El foro para hablar de vuestro semidios favorito.
 
ÍndiceRegistrarseConectarse
"HOLA NIÑ@S NUEVOS,PRESENTENSE EN EL TEATRO :3"

Comparte | 
 

 La última hija del dios

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente
AutorMensaje
:3 Calipso :3
Protector
Protector
avatar

Mensajes : 112
Fecha de inscripción : 11/09/2012
Localización : Isla de Ogigia

MensajeTema: La última hija del dios   29/10/12, 05:12 pm

Resumen:
Me llamo Arancia Sleneza, tal vez porque mi mala suerte proviene aun desde que yo no habia cometido el supuesto pecado de nacer. Tengo 15 años, y desde que llegué al campamento mestizo... mi vida ha tenido más complicaciones que nunca.
Está bien, lo admito, tal vez las complicacones vinieron un tanto antes...

Etiquetas:
Creo que drama

Estado:
Lo empezaré Very Happy

Capítulo 1:

Cualquier otro habría estado arrastrándose para entonces, sediento, hambriento, tal vez incluso completamente muerto... Yo no. Ni un solo músculo de mi cuerpo sentía cansancio, a pesar de haber recorrido a pie casi todo el estado durante los últimos 5 días, sin comida ni bebida, ni sueño, practicamente... Siempre me han dicho que soy bastante buena andando.
Observé el "campo de fresas" que ante mi se extendía, analizando la sensata posibilidad de pasar de largo y evadir al destino. Ese era el lugar, lo sabía, era exactamente como el lo había descrito. Puse un pie adentro, ya no había vuelta atrás. Así que seguí caminando.
EL camino estaba practicamente desolado, y no había ni rastro de los adolescentes de camisetas naranjas que se suponía que debía encontrar. Alentador. Seguí caminando de todas formas, despues de todo ya habia firmado mi sentencia de muerte rápida al entrar a ese lugar. No había de que preocuparse, porque nada pordría ir peor.
El sol se ocultaba detrás de las colinas, y el cielo se puso totalmente rosado. Me paré en seco. Un hombre mitad caballo corría majestuosamente, con un arco en la mano, aunque no hacia mi. Como debería ser.
Nunca antes había visto un centauro, y aunque había sido suficientemente advertida, resultaba extraño ver como una figura de los libros del colegio cobraba vida, mientras corría, con el sol bañándole las crines.
Finalmente, miró hacia mi dirección, me quedé tiesa, aun cuando el centauro comenzó a gritar con voz grave y tranquila, demasiado tranquila, era irritante. Los campistas acudieron a sus gritos, para luego acercarse, rodéandome.
Decidí que ese era un buen momento para dejar de ser una patética estatua, y le solté al caballo, no sin antes asegurarme de que le caería saliva en la cara:
-¿Que ocurre?-
No logró el efecto deseado, nadie insultó, nadie atacó, nadie respondió. Hice un nuevo intento:
-¿Que les pasa a todos aquí? ¿Es un concurso de estatuas vivientes acaso? ¿QUE OCURRE?-.
-Bienvenida, soy Quirón- respondió el caballo, lo cual me pareció absolutamente idiota.
-Hola, me llamo Ralph- le imité - Debes estar bromeando ¿Porque diablos no me explicas mejor, por ejemplo, por que tienes trasero de pony?-.
Lo cual no debió caerle muy bien al trasero de pony, pués ya estaba formulando su queja sobre mi impertinente adjetivo (o creo que era un adjetivo) cuando un chico de ojos azules se abrió paso entre la multitud de ridículos adolescentes naranjas.
-Y yo Percy- dijo tomando el control de la situación- Así que, Ralph, bienvenida al campamento mestizo-.
-Me llamo Arancia- repliqué, aunque sinceramente, me habría quedado con el Ralph... al menos en frente de esos preciosos ojos azules - Y no necesito más bienvenidas, así que explicadme lo de los semidioses, lo de los monstruos, y lo de los traseros de animal. Diganme donde dormir y cásate conmigo luego-.
No es que tuviera el potencial de algunos modelos de ropa interior... pero... sus ojos... Eran encantadoramente rebeldes, astutos, desquiciados. Al menos todo eso leí en ellos, al menos con todo eso me sentí identificada. Pero mis profundos sentimientos fueron ignorados por el joven, que abrió la boca y desfiguró su linda cara, tal vez por la sorpresa... o por el disgusto. Los demás comenzaron a murmurar, pero Quirón, haciendo caso omiso a la proposición de matrimonio preguntó, a su vez sorprendido:
-¿De donde ha sacado toda esa información, señorita Arancia?-
-Oh, vamos- respondí - Mi madre no habrá tenido la costumbre de bañarse muy seguido... pero aun así no era tan repugnante como para reservarse de contarme algo tan, tan, tan estúpidamente absurdo como todo el asunto de Grecia y demás-.
-Yo no lo calificaría de absurdo si supiera....- empezó a interrumpir el pony, con su quejumbroso e insoportable tono de voz, pero no lo dejé terminar.
-Conozco el cuentito, señor caballo... puede proceder-.
-Percy- dijo después de un largo suspiro- Dele el tour a la señorita, y por favor, llévesela de aqui lo antes posible. Se le asignará la cabaña de Hermes, en caso de que su padre no desee reconocerla hoy... ni en 2000 años, lo cual sería perfectamente comprensible-.
Podría haberle echado una mirada provocativa al chico, solo para torturarlo un poquitito mas. O tal vez preguntar por nuestra luna de miel... no lo se. Pero algo que había dicho Quirón me había bajado los ánimos. Yo nunca sería reconocida.
Volver arriba Ir abajo
Camii
Mortal que ve en la niebla
Mortal que ve en la niebla
avatar

Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 29/10/2012
Localización : Long Island - Campamento Mestizo // Cabaña de Afrodita ♥

MensajeTema: Re: La última hija del dios   29/10/12, 05:54 pm

Me encanto, quiero leer la próxima Very Happy
& amo su actitud, es parecida a la de Clarisse, solo que un poco mas agresiva en un sentido!

Sigue escribiendo, eres buena (:
Volver arriba Ir abajo
:3 Calipso :3
Protector
Protector
avatar

Mensajes : 112
Fecha de inscripción : 11/09/2012
Localización : Isla de Ogigia

MensajeTema: La última hija del dios   29/10/12, 08:08 pm

XD gracias mil camii, tal vez Arancia si tenga cosas en comun con Clarisse... aunque no se me había ocurrido (o)


Capítulo 2:

Disfruté absoluta y totalmente del tour. Me pareció genial absolutamente todo lo que Percy me mostró, especialmente el bosque (admito que también gozé un poco en acosarlo, aunque el desviaba la vista cada vez que le lanzaba una indirecta, o directa...). Las estrellas brillaban sobre los árboles, estaba recostada sobre la hierba, intentando tomar de la mano a un precioso chico de encantadores modales... Si yo no fuera Arancia Sleneza, todo habría sido perfecto.
Desgraciadamente, lo era.
Memoricé cada metro cuadrado del campamento, porque sabía que lo iba a necesitar más pronto de lo que yo misma imaginara. Recordé la roca con la antigua y ahora inexistente entrada al laberinto, el puño de Zeus (o montón de mierda, como me han dicho que lo llaman a espaldas del rey de los cielos), el árbol de la ninfa Enebro que Percy me presentó y "La casa grande", que es donde se supone que debo encontrar a Quirón. Fascinante. Claro que si no hubiera sido por el hecho de que estubiera destinada a morir joven, por mérito propio, en ese mismísimo campamento, la diversión habría sido total.
Desgraciadamente, como me han explicado, no se puede razonar con las moiras.
El tour terminó cuando llegó la hora de la cena. Me dirigí, siguiendo las filas indias, a donde se dirigían todos, las mesas. Hasta que alguién me miró con mala cara y me ordenó que fuera con los chicos de Hermes, y que respetara el orden del campamento.
Me reí a carcajadas, lo más psicopatamente que pude y me di la vuelta sin responder. Dejando a quien fuera la persona bastante confundida. Un par de gemelos con divertidas orejas de elfo me recibieron en su grupo, y explicaron llamarse Connor y Travis. Connor y Travis Stoll. Me cayeron bien al instante, seguramente por su aspecto de querer echar mano a todo lo que llevara encima, pero no me preocupé, porque no llevaba absolutamente nada.
La mesa de Hermes era divertida y nada acojedora, lo que me cayó aun mejor que los Stoll.Y ya había presenciado varias desgracias económicas por parte de incautos que habían apostado en el póker contra los más veteranos de la cabaña, cuando llegó la comida. Un par de ninfas con minifaldas exageradamente cortas hacían de meseras, repartiendo la famosa pizza de peperoni olímpica de la cual todos hablaban, y el resto de los alimentos. En un momento, Quirón se levantó de su asiento y exclamó, agitando su copa:
-¡Por los dioses!-
Fué demasiado tarde cuando descubrí que, por alguna razón, yo también debía levantar mi copa y repetir "¡Por los dioses!", así que quedé restrasada y logré que la mitad de los campistas se me quedaran mirando, soltando risitas nada contenidas. Lo cual no me importó en absoluto.
Cuando todos empezaron a levantarse (sin antes haber probado ni un bocado de su deliciosa comida), decidí imitarlos, para no volver a pasar por una situacion emarazosa, con una manzana en la mano. Aunque me paré en seco cuando descubrí que el motivo de retrasar la cena era el arrojar la mejor parte de sus platos a la fogata:
-¿Nunca os han dicho sus madres que hay niños en África que pasan hambre, y ustedes aqui, quemando sus raciones?-
Lo dije para mi misma, pero lo suficientemente fuerte como para que me escucharan dentro de cinco kilómetros a la redonda.
-Mmhhmhmhm... Arich- me susurró Travis al oído, utilizando mi nuevo y moderno apodo
-Son sacrificios para los dioses... les gusta el humo-.
-Me parece idiota- declaré con el ceño fruncido- los dioses no necesitan alimentarse de humo-.
-Quema ya tu comida y deja de gritar, no quiero quedarme sin postre por culpa de una novata- suspiró nerviosamente Travis, observando como Quirón nos miraba, arqueando la ceja izquierda-¿Acaso quieres a todo el campamento en tu contra?-.
No. No lo quería. O tal vez si. Me daba igual. De todas maneras arranqué el palo de mi manzana y pensé en un dios que me agradara.
"Afrodita, Poseidón, Hades, Ares, Zeus..." repasé, no hallando ninguno aceptable. "Atenea, Artemisa, Dionisio, Hera, Hefesto, Apolo...".
Me decidí por Dionisio. El dios del vino me caía bien, por alguna razón. Al recordar su nombre, instantaneamente sentí vibrar una parte del cerebro, como si mi subconsciente hubiera captado una señal que yo no pudiera detectar. Le arrojé el palito, y recé en silencio:
-Oh gran señor, acepta mi ofrenda-.
No se por que lo dije. Sencillamente sentí que debía hacerlo. Habría sido más propio de mí murmurar entre dientes "Viejo borracho que por alguna razón me cae mejor que los demás superados olípicos, fúmate el humo de mi palito". No lo hice. Hubiera querido. No lo hice.
Volví a la mesa y devoré mi fruta, pero no tomé nada más. No sentía hambre como para atacar algo tan elaborado como una pizza, y decidí que debería ponerme en buena forma si a partir de ahora tendría que practicar esgrima, y arquería, y todo eso.
Lo admito, el resto de la cena fué medianamente entretenida. Aunque ya estaba pensando en retirarme silenciosamente, cuando noté que varios campistas se apiñaban en un extrmo de la mesa principal.
Me acerqué para averiguar que ocurría, para descubrir a un hombre algo mayor tirado sobre una reposera, mientras llenaba con cara de molestia, magicamente, los vasos de los que le pedían bebida.
Lo miré fijo por un segundo, y mi cerebro volvió a vibrar. El levantó la mirada e hizo lo menos esperado que hubiera esperado que hiciera un personaje tan interesante: me sonrió.
Y debió haber sido extraño también para todos los otros, porque en menos de dos segundos, todo el campamento me estaba mirando.
Volver arriba Ir abajo
Dante Di Angelo
Campista sin determinar
Campista sin determinar
avatar

Mensajes : 213
Fecha de inscripción : 18/09/2012
Edad : 21

MensajeTema: Re: La última hija del dios   29/10/12, 08:51 pm

MUY BUENO
Volver arriba Ir abajo
Paula
Centauro
Centauro
avatar

Mensajes : 670
Fecha de inscripción : 16/10/2011
Edad : 19
Localización : Cabaña de Afrodita

MensajeTema: Re: La última hija del dios   30/10/12, 09:24 am

Uooooooo interesante.... sigue!

_________________________________________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Soy de la generación de:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Spoiler:
 

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
http://half-bloodhill.bestesforum.com
Camii
Mortal que ve en la niebla
Mortal que ve en la niebla
avatar

Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 29/10/2012
Localización : Long Island - Campamento Mestizo // Cabaña de Afrodita ♥

MensajeTema: Re: La última hija del dios   30/10/12, 01:30 pm

Interesante, sigue... Ya me imagino quien es su padre! Very Happy
Volver arriba Ir abajo
:3 Calipso :3
Protector
Protector
avatar

Mensajes : 112
Fecha de inscripción : 11/09/2012
Localización : Isla de Ogigia

MensajeTema: Re: La última hija del dios   30/10/12, 07:33 pm

Gracias por las criticas, y por leerlo sobre todo, crei que no tendria exito Very Happy

Capítulo 3:

-Oh, lo lamento querida, fué un deyaboo-.
Se había disculpado. Se había disculpado por sonreírme. El anciano vagoneta se había disculpado por sonreírme:
-Eh... ¿Perdón?- inquirí yo, sin notar que la mayoría de los campistas habían desencajado la boca de sus mandíbulas.
-¿Quieres bebida o no?-.
"Cállate, cállate, cállate", quería gritar. Su voz era molesta. Ese tipo me delataría, y lo peor de todo, creía tener una idea bastante clara de quien era:
-¿Dionisio? ¿Dios del vino? ¿Viejo borracho?- pregunté
Sus gordas mejillas de ardilla obesa se tornaron del color del tomate, y exclamó con voz peligrosa:
-¿Viejo borracho?-.
-Lo es... ¿No es así?- respondí estupida y somnolientamente. Sin notar tampoco los extraños y exagerados movimientos de Quirón, parado junto al hombre, advirtiéndome.
El dios alzó la mano, como si meditará la forma más dolorosa de matarme. Y cuando ya empezaba a anlizar la mejor manera de desaparecer volando, desistió, bajando el brazo:
-Me caes bien, novata, no lo arruines tan rápido-.
Extraño.
Extraño extraño y extraño.
Me dí la vuelta y desparecí entre los chicos, tratando de alejarme lo más posible de la mesa principal.
Muy poco propio de mi.
No pude evitar ser el centro de atención durante lo que quedó de la comida. "La llamó querida", "Dijo que le caía bien", "Los dioses la han bendecido", se oía murmurar desde la mayoría de los grupos. Al parecer el viejito no tenía la fama de ser muy agradable... pero lo había sido conmigo. Eso creo. Aunque hubiera intentado matarme, y sometido a que tomara bebida, había sido agradable.
Por suerte, la cena terminó rápido.
Nos llevaron a la fogata. Los campistas tomaron asiento en el piso, rodeando el fuego. Los mayores se acomodaron detrás, no formando parte de los embarazosos cantos típicos de los campamentos, que deberían estar prohibidos por la constitución.
Gracias a los dioses, se terminaron callando. Y aunque parte de la emoción conmigo se había pasado, noté varias veces a varios adolescentes pendientes de mi cabeza, y de Dionisio. Y yo sabía por que lo relacionaban.
-¿Tu crees que yo podría resultar una hija del dios del vino?- pregunté por curiosidad a un chico de la cabaña de Apolo, sentado a mi derecha.
Este se quedó callado por un momento, y luego respondió:
-Bueno... tu te pareces, en cierta forma, mucho a el... Eres, no lo se, rebelde, libertina, independiente de los líderes y...-.
-Terriblemente molesta- terminó su compañero- El caso es, que, si fueras una de sus hijas, el ya te habría reconocido. Ya sabes, si se retrasa, pueden quejarse con el personalmente...-.
-¿Terriblemente molesta?- repliqué. Yo sabía que el no era mi padre... y no tenía ningún sentido compararme con el. No entendía como habían aprovechado la situación para criticarme...
-Escucha- volvió a decir el otro, ansioso sin disimulo de cambiar de tema -Si es que tu padre no decide reconocerte hoy, tal vez termines por darte cuenta tu sola. Mañana hay entrenamientos, bastará con ver en que categoría te destacas para deducirlo tu misma-.
Con eso, dimos por terminada la conversación, y todo se volvió aburrido.
Todos estaban retirándose a sus camas, y yo estaba dispuesta a hacer lo mismo. Algo dormida, me encaminaba hacia la cabaña de Hermes, exhausta de tantas emociones, pero cuando voltée la cabeza para echarle una última mirada al mortecino fuego, la voz de una niña me sorprendió:
-Todo héroe se despide del hogar antes de navegar hacia la muerte, Arancia-.
Volver arriba Ir abajo
mayadary
Campista sin determinar
Campista sin determinar
avatar

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 28/10/2012
Edad : 18
Localización : a las orillas del rio estigio

MensajeTema: Re: La última hija del dios   30/10/12, 08:31 pm

HOLA MUY BUENA HISTORIA!! ENCERIO LE DEJAS HAY XDDD ESTOY QUE ME MUERO DE LA CURIOSIDAD, (DEL PORQUE DIJO ESO) ESPERO QUE SUBAS PRONTO ^_^
Volver arriba Ir abajo
:3 Calipso :3
Protector
Protector
avatar

Mensajes : 112
Fecha de inscripción : 11/09/2012
Localización : Isla de Ogigia

MensajeTema: Re: La última hija del dios   31/10/12, 09:20 am

Capítulo 4:
Me giré sobre mis propias piernas y busqué a a dueña de aquella voz. A primera vista, no había nadie, pero si uno se fijaba con detención, notaba la figura de una niña junto al fuego. Me acerqué a ella.
-¿Disculpa?- dije confundida
-No sabes quien soy... ¿Verdad?- replicó ella con voz triste
-Mmmhhhh.. no lo se. ¿Te conozco de alguna manifestación hippie o algo así? No te vistes como hippie...-.
A modo de respuesta, esta suspiró:
-Aunque este mató y salvó a muchos héroes, pocos reconocen al hogar-.
Parte de mi cerebro captó información... hogar, fuego, humildad, tristeza...
-¿Hetia?- pregunté
-Hestia querida, Hestia- me corrigió la niña con voz pasiva- Apuesto lo que quieras a que no esperabas encontrarme así...-.
-No esperaba encontrármela y punto- repliqué, irritada. Lo que solo sirvió para que la diosa me mirara con los ojos centelleantes.
-Me sorprendes Arancia- expresó -Bien sabes que hasta tu padre y tu madre encontraron el hogar-.
-¿Hogar? Lo único que he hecho en toda mi vida es vagar por el mundo acompañada de gente indeseable y sin lugar en la civilización... Todo ha sido temporal, inseguro, peligroso. Cuando al fin me tocaba tenerlo, cuando por fin creí que podría vivir la vida de una semidiosa afortunada... ¡Oh, valla sorpresa, sigue participando! Hestia. Yo no pertenezco a ningún hogar-.
-Eres detestablemente orgullosa Sleneza, tus padres no lo habrían querido así...-
-¿Mis padres? ¿Te atreves a mencionar a mis padres? ¡Mis padres no existen, ya se han ido! Mis padres ya no pueden seguir controlando mi vida... Olímpica insolente, cállate por favor-.
-Oh... miren quien habla de insolencia- dijo con ironía- No pienso discutir Arancia... no es mi tipo. Pero por tu propio bien, hazme caso. Encuentra al hogar, honra a tus padres, usa tu destino, salva al olimpo....-.
Y desapareció. Así es. Se dignó a desaparecer sin siquiera haber respondido con coherencia. Sencillamente se disolvió en el fuego.
Decidí olvidarla, por supuesto. No tenía tiempo para oir las estúpidas profecías de una diosa loca.
Esa noche soñé con manzanas con trasero de caballo que repetían, arrullandome:
-Duerme Arancia, duerme Arancia, salva al olimpo-
Volver arriba Ir abajo
Camii
Mortal que ve en la niebla
Mortal que ve en la niebla
avatar

Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 29/10/2012
Localización : Long Island - Campamento Mestizo // Cabaña de Afrodita ♥

MensajeTema: Re: La última hija del dios   31/10/12, 02:19 pm

Estuvo genial Smile Muy buena historia, ya quiero leer lo que sigue...
Volver arriba Ir abajo
Paula
Centauro
Centauro
avatar

Mensajes : 670
Fecha de inscripción : 16/10/2011
Edad : 19
Localización : Cabaña de Afrodita

MensajeTema: Re: La última hija del dios   31/10/12, 02:36 pm

Buenos caps, sigue!

_________________________________________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Soy de la generación de:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Spoiler:
 

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
http://half-bloodhill.bestesforum.com
:3 Calipso :3
Protector
Protector
avatar

Mensajes : 112
Fecha de inscripción : 11/09/2012
Localización : Isla de Ogigia

MensajeTema: Re: La última hija del dios   31/10/12, 06:16 pm

Capítulo 5:
Al día siguiente, madrugué. No por voluntad propia por supuesto. Sino porque Connor, jefe de la cabaña de Hermes, tuvo la mala idea de sacarme del extraño mundo de mi sueño.
No hace falta aclarar que me puse a gritar y a patalear como marrano, a pesar de los ruegos por parte del simpático elfo, que por favor me callara. Cuando finalmente me calmé, este me explicó que el domingo, generalmente, era día de entrenamiento. Y que me dejara de tonterías y tomara un buen desayuno, para no terminar los ejercicios con una necesidad compulsiva de comer waffles.
Seguí su consejo sin problemas, aunque solo me alimenté de frutas. Y salí, lista para comenzar un gran día... sin saber cuanto me decepcionaría a mi misma.
Me encantaría decir que sobresalí en todas las actividades, gracias a mi inteligencia y rapidez para planterme cualquier problema. Pero no. En lugar de eso, tuve que contentarme con el fracaso.
Al principio de la clase de pelea con espada, creí que me iba bastante bien. Casi todos mis oponentes eran derrotados por mis repentinos y salvajes movimientos, como el lanzamiento de espada, puñetazo y depués tajo en el estómago, patada en las partes bajas... Pero cuando ya había accidentado a tres semidioses y casi matado a uno, trataron de explicarme las técnicas.Y no pude mantener ni la espada en la mano. Era terriblemente incómodo y complicado, darme la vuelta, atacar, defenderme... aterrador. Me di por vencida casi al final de la clase.
Arquería... aun peor que la esgrima. Las flechas se me caían de las manos antes de que las colocara en el arco. Y suponiendo que lo lograra, no se acercaban a menos de 5 metros del blanco. Una de ellas pasó zumbando junto al oido del instructor de Apolo, que me miró con recelo hasta que terminó la hora.
Bueno, no había pasado ni un día en el campamento y ya me había convertido en el centro de burlas de los campistas. No importaba que aquellos con un corazón compasivo me aseguraran que habría de tener otro don... Estaba cansada de fallar en todo objetivo que me pusieran por delante.
Una chica de Démeter bastante simpática notó mi cara de fastidio, y trató de animarme diciendo:
-Ahora toca el turno de canotaje, Arich, así que tranquila. Percy Jackson se destaca en esta práctica especialmente, a lo mejor tu también tienes esa cualidad-.
No entendía por que me comparaba con Percy, pero aun así le sonreí por el comentario.
Por supuesto, solo lo había dicho por decir. Definitivamente no me destacaba en el canotaje. Volqué los remos casi cuando puse un pie en el bote, y como a los cinco minutos acabé volcándolo. La náyade a cargo de la clase me dió permiso para ir a buscar ropa seca, pero yo preferí quedarme como estaba. Sentía un calor agobiante.
La última clase del día (gracias a los dioses) : carreras. La empapada y fresca remera que antes tenía había tomado una molesta humedad, y las zapatillas tiraban gotitas ardientes cada vez que daba un paso. Lo que menos quería a esa altura era correr:
-¡Preparados, listos, corran!-gritó la driada que dirigía el deporte.
Y lo hice.
Descargué toda mi furia en la velocidad, corrí, corrí, corrí y corrí con todas mis fuerzas. A cada paso dejaba un problema: orfandad, verguenza, odio. A cada paso me sentía mas cerca... ¿Del olimpo? No se cono expresarlo.
Y entonces recordé que amaba correr.
Cuando me di cuenta, el tiempo había pasado. Me paré en seco, había dejado atrás a todos. Y la instructora aplaudía, entusiasmada:
-¡Muy bien Arich, muy bien!-
Nada sobrenatural, pero bien.
Mi punto fuerte era la velocidad.
Así que seguí corriendo, no por la pista, sino hacia el bosque. Me interné en el lo más que pude, y cuando sentí derretírseme los músculos, me tumbé boca abajo sobre la tierra, y no me levanté.
Volver arriba Ir abajo
Paula
Centauro
Centauro
avatar

Mensajes : 670
Fecha de inscripción : 16/10/2011
Edad : 19
Localización : Cabaña de Afrodita

MensajeTema: Re: La última hija del dios   31/10/12, 06:18 pm

Sigue!!

_________________________________________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Soy de la generación de:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Spoiler:
 

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
http://half-bloodhill.bestesforum.com
Dante Di Angelo
Campista sin determinar
Campista sin determinar
avatar

Mensajes : 213
Fecha de inscripción : 18/09/2012
Edad : 21

MensajeTema: Re: La última hija del dios   31/10/12, 09:38 pm

sigue
Volver arriba Ir abajo
:3 Calipso :3
Protector
Protector
avatar

Mensajes : 112
Fecha de inscripción : 11/09/2012
Localización : Isla de Ogigia

MensajeTema: Re: La última hija del dios   01/11/12, 09:10 am

Capítulo 6:
Me quedé allí, tirada, en medio del bosque duante horas y horas. No se si solo habría sido una siesta, o si me habré semidesvanecido. Pero si un sátiro no hubiera venido en mi ayuda, tal vez no habría despertado.
Era la primera vez que veía a uno desde que había llegado al campamento mestizo, y resultó bastante chocante verlo... ahí. Aun mas chocante, por alguna razón, que ver a Quirón por primera vez.
-¿Estás bien? Oh cielos... que ocurre. Debo llamar a la enfermería. Me echarán la culpa... ¡Hay una niña tirada en el piso! ¡Alguien ayúdela!- sollozó el chico cabra.
-Ya cállate tonto, estoy bien- dije mintras me incorporaba
-¡Estabas tirada en el piso! ¿Te tiraste alli a propósito? Eso no es normal... Dionisio es un experto en locura ¿Quieres que valla a buscarlo?-.
-¡No estoy loca! Hazme el favor de cerrar el pico. Sencillamente estaba cansada, y me recosté a dormir. Eso es todo-.
Cuando finalmente a la otra-criatura-con-trasero-de-animal se le dió por tranquilizarse, pude explicarle que no tenía ninguna idea de donde me encontraba.
-¡Oh! Pues haberlo dicho antes, están a punto de efectuar un partido de "Captura la bandera", por poco te lo pierdes-.
No tenía idea de por que en un campamento de semidioses que entrenaban para descuartizar monstruos en el supuesto mundo real, organizarían ese juego de niños. Hasta que Bob el sátiro- así había dicho llamarse- me guió hacia el otro extremo del bosque, para encontrarme allí con decenas de mestizos equipados hasta la punta de la cabeza y cubiertos de armas.
-¡Heroes!- gritaba Quirón en ese momento -Bueno, ya conoceis las reglas. Arroyo=línea divisoria. Equipo azul, bosque del este. Equipo rojo, bosque del oeste. Están permitidos todo tipo de artilugios mágicos. Yo ejerceré como árbitro y jefe de campaña- noté que me miró de reojo -Les dejo 5 minutos para prepararse-.
Me bastaron 5 minutos para ponerme la armadura y enterarme de la situación. Pertenecía al equipo azul, el de Hefesto. Y, según me explicaron, esa era la cabaña que aparecería en la bandera. Pero además contábamos con Hermes, Hefesto, Afrodita, Hypnos, Tyche, Hades y algunos otros dioses menores. En cambio, el equipo rojo tenía a Poseidón, Atenea, Ares, Apolo, Dionisio y demás.
Yo no veía que oportunidad tenía nuestro grupo de pazguatos contra la diosa de la estrategia en la batalla, el dios de la guerra y Percy Jackson trabajando juntos. Pero según me explicaron, nuestra situación no estaba tan perdida. Ya que contábamos con el ingenio de los gemelos, con Drew y Piper (dos chicas de Afrodita que tenían el poder de encantar con la voz), y a Nico di Angelo como líder. Este último, al parecer, era una especie de esalofriante hijo del dios de los muertos, capaz de invocar espíritus a su antojo. Logré echarle una mirada, y se veía increíblemente delgado a través de su armadura negra.
Nos repartimos los puestos. Algunos se ocupaban del ataque silencioso, otros del frontal. Otros, simplemente vagarían por el bosque imposibilitando de luchar a quien se les pusiera enfrente. Finalmente, todos tenían algo que hacer, excepto yo.
Ya estaban a punto de asignarme un cargo improvisado para personas inútiles que no saben pelear, cuando el chico de Hades preguntó:
-¿No eres tu la trotamundos? Corre y captura la bandera entonces-.
Perfecto. No habría sido lo suficientemente organizada siquiera para el equipo de los vagabundos. Enviarme a correr trás un objetivo era la decisión más segura.
El juego comenzó. Yo empecé mi tarea, un poco desorientada ya que nunca había necesitado hacer uso de los puntos cardinales. Pero en cuanto encontré algunas pistas en el barro, todo comenzó a tener más sentido.
No había corrido ni 5 segundos cuando la vi. Ahí, flameando el estandarte de Ares, en un chillón tono rojo. Demasiado fácil. No necesitaba ser una hija de Atenea para saber quienes habían sido los ganadores del último partido.
Uno, dos, tres pasos. La bandera estaba al alcance de mi mano. Debí haberlo imaginado, un enorme adolescente con una enorme espada saltó sobre mi.
Reaccioné tarde, estaba siendo estrangulada. Olvidé la daga, olvidé todo. No sabía quien era el chico, pero sabía quien era su padre: el dios de la guerra. No sentía miedo, no podía moverme, no entendía que pasaba. Solo sabía que ese tipo, no tendría ningún problema en matarme.
Me soltó. Levantó la espada. Creí que estaba perdida, pero no sentí miedo. Sentí furia. No podía creer que eso estuviera pasando, si moría, ni siquiera tendría una muerte honorable. Moriría sin la capacidad de haberme defendido.
Pero no morí, porque una milésima de segundo antes de que la espada me arrancara la cabeza, una serpiente brotó de la tierra. Y lo mordió. Una, dos, tres, cuatro veces. Maté al animal. Todo eso no tenía sentido.
Volver arriba Ir abajo
Paula
Centauro
Centauro
avatar

Mensajes : 670
Fecha de inscripción : 16/10/2011
Edad : 19
Localización : Cabaña de Afrodita

MensajeTema: Re: La última hija del dios   01/11/12, 09:49 am

Sigueeee

_________________________________________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Soy de la generación de:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Spoiler:
 

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
http://half-bloodhill.bestesforum.com
:3 Calipso :3
Protector
Protector
avatar

Mensajes : 112
Fecha de inscripción : 11/09/2012
Localización : Isla de Ogigia

MensajeTema: Re: La última hija del dios   01/11/12, 05:32 pm

Todo eso no tenía sentido, literalmente, por varias razones. Primero, que yo nunca había hecho nada por las serpientes ¿Esa me había defendido?. Estoy casi segura de que si... ¿Por qué lo hizo? Dudo muchísimo que haya sido casuadidad. Segundo, yo sabía que etos reptiles solo mordían cuando se sentían amenazados (o, en este caso, veían amenazado a su amigo) y solo lo hacían una vez. No dos, ni tres, ni cuatro. Y por último ¡¿Que clase de víbora brota de la tierra como planta de tomates?! No existen las serpientes subterráneas, creo yo. Al menos no en este mundo...
Todo eso no tenía sentido.
Por supuesto, no me puse a analizar todo eso en el momento. Ahora si estaba aterrada. Olvidé completamente la bandera, al equipo, a todo. El chico había empezado a convulsionar.
Juro que habría hecho lo que sea porque dejara de hacerlo. Hasta respiración boca a boca. Pero (gracias a los dioses) la respiración boca a boca no extraería el veneno de 4 mordidas de ofidio. Y esa era la única técnica de primeros auxilios que conocía.
Me lancé sobre el mestizo, desesperada. No podía haberlo matado, no podía morir. Yo no había querido matarlo. Supongo que de todas maneras lo habría hecho por estrangulamiento si uno de los chicos de Apolo (aun con el ridículo casco rojo) hubiera saltado por detrás mio.
Lo miré, no iba a pelear por una estúpida bandera en un momento como ese. El lo entendió y me alejó de un manotazo de la víctima. Quise explicarle que había ocurrido, pero el respondió que lo había visto todo.
-Néctar y ambrosía- pidió.
Sin idea de lo que estaba hablando, dije algo inteligente del tipo "EH?".
-¡De nada servirá extraerle el veneno superficial a estas alturas si no detenemos el que ya empezó a actuar!-.
Grité, no sabía que pasaba. Me agarré la cabeza y me arrojé al suelo, mientras el lugar se llenaba de campistas.
-¡Quirón, llamad a Quirón!- gritaba desaforado el joven enfermero.
Uno dos tres cuatro... contaba cada minuto que pasaba sin que el chico consumiera medicina. No había más tiempo... el moriría, y sería mi culpa. Nadie hizo nada por calmarme.
El chico dejó de convulsionar, yo casi perdí el sentido. Escuché el trote de un caballo, ya era tarde... Vi como alguien se inclinaba sobre el difunto y le llenaba la boca de un extraño líquido... ¿QUe hacían? Ya estaba muerto.Era un cadaver.
O eso creía... porque, gracias a los dioses, un minuto después escuché el grito de:
-¡Aún respira!-.
Se había salvado.
Yo aun no.
Me levanté. Me acerqué al enfermo, no me permitieron tocarlo. Todos me miraron con... ¿Terror?. Los Stoll aprovecharon el momento para hacerse con la bandera y ovacionar al equipo, yo veía a alguien correr hacia mi.
Y sabía quien era.
Pelirroja, enorme, intimidadora. Clarisse La Rue... todo el mundo sabía quien era Clarisse La Rue. Casi tan famosa como Percy Jackson... y su enemiga. Una de las pocas personas que se atrevían a desafiarlo. La hija favorita del dios de la guerra, capaz de hacer temblar de miedo a cualquiera con su lanza eléctrica y su admirable físico. Había matado a un drakón con sus manos desnudas, según me habían contado... Y corría hacia mi, furiosa.
¿Que era lo que meesperaba?
No atacó inmediatamente, como había previsto. Se limitó a echarme una mirada de marcada sorpresa, y luego corrió hacia su hermanastro, allí tendido. El enfermerito de Apolo empezó a balbucear, pero ella solo gritó:
-¡¿Quién ha sido?!-
Un dedo delator me señaló.
Se acercó a mi con la velocidad de un rayo,y dejé que me tomara del cuello. Pués una vez mas, no sentía miedo.
-¡Casi has matado a uno de mis veteranos!- tronó.
-No jodas, ¿en serio?- respondí tranquilamente- yo creí que lo había invitado a una sesión de termoterapia-.
Me estranguló aun más de como lo había hecho antes. Apenas sentía mi garganta. Otra vez estaba perdida. Maldición. Me pregunté instántaneamente si el inframundo tendría piscina, pero solo sentí como me soltaban.
Palpé mi cuello, no encontré mi colgante.
Y allí estaba Clarisse, frente a mi, examinando mi collar. Un jabalí lo adornaba en la punta, un jabalí con unos bonitos ojos de piedras preciosas color verde manzana.
-Jabalí... animal de Ares- masculló.
Su compañero,que al parecer tenía muchos menos problemas para asimilar la situación, le arrebató el adorno de las manos y gritó:
-¡Ares, Ares, Ares!-.
-¡Ares, Ares, Ares!- respondió toda la cabaña.
Era una hija de Ares.
Todo estaba muy, muy mal.
Volver arriba Ir abajo
Dante Di Angelo
Campista sin determinar
Campista sin determinar
avatar

Mensajes : 213
Fecha de inscripción : 18/09/2012
Edad : 21

MensajeTema: Re: La última hija del dios   01/11/12, 07:33 pm

hija de ares esta bueno
Volver arriba Ir abajo
:3 Calipso :3
Protector
Protector
avatar

Mensajes : 112
Fecha de inscripción : 11/09/2012
Localización : Isla de Ogigia

MensajeTema: Re: La última hija del dios   02/11/12, 08:00 am

Oh... antes de empezar el capítulo 8, quisiera agradecer a mis fieles lectores. Por seguir la historia de mi querida Arancia, y, ya saben, leer (?)

Capítulo 8:
Clarisse La Rue me arrancó bruscamente del suelo, y en un segundo estaba paséandome por todo el campamento, en hombros de mis supuestos hermanastros, ovacionada por todos los campistas.
Podría haber gritado "¡¡¡No!!! ¡Bajadme, no soy una hija del estúpido dios de la guerra! ¡Todo es una confusión!" pero por supuesto, no podía. Me sentía como una farsante.
"Encuentra tu poder, y luego anuncia quien eres- había dicho él-Te he dado un don muy especial, Arancia, pero también muy peligroso. No solo para tus enemigos, sino también para ti misma. Las mentes mortales no serían capaces de comprenderlo. Intentarán quitarlo, creyendolo por tu propio bien..."
No. No debía decirlo. Debía descubrir cual era mi don y luego ¿Anunciar al mundo mi identidad? Estaba bastante segura de que si. El problema, es que no sabía cuanto tiempo me podría llegar a tomar el "descubrir mi poder". Hasta ahora, solo tenía una pista: podía hacer crecer serpientes del suelo. Lo cuál no tenía absolútamente ningún sentido.
Metida en mis pensamientos, dejé que todos me alabaran hasata hartarse, y caminé sola hacia mi nueva cabaña. La odié al instante.
Paredes rojo sangre, una repugnante cabeza de jabalí a la entrada. No pude evitar pensar, que habían tenido que matar a un inocente cerdo salvaje solo para que el mayor grupo de bravucones de todo el campamento pudiera gozar del placer de tenerlo ahí colgado. Repugnante. Decidí no hacer mucho escándalo y acostarme, al menos para dejar de pensar un rato
Sin embargo, fué evidente que mis compañeros no pensaban hacer lo mismo. Pues en cuanto puse la cara sobre la almohada, empezaron a pasar viejas canciones de rock a todo volumen, que habrían dejado sorda a cualquier ancianita. Proferí un largo suspiro e hize un nuevo intento por dormir. Pero era imposible. El rock, definitivamente, no es un buen arrullo de cuna. Me levanté, irritada, y golpeé el reproductor musical hasta que el ruido dejó de sonar. Tal vez no fué una buena idea, teniendo en cuenta que estaba atrapada en un espacio cerrado con una veintena de los hijos del dios mas crueles y sanguinarios de todos. Pero no lo toleraba. Nadie se mete con mi sueño.
-Iros a dormir, pringados- aullé- No se si lo que buscan es hacerse los malotes no dejando dormir a toda Nueva York, pero lo cierto es, que no estoy dispuesta a tolerarlo-.
Pasó algo inesperado, nadie se movió. Todos se limitaron a mirarme, con terror. Miré hacia atrás mio para comprobar que ningún monstruo griego había revivido del tártaro para acosarme pero no... otra vez me miraban a... ¿Mi?
Clarisse intentó decir algo, pero solo logró balbucear. Como entrando en un trauma, todos se metieron en sus camas y fingieron dormir.
No sabìa que pasaba ¿Porque diablos me hacían caso? Tan solo era una feucha y pequeña chiquilla gritándoles que no interrumpieran en sus horas de siesta. No hice caso, y volví a la cama.
Al otro día tendría cuestiones urgentes que resolver.
Cuestiones que deberían esperar, evidentemente. Una piedra voló por la ventana. Quise gritar, pero noté que la roca estaba envuelta en un papel:
-Frente al puño de Zeus, AHORA- decía la nota.
Interesante, un campista que no le decía Montón de Mierda...
¿Que clase de pazguato sería?
Volver arriba Ir abajo
Paula
Centauro
Centauro
avatar

Mensajes : 670
Fecha de inscripción : 16/10/2011
Edad : 19
Localización : Cabaña de Afrodita

MensajeTema: Re: La última hija del dios   02/11/12, 08:29 am

sigueeeeeeeeeeeeeeeeeeeee

_________________________________________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Soy de la generación de:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Spoiler:
 

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
http://half-bloodhill.bestesforum.com
Camii
Mortal que ve en la niebla
Mortal que ve en la niebla
avatar

Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 29/10/2012
Localización : Long Island - Campamento Mestizo // Cabaña de Afrodita ♥

MensajeTema: Re: La última hija del dios   02/11/12, 06:10 pm

Sigueeeeeeeeeeee(:
Volver arriba Ir abajo
:3 Calipso :3
Protector
Protector
avatar

Mensajes : 112
Fecha de inscripción : 11/09/2012
Localización : Isla de Ogigia

MensajeTema: Re: La última hija del dios   03/11/12, 09:32 am

Capítulo 9:
No sospeché ni por un momento.
Aun trás las fronteras mágicas del campamento, todo eso pordría significar perfectamente una trampa.
Por suerte, no lo era.
Llegué al Puño de Zeus. No había nadie allí. Me acerqué mas, y una masa de cabello rubio pasó enfrente mio.
Annabeth Chase. Hija de Atenea. Heredera de Dédalo. Había oído hablar de ella.
-Muy bien... ¿Que pretendes?- me soltó al instante.
-Te devuelvo la pregunta ¿Que pretendes?- dije desinteresada
Ella me miró, arqueando la ceja al estilo de Quirón
-Eres la nueva ¿Verdad?-
-Arancia Sleneza, un placer conocerte Annabeth- dije con ironía
La otra simplemente suspiró, y se dió la vuelta, mirando al bosque:
-No es que no supiera que flirteabas con mi novio... Arancia. Sin embargo... empiezo a sospechar que...-
-Un momento- interrumpí- ¿Tu novio?
-Percy Jackson- dijo mientras me lanzaba una mirada centelleante- Mi novio es Percy Jackson-.
Un nuevo título para Annabeth Chase, novia de Percy Jackson.
-Ya... esta muy bueno- suspiré- Y me derrito con sus ojos-.
-Nunca... te miraste al espejo... ¿Verdad?- preguntó.
Y su pregunta me dolió.
Tengo mucho amor propio. Pero no estoy tan ciega como para enterarme de que no soy ninguna belleza. Pelo color chocolate, nunca con los bucles definidos, siempre enmarañado. Nariz chata, cara reseca y flacucha. Mi cuerpo deja mucho que desear.
Pero... ¿Tenía que recordármelo?. Y ella, justamente ella. Una impresionante rubia de lindos ojos grises. Para completar el combo, inteligente.
La hubiera matado.... pero era demasiado bonita.
-No importa... el caso es que Percy nunca se fijaría en ti querida- siguió la rubia, evitando ser fulminada por mis ojos no-hermosos que destellaban furia- Pero no vine a hablar de eso ahora... la pregunta es. ¿Que pretendes?-.
Ahora si me sorprendí. Hablando de preguntas que no tenían sentido...
-Escucha- prosiguió-No me detuve mucho conociéndote cuando llegaste. Después de todo solo eres una simple campista con problemas de megalomanía. Pero cuando descubrimos que eras una hija de Ares pues... ¿Porque no mostraste antes tu estúpido talismán? Es obvio que sabías que tu collar significaba algo... tu mirada no fué de sorpresa cuando Clarisse lo anunció. Y mientras te cargaban paséandote por todo el campamento, mientras te trataban como una heroína ¿Por que mirabas al cielo como si te estuvieran acostándo en un cama de alfileres? ¡Ese fué tu momento de gloria, caramba! ¿Soy la única persona que piensa que algo no está bien aqui?-.
Genial, ahora la impresionante rubia estaba haciendo de detective. Si creía que le soltaría alguna pista, estaba loca.
-No me gusta llamar la atención, Annabeth- respondí, molesta.
Ella solo acentuó una sonrisa burlona:
-¿Y esperas que te lo crea? Desde que llegaste al campamento lo único que has hecho es tratar de buscar la repugnante fama entre los campistas. Nunca he visto a alguien más extrovertido ni menos vergonzoso que tu. ¿Y me dices que no te gusta llamar la atención?-.
No dije nada. Era verdaderamente una buena detective.
-Vamos...o tu psiquis es verdaderamente complicado. O tu experiencia personal fué muy extraña, y no me interesan ninguna de las dos cosas. Lo que quiero saber, es que te traes entre manos Sleneza. ¿Quien eres?-.
Sentí que se me caía el alma. ¿Habían descubierto mi secreto? No. Pero lo harían. Annabeth Chase lo haría. Y esta vez, estaba totalmente segura. Aun así logré repetir, de forma bastante creíble:
-¿Que quien soy? Soy una chica que perdió a su sucia madre hippie fanática de la naturaleza y la paz hace una semana, y que aun así recorrió la mitad del país para encontrar el estúpido campamento para "chicos especiales" que su padre le recomendó tan sólo para encontrar a entrometidas rubias que interrogan novatas a mitad de la noche, cuando todo el mundo debería estar durmiendo. Sabes, defiendo muy bien el derecho al sueño Annabeth... y creo merecerlo un día, aunque sea-.
Pero ella sólo sacudió la cabeza, algo ablandada:
-Te creo, Sleneza... te creo. Pero no totalmente. No puedo creerte totalmente depués de que Quirón... bueno. Después de que Quirón...-.
-¿Que ha hecho Quirón?- interrumpí.
-Dijo que la última y peor amenaza había llegado al campamento, Arancia, la noche en la que llegaste. Repito otra vez, Arancia ¿Quién eres?-.
Volver arriba Ir abajo
Paula
Centauro
Centauro
avatar

Mensajes : 670
Fecha de inscripción : 16/10/2011
Edad : 19
Localización : Cabaña de Afrodita

MensajeTema: Re: La última hija del dios   03/11/12, 09:47 am

Muy bueno, sigue!

_________________________________________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Soy de la generación de:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Spoiler:
 

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
http://half-bloodhill.bestesforum.com
:3 Calipso :3
Protector
Protector
avatar

Mensajes : 112
Fecha de inscripción : 11/09/2012
Localización : Isla de Ogigia

MensajeTema: Re: La última hija del dios   03/11/12, 10:19 am

Capítulo 10:
Bien, lo admito. Me estaba guardando información. O seguía sus pasos, como querráis llamarlo.
No soy una hija de Ares.
Ni de lejos soy una hija de Ares.
No soy "la última y peor amenaza". Soy Arancia Sleneza. Hija de la difunta Charlotte Sleneza. El alma errante. El alma sin hogar.
Nadie me había dicho nada sobre ninguna amenaza. No me consideraba una. Sencillamente, era una patética adolescente con problemas de megalomonía, como Annabeth me había descrito.
Por cierto, no me digné a responderle.
Huí corriendo al bosque, no volvería a aquella cabaña a la que no pertenecía. Tal vez volvería a internarme demasiado, y encontraría a Bob el sátiro, y huiríamos y viviríamos aventuras felizmente, como mejores amigos.
Fantasías, fantasías y fantasías. Huí al bosque, me interné en el lo más que pude. Pero no encontré a nadie.
Decidí que ese era un buen momento para descubrir mi poder.
Me concentré totalmente en el suelo, con un ojo abierto para observar si las serpientes brotaban. Pero por supuesto, no pasó nada.
Todo había sido mi imaginación.
Pero si eso era cierto... ¿Porque el chico estaba aún en la enfermería?
Y recordé lo que había pasado, sentí furia conmigo misma. Patée un árbol, lancé una roca. Casi había asesinado a una persona que nada me había hecho, y había tenido la desfachatez de olvidarlo.
El árbol se movió.
Un momento.... ¿El árbol se movió?
No solo el árbol, sino los arbustos, las flores, todo despojo de tronco que había alrededor mio se movió. Me rodeaban, me ahogaba en medio de la naturaleza virgen. Sentía que todo daba vueltas. Y tuve miedo. Si, lo se. Tuve miedo de los árboles.
Pero es que yo sabía que esos árboles no eran inofensivos. Yo sabía que eran seres vivientes, salvajes, ansiosos de llevarse algo por delante.
Eran como yo.
Y tal vez por eso daban tanto miedo.
Ningúna flor me tragó, ningún arbusto me pisó. Todos me miraron, a mi. Me miraban a mi. Y las driadas salieron.
Un bosque me rodeaba, expectante. Estaba a punto de balbucear algo como "hola...mmh... ¿Que tal?. Pero decidí no quedar en ridículo. En lugar de eso, me paré erguida, y grité:
-¡Alma del bosque vírgen, ninfas de la naturaleza y bestias salvajes. Sometánse a mi!-
La megalomanía funcionó.
El bosque aulló. Las driadas tronaron, y la linda naturaleza de la que mi madre hablaba nunca me pareción tan aterradora.
Pero me obedecía.
La dormida madre tierra me obedecía.
Empecé a pensar seriamente en la posibilidad de que yo fuera una amenaza.
Volver arriba Ir abajo
Dante Di Angelo
Campista sin determinar
Campista sin determinar
avatar

Mensajes : 213
Fecha de inscripción : 18/09/2012
Edad : 21

MensajeTema: Re: La última hija del dios   03/11/12, 11:54 am

Me encanta , podria salir?
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: La última hija del dios   

Volver arriba Ir abajo
 
La última hija del dios
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 3.Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente
 Temas similares
-
» La última hija del dios
» Hiperión..
» Por dios! Angelus Apatrida(acavo de ver que ya esta postedo XD) i Vhaldemar!
» oh por dios que asco D:
» Aquerón, dios de mi inspiración

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Percy Jackson Spain :: Contenido del Foro :: Fan fics-
Cambiar a: