuales demasiado detalladas, no las describiré porque nunca me han gustado ni los detalles morbosos ni los pornográficos, pero diré harían sonrojar a muchos actores porno; ventanales tan grandes que dejan entrar toda la luz de luna que se refleja en su cara y hace que su tez sea lo más hermoso que he visto en mi vida; paredes de un color blanco, tan blanco como el marfil; y para hacer de la casa aún más pintoresca, hermosa, y contrastando con las anteriores escenas relatadas en esos cuadros, habían varios crucifijos e imágenes religiosas de colores hermosos y posiblemente historias fascinantes, pero estaba demasiado perdido en su cara, en sus ojos, en sus labios, en su ser, para preguntarle por algo tan insignificante como la historia de un cuadro.
Salimos de su casa y al fin puedo respirar aire puro, amo la naturaleza, amo la libertad, amo esto que llamamos civilización, amo lo que hace, amo como se matan entre ellas por cosas vanas y sin sentido, en pocas palabras amo la humanidad en sí misma, mis hermanos, mis semejantes, mis prójimos, ¡hideputas!; vagamos sin rumbo un rato por su barrio, quería conocerla mejor pero no me atrevía a hablarle, hasta que por fin ella rompió el hielo de nuestra distancia:
-¿hacia dónde vamos mi caballero dolido?
-vamos a donde nos lleve el viento, o sea a un bar donde podamos bailar y distraernos un rato.
Nuestra conversación termina tan rápido como empezó, pero esta vez ya sé dónde ir, aunque el problema será llegar, en esta ciudad de maricas y putas no se consigue un taxi ni para remedio a esta hora; seguimos andando y mirando lo que nos rodea, ella va tan sonriente, tan feliz por la vida, y yo voy como siempre, triste y amargado, por algún error del destino, un taxi paso por ese lugar y ella lo paro, nos subimos y el taxista pregunto.
-¿Dónde los puedo llevar esta hermosa noche?
-¿conoces el bar de maricas que hay en el centro?
-sí, lo conozco, señor, aunque veo que lleva muy buena compañía para entrar a ese sitio.
-¿Quién dijo que iba allí?, lo único que dije fue que si lo conocía, quiero que me lleve al bar “mis recuerdos” que se encuentra a media cuadra de allí; ¿podría mermar el volumen de eso que está oyendo que aún no quiero quedar sordo?
-inmediatamente lo llevo allí, señor, pero la música está bien como esta así que si le molesta no tiene necesidad de utilizar este servicio, nadie lo está obligando a hacerlo.
Durante todo el camino ese bullicio, ese golpear de ollas que llaman arte, cultura, que osan llamar música, me taladraba el cerebro, me estaba volviendo loco, solo me mantenía cuerdo lo hermoso del paisaje y la mirada meditativa y profunda de mi amada, cuando llegamos se puede decir que le tire el dinero a la cara del taxista y de propina le dije: “tenga y aprenda a respetar, gonorrea”, no me siento orgulloso de eso, menos de haberlo hecho en presencia de una dama, pero se puede decir que soy un poco temperamental y ese ruido ensordecedor hizo que perdiera los estribos.
Entramos rápidamente, aunque había una fila larga, soy amigo del dueño y cliente habitual, nos dieron una mesa rápidamente, amo ese bar, es de los pocos buenos que aún quedan en esta ciudad, carcomida por la delincuencia, por la pobreza, por la gente; estaba sonando un vals cuando pedimos la primera ronda en la cual solo nos miramos y pensamos, pero cuando se terminó, empezó un tango y no pude más que invitarla a bailar, y ella acepto dichosa, mientras bailábamos fuimos uno, nuestras almas se fundieron, no existía más en el mundo que nosotros, el mundo entero éramos nosotros, era una canción hermosa: “…Caballero del ensueño, tengo pluma por espada, mi palabra es el alcázar de mi reina la ilusión...”, pero como todo en esta vida, tiene su final, cuando termino sentí que mi mundo se desmoronaba hecho pedazos, mi alma era fragmentaba en mil porciones tan pequeñas que jamás se podrían unir de nuevo, pero todo en esta vida se supera y se olvida.
Nos sentamos de nuevo y volvimos a mirarnos, examinándonos, esperando, esperando a que alguno empezara una conversación, esperando a que alguno se abalanzara sobre el otro y lo poseyera, pero no pasó nada, solo pude preguntarle una cosa
-¿quieres ir a ver el amanecer?
-solo si vos me acompañas
-entonces vamos, conozco un lugar en esta ciudad como ningún otro para ver cuán podrido esta esto que llamamos humanidad, pero también lo hermoso y lo divino de la naturaleza.
Salimos de ese bar sin pagar la cuenta ni por decencia, igual lo cargaran a mi cuenta así que no me preocupa mucho, en el centro es más fácil encontrar un taxi, por lo cual lo conseguimos casi inmediatamente después de que salimos de ese bar, y gracias a Dios no escuchaba nada, se dejaba deleitar por el ruido de la naturaleza, por los ladridos de los perros, por el aletear de los búhos, por el cantar de los grillos, le dije donde llevarnos y en cinco minutos que se pasaron volando ya estábamos ahí, bajamos y observamos, pronto amanecería y seria hermoso.
Nos sentamos al borde de un pequeño acantilado desde donde se podía divisar toda la ciudad, rodeada por grandes montañas, un valle hermoso para estar lleno de edificios, esperamos y esperamos hasta que el sol ya pintaba sus primaras luces en el horizonte, y entonces al fin hablamos
-¿y ahora que hacemos mi caballero?
-nada, ¿Qué se puede hacer en este mundo vil y engañoso?, solo separarnos, tomar rumbos diferentes, y guardar este como el recuerdo más hermoso de nuestras vida, atesorarlo y mejorarlo cada año, y algún día lo contaremos y será lo más hermoso contado alguna vez.
-tiene sentido, entonces hasta aquí llegamos, que te trate bien la vida y consigas esa puta que tanto querías
-tu siempre serás aquella que he amado y de mi memoria nunca serás borrada, jamás lo olvides ni lo dudes.
Me levanto y la dejo ahí acostada, mirando su amanecer y yo voy de nuevo sin rumbo por este mundo, sin nadie que me quiera y sin nadie a quien querer, soy tan solo otro hideputa más en un mundo de maricas, pero jamás me ha disgustado a decir verdad.

_________________________________________________
Soy tu tamalero de ensueño.
Volver arriba Ir abajo
http://www.lalalalalalalalalalalalalalalalalala.com
Orfeo23
Asclepio
avatar

Mensajes : 2883
Fecha de inscripción : 12/03/2012
Edad : 19
Localización : Detrás de ti ;)

MensajeTema: Re: Concurso de Escritura (votación)   08/05/14, 05:49 pm

El quinto jinete del Apocalipsis



Llegó envuelta de los lamentos de los hombres. Su vestido estaba hecho de jirones de la luna, que absorbían la luz y el color del cielo conforme avanzaba. Llevaba el sol en su espalda, y la tierra tembló a sus pies.

Iba al lomo del esqueleto de un caballo, y en sus manos sostenía el cadáver del hijo del dragón. Su cabello cubría su cara; abismo absurdo compuesto por las almas de los hombres.

Provenía del desierto, uno del cual nunca nadie había logrado salir. Galopaba, terrible como la crueldad de su Dios, dejando un rastro de destrucción y fuego a su paso.

Todos los hombres voltearon a verla. El coro de 144,000 entonó su cántico de gran trueno, y los ángeles se elevaron al trono celestial. Ella se detuvo, impertérrita, y cantó las alabanzas pertinentes. Mas nadie comprendía, pues hablaba la lengua de su Dios.

De su boca surgió la neblina, veneno anestésico que dormía la memoria de los hombres. En su sueño de muerte, vieron profecías de su pasado, y juntos accedieron a la cúspide del Nirvana, sólo para volver a descender a los abismos del Infierno en el que se había transformado la tierra.

Con el fuego de su mirada, quemó los bosques. Y con el sol a cuesta suya, empujó la tierra hacia el desierto. Y derramando su sangre sobre la arena, exclamó:

“Que las cuencas secas de los ríos se llenen con los tifones de vuestra sangre, para alabanza y gloria del Dios que los ha abandonado. En mi vientre llevo la muerte, pues vosotros han asesinado a mi hijo, sucesor de reyes y de dioses, y he venido a vengarlo. La tierra se estremecerá bajo mi grito de agonía, y en vuestros débiles cuerpos surgirá la enfermedad y el hambre, y no se detendrá hasta que las estrellas adornen mi cabeza, y el último de vuestra especie perezca bajo mi yugo.”

Entonces soltó un grito que retumbó en los ecos de la eternidad, sellando así sus votos de venganza y odio. Galopó hasta el fin de los tiempos, de donde volvió sólo para cumplir su promesa, y ver morir al último de los hijos de Adán.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Bekinski, pintura que sirvió de inspiración para la obra.

_________________________________________________
Soy tu tamalero de ensueño.
Volver arriba Ir abajo
http://www.lalalalalalalalalalalalalalalalalala.com
Orfeo23
Asclepio
avatar

Mensajes : 2883
Fecha de inscripción : 12/03/2012
Edad : 19
Localización : Detrás de ti ;)

MensajeTema: Re: Concurso de Escritura (votación)   10/05/14, 11:53 pm

PROYECTO CONTROL
-Ya queda poco para llegar-dijo Johana mirándome de reojo sin quitar la vista de la carretera- venga Anabel, no me digas que no estás emocionada de empezar otro curso en nuestra universidad para genios que tanto te gusta.
- Si… emmm tengo ganas de llegar y volver a ver a todos- contesté distraída mientras miraba por la ventana.
- Oh venga, anímate. Sé que no tienes ganas de ver a esa… bueno ya sabes a quien, pero no puedes hacer nada.
- Lo sé, lo sé. Oye tranquila, no te preocupes, estoy bien, tendré que acostumbrarme a verla por mucho que me haya hecho- comente quitando la vista de la ventana para mirar a mi amiga.
Volví a girar la cabeza para observar el paisaje y me centré de nuevo en mis pensamientos. Este verano había pasado mucho y la verdad volver a la universidad me ayudaba bastante a distraerme, aunque el mero hecho de tener que verla todos los días después de lo que nos pasó me mataba… De repente mis pensamientos se vieron interrumpidos al ver aparecer los grandes edificios de la universidad delante de nuestro Volkswagen sedán.
-¡Ya hemos llegado!- canturreo Johana emocionada.
Entramos en el aparcamiento, había un montón de gente descargando sus maletas de los coches. Mientras buscábamos un sitio saludamos a algunas personas que conocíamos del curso pasado.
-Venga saquemos las maletas y vayamos a secretaria a ver quién nos ha tocado de compañera de cuarto y a coger las llaves- me propuso Johana mientras abría el maletero.
Entramos en el edificio en el que se encontraba la secretaria. Los pasillos estaban repletos de gente que andaba de aquí para allá.
-¡Anabel, Johana!- nos llamó una voz de chico a nuestras espaldas.
-¡Peter! ¿Qué tal?- dije sintiéndome más animada mientras nos abrazábamos.
-Bien y ¿vosotras?- preguntó mientras abrazaba a Johana.
-Creo que no es buen momento para preguntar- le susurró Johana antes de soltarle- bueno tenemos que ir a la secretaria. ¡Luego te vemos!
Llegamos a la secretaria y Johana se apresuró a buscar su nombre en la lista que había pegada en la pared.
-Me toca con una chica llamada Sarah, debe de ser nueva ¡guay! Voy a pedir mi llave en lo que tú buscas tu nombre.
Busque mi nombre en la lista esperando que me hubieran puesto con alguna chica agradable, pero cuando lo encontré me quede blanca.
-Oh mierda-musite- no, no, no…
-Hey Anabel, ¿Qué te pasa?- preguntó preocupada Johana acercándose para mirar lo que yo no dejaba de revisar una y otra vez.
-No puede ser, me… me han puesto con ella-tartamudee- oh mierda las cosas no pueden ir peor.
-Venga tranquila, te diré lo que haremos: iremos a mi cuarto, estarás allí hasta que te tranquilices y luego ya vamos al tuyo ¿vale?
-Si… vale.
De mala gana pedí la llave de mi habitación y acompañe a Johana a la suya. Otra vez estaba dándole vueltas a mis sentimientos e ideas, ¿Por qué tenía que tener tan mala suerte?
Llegamos a su habitación y Johana abrió la puerta con su llave. Dentro colocando ropa en el armario se encontraba una chica rubia y delgada de mediana altitud, vestía al estilo hipster y llevaba unas gafa-pasta.
-Hola, soy Sarah- dijo entornando una resplandeciente sonrisa que le remarcaba los hoyuelos.
-Encantada, yo soy Johana y esta es mi amiga Anabel- dijo Johana mientras le devolvía la sonrisa.
-Oye ¿estás bien?- pregunto Sarah mientras me miraba con expresión preocupada-tienes mala cara.
-Tranquila, solo necesita sentarse un rato… se ha llevado un gran disgusto hace poco.
-Vale si necesitas algo dímelo y te lo traigo.
-No tranquila pero muchas gracias- dije forzando una sonrisa.
Me dejé caer sobre la cama de Johana y me quede mirando el techo con la mirada perdida.
-Bueno Sarah ¿eres nueva?
-Sí, me dijeron que tenía plaza gracias a mis buenos resultados. Estoy en segundo curso y la verdad es que no tengo ni idea de que se impartió aquí el año pasado… me siento un poco desorientada.
-Te puedes venir con nosotras, seremos tus amigas, si quieres claro.
-Sí, me parece bien. Oye, ¿Qué le ha pasado?- preguntó Sarah mirándome con gran intriga.
-La han puesto en el mismo cuarto que a la persona que menos quiere ver… es una larga historia.
-Bueno pues nosotras vamos contigo a tu cuarto, te ayudamos a vaciar las maletas y luego salimos un rato- me dijo Sarah con ganas de animarme- ¿Qué te parece?
-Me parece buena idea- contesté levantándome de la cama y sintiéndome un poco mejor.
Cuando llegamos a mi habitación se oía desde fuera esa música que yo tantas veces había oído el año pasado y supe que ya había alguien en la habitación. Tomé una gran bocanada de aire, abrí la puerta y entre acompañada de mis amigas.
-¡Hola! Anabel, Johana ¿qué tal el verano?- dijo con un tono burlón una vocecilla aguda.
-Vete a la mierda Cloe- contesto Johana.
-Pero ¿qué modales son esos Johana?, mmm y ¿esta quién es?- pregunto Cloe mirando a Sarah.
-Y a ti que te importa- le contestó Sarah con cara de pocos amigos.
-Anda veo que es igualita a vosotras chicas… bueno me tengo que ir pero ya nos veremos ¡chaooo!
Después de esta deprimente escena Sarah y Johana me ayudaron a colocar mis cosas y después salimos a cenar, pero volví pronto a mi cuarto ya que a la mañana siguiente teníamos la reunión de inicio de curso y después empezaríamos las clases. Suerte que cuando llegué al cuarto Cloe aun no había vuelto, puf…

A la mañana siguiente quede con Peter, mi mejor amigo, para desayunar y le conté lo que me pasó en verano, ahora a él le cae tan mal Cloe como a Johana. Después fuimos con Sarah y Johana al salón de actos para empezar la reunión.
Como todos los años hubo una entrega del horario, de tarjetas del campus y una presentación de los profesores.
-Este año vamos a tener a una nueva subdirectora, se llama Eleanor y se encargará de un proyecto que ahora os explicará- dijo el director dando paso a la subdirectora Eleanor.
-Bueno, primero decir que estoy encantada de estar aquí. Segundo, he preparado un proyecto bastante importante que os dará créditos extra. Mediante la observación de vuestros resultados personales, he decidido que alumnos trabajaran conmigo en el proyecto, dichos alumnos tendrán que dedicar varias de sus horas libres a esto- dijo pasando la mirada por todos los que estábamos allí sentados- bueno procedamos a decir los nombres de los elegidos.
La subdirectora empezó a decir nombres, los cuales algunos conocía y otros solo me sonaban.
-… Sarah Dawson y Anabel Collins. Estos son todos los que trabajaran conmigo, ¿cuando acabe la reunión podrían quedarse aquí los que he nombrado, por favor?
-¡Somos nosotras!- dije mirando a Sarah con entusiasmo, la verdad es que me ilusionaba haber salido elegida- Johana siento que no hayas salido tu también.
- Tranquila, la verdad es que no me hacía mucha ilusión salir, prefiero pasar las horas libres haciendo otras cosas- contesto sonriéndome- enhorabuena a la dos.
Al acabar la reunión los elegidos nos quedamos y la subdirectora nos guió hasta el laboratorio en el que íbamos a trabajar. Nos estuvo explicando en qué consistía el proyecto, aunque no nos dio muchos detalles, y nos entregó una hoja con las modificaciones de nuestros horarios. La primera hora de clase de ese día y la última estuvimos trabajando allí y así nos familiarizamos con el material.
Mientras salíamos después de acabar todas las horas de clase un chico bastante mono se me acerco.
-Hola, soy Mike. Eres Anabel ¿no? Fuimos juntos a algunas clases el año pasado- dijo mirándome con sus bonitos ojos azul marino.
-Sí, me acuerdo de ti ¿estábamos juntos en el laboratorio, no?
-Cierto, tienes buena memoria- dijo sonriendo- oye, me preguntaba si ¿te gustaría salir a cenar o ir al cine conmigo algún día?
-Si claro, me encantaría- conteste devolviéndole la sonrisa- bueno tengo que irme, ya hablaremos.

Los meses pasaron rápidos y Sarah y yo nos hicimos muy amigas. Como Johana quería pasar tiempo con Tyson, su novio, nosotras dos pasábamos bastante tiempo juntas. El día que quede con Mike, Sarah y yo estuvimos jugando un rato al baloncesto antes de mi cita y después volví a mi cuarto para ducharme ya que había quedado poco después en ir a la habitación de Sarah y Johana para estar con ellas antes de irme.
Al llegar al cuarto me encontré a Cloe y, cómo no, le apetecía tocarme un rato las narices.
-¡Anabel! ¿Por qué estas tan borde conmigo últimamente?- preguntó de forma maliciosa.
-Venga Cloe no te hagas la tonta lo sabes de sobra, a demás no me trago tu tapadera de niña buena y Sarah tampoco.
-¿Qué tiene que ver Sarah en esto?- preguntó fingiendo un tono inocente.
-¿Crees que soy tonta? Vi como la mirabas el primer día, es como me mirabas a mi cuando me conociste y yo caí en tu trampa, pero no dejaré que hagas lo mismo con Sarah, mala pécora.
-Veo que ya no te callas como hacías antes, sabes de sobra a quien te enfrentas y sabes que si me lo propongo puedo conseguir que Sarah haga lo que yo quiera como hice contigo- dijo mientras se daba la vuelta para irse.
Me sentía bien, por fin le había plantado cara a Cloe y ya no pensaba callarme más. Con una gran sonrisa dibujada en mi rostro me fui a preparar para ir con Johana y Sarah.

-¿Enserio le plantaste cara? ¡Estupendo, esta es mi Anabel!- dijo asombrada Johana.
-¡Muy bien hecho!- intervino Sarah.
-Gracias chicas, la verdad es que sienta muy bien.
-Y tanto que sienta bien- comentó Johana mientras miraba el reloj- bueno chicas me tengo que ir, he quedado con Tyson. ¡Suerte con tu cita!
-Adiós, pásatelo bien- dijimos al unísono Sarah y yo.
-Bueno Mike ya sabe que estoy aquí, así que ahora solo me falta prepararme, ¿me ayudas?
-Por supuesto.
Pusimos la música alta y a la vez que bailamos decidimos que ropa ponerme y me preparé con ayuda de Sarah. Después de acabar nos sentamos en su cama hasta que Mike apareciera.
-Ahora que me doy cuenta, no te había preguntado antes ¿tienes novio?- le pregunté intrigada a Sarah.
-No
-¿Y por qué? Una chica tan guapa como tú debe tener a muchos chicos detrás.
-Pues porque, emmm, porque…- empezó a decir insegura Sarah.
-Tranquila no te sientas presionada, si no te sientes segura de decírmelo ahora ¿qué te parece si primero te cuento yo lo que me pasó con Cloe y luego tu me cuentas eso?
-Sí, vale. Tu primero y así me sentiré segura de poder contártelo- contesto Sarah más tranquila.
-Vale pues a ver: conocí a Cloe el año pasado, parecía una chica estupenda y amigable y nos hicimos amigas. Cuando me miraba yo notaba algo… especial en su mirada y eso me hizo darme cuenta de que soy bisexual. Empezamos a salir juntas y ella me iba enamorando cada vez más y cuando acabó el curso seguíamos juntas así que la invite a ir a mi casa una parte del verano y en ese tiempo no solo descubrí que me había estado usando para entretenerse y que no le importaba, sino que intentó liarse con Johana y con mi hermano delante de mis narices.
-Vaya, que bruja- dijo Sarah mirándome fijamente y poniendo su mano sobre la mía a modo de consuelo- bueno, es mi turno. Yo no tengo novio porque… soy lesbiana.
-Y ¿eso tenias miedo de contarme?, te aseguro que no te habría juzgado…
-No es eso a lo que tengo miedo de decirte- dijo cortándome- lo que tengo miedo de decirte es…- se acercó aun más hacia mi hasta que nuestras caras estuvieron a unos centímetros- es que me gustas mucho Anabel.
Me puso una mano en el cuello y nuestras caras fueron acercándose poco a poco a la vez que cerrábamos los ojos. Nuestra respiración era entrecortada y las dos sentíamos las ganas de juntar nuestros labios, cada vez estábamos más cerca la una de la otra, con mi mano en su cintura y sus brazos rodeándome el cuello. Estábamos a unos centímetros de que nuestros labios se fusionaran en un gran beso cuando de repente llamaron a la puerta.
-Oh, es Mike, tengo… que irme- dije apartándome de golpe.
-Si, emm pásalo bien- contestó suspirando.
Mike me llevó a cenar a un bonito y romántico lugar en el puerto, pero yo no podía dejar de pensar en la escena con Sarah… al acabar de cenar seguía dándole vueltas a la cabeza.
-Te noto distante ¿te pasa algo?
-No, solo…lo siento Mike pero tengo que hacer una cosa muy importante, ¿me puedes acercar a casa ya?-le dije con un tono leve a modo de disculpa.
-Sí, claro.
Llegamos a la puerta de mi habitación y me despedí de Mike con un abrazo y un “gracias”, por lo que parece no era lo que él esperaba. Dejé las cosas en mi habitación, fui corriendo a la habitación de Johana y Sarah y llame de forma apresurada a la puerta. Sarah, a la que acababa de despertar, abrió la puerta y se sobresalto de verme así de fatigada.
-¿Estás bien? ¿Cómo es que vuelves tan pronto? ¿Te ha pasado algo?
-No, yo necesitaba…- se me cortó la voz.
-¿Qué necesitabas?-preguntó Sarah intrigada y preocupada al mismo tiempo.
-Necesitaba hacer esto- dije y al momento la atraje hacia mí y la bese. Al principio ella se quedó un poco asombrada pero después me devolvió el beso y nuestras respiraciones empezaron a ir al mismo tiempo como si respiráramos la una por la otra.
-Pero ¿qué pasa con Mike?- preguntó apartándome un poco para mirarme a los ojos.
Le cogí la mano y nos sentamos en la cama.
-Le he dicho que tenía que hacer una cosa muy importante, en toda la cena no pude dejar de pensar en ti.
-Yo tampoco podía dejar de pensar que podía haberte perdido y que te irías con Mike y te alejarías de mí.
-Tranquila no voy a ir a ningún sitio sin ti- le susurre al oído y volvimos a besarnos mientras nuestras manos bailaban por la espalda de la otra.

Después de eso todo empezó a ir mejor, mi relación con Sarah iba de maravilla y el proyecto avanzaba muy rápido, aunque no nos dejaban ver los resultados de las pruebas que realizábamos, a demás, nos hacían cada dos por tres una especie de exámenes que media, por lo que pude suponer, el grado de inteligencia y capacidad mental de cada uno de nosotros. A demás, muchos de mis compañeros de proyecto estaban cambiados, más agresivos e irritables.
Un día salía de mi última clase de la mañana hacia el lugar en el que había quedado con Sarah. Al llegar alguien me agarró del brazo de forma violenta, me giré para ver quién era y observé que era Mike. Tenía unas ojeras terribles y estaba muy blanco.
-Mike que…
-No respondes a mis llamadas ni a mis mensajes, es por esa verdad… por la que me dejaste plantado a la mitad de nuestra cita- dijo casi en un susurro pero sonaba enfadado.
-Yo… siento haberme ido pero…
-¡Tu!- de repente gritó Mike y echó a correr. Me gire para mirar hacia donde iba y vi aterrorizada lo que pasaba… Sarah acababa de llegar cuando Mike me tenia agarrada y cuando Mike la vio fue corriendo hacia ella y ahora se encontraba agarrándola del pelo.
-¡Mike suéltala!- dije mientras iba corriendo hacia ellos.
-¡No! Esta imbécil tiene toda la culpa de que no estemos juntos, te embaucó y tú te fuiste con ella, por eso ahora pagará las consecuencias.
Llegué donde estaban y agarré a Mike por la nuca, en su cuello noté una especie de pinchazo al que no di importancia en ese momento, y le di un puñetazo en el estomago que hizo que se tambalease pero lo único que conseguí con ello fue desatar mas su ira. Cuando estaba a punto de agarrarme a mí también Peter llegó corriendo y con un placaje consiguió tirarle al suelo lo que nos libero a Sarah y a mí. Mientras Peter inmovilizaba a Mike me acerqué corriendo hacia Sarah y la abracé mientras no dejaba de preguntarle, preocupada, si se encontraba bien. Entonces apareció la subdirectora que se llevo a Mike a su despacho y nos dijo a Sarah, a Peter y a mí que nos fuéramos a nuestra habitación. Estuvimos un rato sentados en el suelo sin movernos mientras nos tranquilizábamos y entonces vi que a la subdirectora se le había caído una llave en el suelo. Sarah y yo decidimos ir a llevársela mientras Peter iba a buscar a Johana y unos cafés.

El despacho de la subdirectora se encontraba abierto pero prácticamente a oscuras, exceptuando una luz que provenía de una puerta cerrada al final de la sala en la que se observaban las sombras de dos personas que parecían estar discutiendo.
Según íbamos acercándonos más y más a la puerta empezamos a distinguir el sonido de una voz masculina llena de ira y frustración y la de una mujer con tono tranquilo pero a modo de reprimenda, mas no conseguíamos escuchar lo que decían.
-Es la voz de Mike- susurré- y esa parece la voz de la subdirectora.
-Si- afirmó Sarah- pero no parece que estén discutiendo solo por lo que ha pasado.
Nos acercamos más a la puerta y entonces conseguimos entender los que las dos voces decían.
-No entiendes que por culpa de tu ataque de celos podrían haber descubierto lo que estamos haciendo y no podríamos seguir con el proyecto.
-Sí, pero…
-Ni pero ni nada, si alguien descubre lo que queremos conseguir con esta investigación… ¡nadie puede enterarse entiendes! Menos mal que los archivos los guardo bajo llave y solo yo tengo la copia- gritó la subdirectora llena de rabia- ahora me toca arreglar tu error… vamos a hablar con Sarah y con Anabel a ver si conseguimos que se olviden de esto sin preguntar más de lo debido.
-Tenemos que escondernos, rápido- le dije a Sarah entre susurros y nos escondimos detrás de una puerta que parecía dar a un pequeño almacén. Permanecimos allí metidas hasta que oímos salir a la subdirectora y a Mike del despacho y cerrar la puerta.
-Pero que… ¿de qué estarían hablando?- preguntó Sarah confundida.
-Ni idea pero vamos a averiguarlo, no sé porque pero tengo el presentimiento de que la llave que se le cayó a la subdirectora es la que abre el armario de los archivos.
Y así era, abrimos el armario y empezamos a mirar los archivos. La mayoría eran informes y resultados de las pruebas que habíamos realizados.
-Anabel, tienes que ver esto. “La extracción de algunas de las neuronas de los pacientes ha sido realizada con éxito, la introducción de la jeringuilla por el cuello no ha desgarrado ninguna pared arterial por lo que no se ha producido hemorragia alguna…”
-Espera espera, ¿has dicho que les introdujeron a los sujetos una jeringuilla en el cuello?- pregunté, aunque sabia la respuesta- oh mierda, Mike tiene un pinchazo en el cuello, lo note cuando le agarré para apartarlo de ti… tenemos que seguir leyendo.
Seguimos leyendo todos los informes y en algunos había citas como “el efecto secundario de la extracción de neuronas es el cambio en el comportamiento del individuo, el cual se vuelve más agresivo y propicio a enfadarse” o “hemos conseguido multiplicar las neuronas y trasplantárselas a los individuos menos capacitados mentalmente. Después de esto los sujetos se vuelven más inteligentes, fuertes y a demás, los individuos a los que pertenecían las neuronas trasplantadas tienen la capacidad de obligar a los sujetos a hacer lo que ellos les ordenen mediante el control de los impulsos nerviosos de dichas neuronas”
-Intentan conseguir crear individuos modificados genéticamente para ser más inteligentes y resistentes y que, a demás, puedan ser controlados por los dueños de las neuronas trasplantadas-dije en tono preocupado.
-Bravo, lo habéis averiguado vosotras solitas-dijo una voz femenina mientras aplaudía.
Sarah y yo nos giramos para ver de quien se trataba y vimos asombradas que la subdirectora, Mike y otra persona, que se ocultaba en las sombras, nos observaban desde la puerta.
-Es asombroso pero ahora mis asociados y yo tendremos que utilizaros como sujetos, aunque vuestra capacidad nos era más útil en el laboratorio, pero es lo que hay…- comento suspirando la subdirectora- a se me olvidaba, ¿querida, quieres mostrarte a nuestras amigas?- dijo dirigiéndose a la persona que se encontraba escondida en las sombras, la cual dio unos pasos hasta que la luz le daba en la cara.
-Anabel, cariño, creía que eras más inteligente que esto, tu curiosidad no te hace ningún favor.
-Cloe, sabía que podías llegar a caer muy bajo pero no creía que pudieras llegar hasta este punto…
-Dejaos de charlas y llevároslas al laboratorio, Cloe te dejo a cargo de todo, ya sabes que hacer- dijo la subdirectora y se fue.
Mike nos cogió y nos llevó a trompicones hasta el laboratorio con Cloe siguiéndonos de cerca.
-Bueno bueno, aquí estamos… ¿a quién conectamos primero a la maquina?- preguntó Cloe mientras se acercaba y me acariciaba la cara- mmm a ti te dejaré para el final. Mike conecta a la chica hipster a la maquina yo me encargo de mantener a esta quieta.
-No… ¡Sarah! ¡No la toques! ¡Déjala o te juro que te mataré!- grité mientras Cloe, que ahora tenía una fuerza extraordinaria, me arrastraba hasta la habitación más cercana, la cual tenía una ventana que daba directamente hacia la maquina y se encerraba dentro conmigo.
-Jajajajaja… que graciosa te has vuelto Anabel, ¿de verdad crees que podrás hacernos algo? Veo que sigues siendo igual de inocente-dijo con una risa que me puso los pelos de punta.
Necesitaba pensar alguna forma para liberarme o Sarah, que ahora estaba conectada a la maquina, sufriría las consecuencias. Empecé a buscar con la mirada por la habitación algo que pudiera servirme para distraer a Cloe y abrir la puerta. La única forma de salir era quitarle la llave de la puerta a Cloe, pero ¿como librarme de ella?. La maquina se estaba poniendo en marcha, tenía que darme prisa… entonces se me ocurrió una idea al ver una gran piedra de color rosado adornando la mesa.
-Esa máquina nos matará, ¿verdad? Por lo que he leído en los archivos inutiliza las neuronas que el controlador seleccione.
-Exacto, eso hace. Y si, vais a morir así que si quieres hacer o pedir una última cosa esta es tu oportunidad.
-Sí, hay algo- dije acercándome hacia ella- no puedo evitarlo, quiero besarte una última vez- y entonces la besé. Ella me siguió el rollo y disimuladamente mientras nos besábamos la conduje hacia la mesa y me senté en ella, dejando la piedra a mi espalda, sin parar de besarla. Le cogí la mano, la coloque en mi espalda y entonces, con un movimiento rápido, agarre la piedra, aparte mi cara de la suya y le golpee la cabeza, lo que la dejó inconsciente.
En ese momento metí la mano en el bolsillo de su chaqueta y cogí la llave de la puerta, la abrí y salí sigilosamente de la habitación mirando en todos lados en busca de algo con lo que luchar contra Mike y tirada en el suelo encontré una larga barra de metal. Cerré la puerta otra vez con llave por si Cloe despertaba.
Me acerque despacio hacia Mike que estaba escribiendo en el teclado de la maquina, Sarah abrió los ojos y me vio, tuve que hacerle señas de que no hiciera ruido y volviera a cerrar los ojos. Me encontraba a unos pasos de Mike, empuñando la barra, preparándome para golpearle cuando se dio la vuelta al notar mi respiración agitada.
Empezamos a forcejear y la barra se me cayó lejos de donde estábamos Mike me dio unos cuantos puñetazos y patadas por todo el cuerpo pero en el intento de propinarme otro golpe, me tiré al suelo rodando hasta el lugar en el que se encontraba la barra y la cogí. Oía los pasos de Mike corriendo hacia mí y entonces me levante y agarrando con fuerza la barra esperé a que los pasos estuvieran lo más cerca posible de mí y en ese momento me giré y golpee a mi agresor en la cabeza, lo que hizo que quedara inconsciente al igual que Cloe.
Corrí hacia la maquina y la apague antes de que se pusiera a funcionar y liberé a Sarah de las correas que la ataban al aparato.
-Oh Dios, Anabel, estas sangrando te ha pegado una paliza y todo por salvarme, tendrías que haber escapado- dijo Sarah evitando el llanto.
-¿Y dejarte aquí para que te mataran? Ni de coña, no podía dejar que le frieran el cerebro a mi novia- comenté riéndome, pero tuve que obligarme a parar ya que me dolía todo el cuerpo al hacerlo.
-Pero aun así te has jugado la vida por mi… no tendrías que haberlo hecho- Sarah bajó la cabeza y unas lagrimas resbalaron por sus mejillas.
-No llores, ya estamos a salvo y no me ha pasado nada que no se cure con el tiempo- cogí su cara, hice que me mirar y le sequé las lagrimas con mi pulgar- a demás, si tenía que hacerlo, tenía que salvarte.
-¿Por qué? Hay más chicas en el mundo.
-Pero no son tan especiales como tú y ninguna se parecerá a ti, nunca. A demás… te quiero- dije y la besé con ímpetu.
- Yo también te quiero-ella me devolvió el beso y me agarró de la cintura y entonces me retorcí de dolor a causa de los golpes propinados por Mike.
-Lo siento, lo siento. Venga llamemos a la policía y vayamos al médico.
Eso hicimos, cuando llegó la policía apresaron a Mike y a Cloe y nos tomaron declaración. Por lo que más tarde nos dijeron también habían atrapado a la subdirectora gracias a Peter y a Johana que habían ido a buscarnos a Sarah y a mí a su despacho, vieron los informes y se pusieron a buscarla. El médico de la universidad me vendó, me recetó analgésicos para el dolor y le dijo al director que era recomendable que nos fuéramos a casa lo poco que quedaba de curso.
-Bueno ¿qué te ha parecido tu primer curso en esta uni?- le pregunte un día a Sarah mientras estábamos oyendo música tumbadas en mi cama.
-Muy, pero muy intenso esperemos que el próximo sea más tranquilo porque sino... -nos entró la risa a las dos- pero lo mejor de todo ha sido conocerte a ti- dijo y me besó cariñosamente intentando no poner las manos en las partes vendadas de mi cuerpo.

_________________________________________________
Soy tu tamalero de ensueño.
Volver arriba Ir abajo
http://www.lalalalalalalalalalalalalalalalalala.com
Ash
Protector
Protector
avatar

Mensajes : 149
Fecha de inscripción : 15/07/2010
Edad : 23
Localización : granada

MensajeTema: Re: Concurso de Escritura (votación)   12/05/14, 03:58 pm

Bueeeno pues voto por el relato numero 2 (el más coherente) XDD
Volver arriba Ir abajo
Orfeo23
Asclepio
avatar

Mensajes : 2883
Fecha de inscripción : 12/03/2012
Edad : 19
Localización : Detrás de ti ;)

MensajeTema: Re: Concurso de Escritura (votación)   12/05/14, 05:46 pm

EL PRINCIPE

Hubo un tiempo en el cual el sol brillaba eternamente, los ciudadanos cantaban y trabajaban con alegría sin sentir cansancio. Eran tiempos prósperos con un rey satisfecho y un heredero al trono soñador y melancólico.
El Príncipe solía permanecer en su habitación la mayor parte del tiempo contemplando las aves y suspirando; suspiraba tanto y tan tristemente que hasta las nubes solían llorar por él.
Además de suspirar y mirar aves el príncipe era aficionado a las artes, su habitación estaba llena de hermosos cuadros pintados por él; en cada cuadro una figura destacaba del resto: una mujer alta de cabello negro, su rostro permanecía oculto tras un velo; el príncipe solía contemplar a la mujer maravillado pues incluso el desconocía su rostro y aun así tenía la certeza de que era hermosa.
Pasaron los meses y el príncipe cayo presa de su propia tristeza, su corazón parecía tener una honda herida, cada suspiro le provocaba un dolor imposible de ignorar y muchas veces el príncipe se vio llorando tan conmovedoramente que incluso las flores lloraban con él.

Al llegar el vigésimo cumpleaños del príncipe la ciudad paralizo sus actividades y se organizó un baile en el palacio en el cual nobles y campesinos bebían y bailaban como iguales.
La música llenaba la ciudad mientras el príncipe se encontraba afuera del palacio sufriendo tan tristemente que hasta el sol se compadecía de él. En eso estaba el príncipe cuando una mano se posó en su hombro; al sentir el suave contacto el príncipe sintió una calidez que inundaba su cuerpo, sus suspiros cesaron y por primera vez en 20 años sonrió y su sonrisa era tan radiante que la música sonó más alegre y el sol se volvió aún más brillante.
Al girarse el príncipe vio la razón de su sonrisa, la mujer que tantas veces había sido dibujada por su mano estaba frente a él. Contemplo por primera vez su rostro, y sonrió ante tanta belleza.
El príncipe beso a la mujer con pasión y ella le correspondió como solo un gran amor puede hacerlo. Parecía como si sus labios estuvieran hechos el uno para el otro; casi podía escucharse como sus latidos se sincronizaban y latían a un mismo ritmo.

A partir de ese instante el príncipe y su amada siguieron viéndose diariamente fuera del palacio. Con tan solo mirarla el príncipe esbozaba una sonrisa tan hermosa que hacia cantar a las aves.
Todo hubiese terminado en un final tan feliz que hubiese sido la envidia de cualquier cuento de hadas pero como siempre sucede, algo se opuso entre el príncipe y su amada, y ese algo era un hermano celoso.

El príncipe quería mucho a su hermano menor a pesar de que ambos eran hijos de distintas madres. En cambio David solo podía sentir odio hasta su hermano; lo odiaba tanto y tan profundamente que solo deseaba verlo muerto.
El príncipe se daba cuenta de cuanto lo odiaba su hermano y tal vez, solo tal vez, eso provocaba su profunda tristeza.

Uno de tantos días el príncipe regresaba a su habitación después del encuentro con su amada cuando encontró a su hermano llorando en el corredor, y su llanto era tan falso que hasta las plantas se burlaban de él.
El príncipe sin embargo cegado por el amor se conmovió profundamente cosa que David aprovecho. Le conto a su hermano que estaba enamorado; profundamente enamorado de la misma mujer que él, y le juro que sin ella moriría.
El príncipe le creyó y a partir de ese momento se alejó de su amada y volvió a hundirse en su tristeza; y su tristeza era tan inmensa que el invierno llego cubriendo todo a su paso.

David y Katya -que era así como se llamaba la misteriosa mujer- se casaron y ella fue tan infeliz que a los pocos días murió de tristeza.
El príncipe lloraba y lloraba sin cesar y fue tanto su llanto que los ríos se unieron a él y dejaron que sus aguas se desbordaran cubriendo el reino.
El príncipe murió de amor y su cuerpo fue arrastrado por las aguas hasta el océano, ahí se disolvió y se hizo uno con el mar.

Todo hubiese terminado de no ser porque el amor del príncipe era tan inmenso que las aguas comenzaron a moverse en pequeñas ondas, las ondas se acercaban sigilosas a la orilla y bañaba con espuma la tumba de Katya, y ese gesto era tan hermoso que la naturaleza se conmovió y permitió que el cuerpo de Katya se convirtiera en arena; una fina arena dorada que el viento llevo por todo el mundo, dejando un poco de Katya en cada playa.

El amor prevaleció mientras David perecía con su reino desaparecido y el dolor de una traición en el fondo de su alma. El rencor termino por consumirlo y murió sin dejar el menor recuerdo.

_________________________________________________
Soy tu tamalero de ensueño.
Volver arriba Ir abajo
http://www.lalalalalalalalalalalalalalalalalala.com
Ash
Protector
Protector
avatar

Mensajes : 149
Fecha de inscripción : 15/07/2010
Edad : 23
Localización : granada

MensajeTema: Re: Concurso de Escritura (votación)   13/05/14, 04:13 pm

Este último está muy bien Smile se pueden votar a dos? XD si es así voto también a el número 5!
Volver arriba Ir abajo
Guille Franco
Dios menor
Dios menor
avatar

Mensajes : 1785
Fecha de inscripción : 19/10/2013
Edad : 22
Localización : el bunquer 9 y el lago

MensajeTema: Re: Concurso de Escritura (votación)   17/05/14, 02:39 pm

el 2

_________________________________________________
Somos una raza de humanos semi angeles
encargados de proteger la tierra de los demonios


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

 feliz cumpleaños a alguien en el mundo
JEFE DECABAÑADE HEFESTO, legado de poseidon y dioniso
Volver arriba Ir abajo
The Queen
Cíclope
Cíclope
avatar

Mensajes : 641
Fecha de inscripción : 16/09/2013
Edad : 16
Localización : Descubriendo Atlantida

MensajeTema: Re: Concurso de Escritura (votación)   18/05/14, 03:43 pm

El 2
Volver arriba Ir abajo
Ash
Protector
Protector
avatar

Mensajes : 149
Fecha de inscripción : 15/07/2010
Edad : 23
Localización : granada

MensajeTema: Re: Concurso de Escritura (votación)   19/05/14, 03:59 pm

Jajajajjajajajajajjajaja Denis ya sabia yo que no tenias rivales
Volver arriba Ir abajo
Orfeo23
Asclepio
avatar

Mensajes : 2883
Fecha de inscripción : 12/03/2012
Edad : 19
Localización : Detrás de ti ;)

MensajeTema: Re: Concurso de Escritura (votación)   19/05/14, 05:49 pm

Guille y Mireia votaron por Denis.
Ashley y yo por Hadito
Así que tenemos dos ganadoresxDDDD.
Shabos, los demás muchas gracias por participar y eso, les daré algunos puntos por participar y mandar su escrito Very Happy

_________________________________________________
Soy tu tamalero de ensueño.
Volver arriba Ir abajo
http://www.lalalalalalalalalalalalalalalalalala.com
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Concurso de Escritura (votación)   

Volver arriba Ir abajo
 
Concurso de Escritura (votación)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Mejor escena 2T (Votación)
» Mejor escena 4T (Votación)
» Mejor Malo (Votación)
» Mejor mala (Votación)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Percy Jackson Spain :: General del Foro :: Concursos-
Cambiar a: